DECLARA EN LA PGR

*Narró que cuando fue detenido, los militares le preguntaron dónde estaban escondidas las armas y la droga

*También contó que, desde Estados Unidos, donde está recluido, Osiel Cárdenas sigue operando la organización criminal

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche | Sol Chiapas | Sol Belice | La Opinión de Puebla

(Quinta y última parte)

Ciudad de México.- Cuando el avión que los transportó de Tamaulipas aterrizó en la Ciudad de México, “El Hummer” fue llevado a las instalaciones de la PGR. Al rendir su testimonio narró que cuando fue detenido, los militares le preguntaron dónde estaban escondidas las armas y la droga. González Durán había salido debajo de su cama, donde se escondió cuando vio cómo policías y soldados rodearon su casa. Ya no pudo evadirse.

Dijo: “Vieron la caja fuerte y me pidieron que la abriera. La abrí y también les entregué un maletín, que estaba en mi cama y contenía 100 mil dólares más. Luego me subieron a una de sus camionetas y me llevaron directo al aeropuerto”.

El dinero –explicó “El Hummer”– lo iba a entregar a “El Coss”, ya que es producto de la venta de la marihuana que hice en McAllen, Texas.”.

En otra parte de su declaración, el miembro de Los Zetas dijo: “La droga la llevo en cámaras de llantas para que no se moje, aunque también lo hago caminando con dos o tres personas más y la cantidad siempre es de dos a tres toneladas”.

Luego comenzó a describir cómo operaba el Cártel del Golfo y Los Zetas, grupos criminales a los que él pertenecía. También contó que, desde Estados Unidos, donde está recluido, Osiel Cárdenas sigue operando la organización criminal.

Explicó que el poder de Cárdenas  Guillén, hasta ese momento, no se había extinguido pese a los años de encarcelamiento, pues los hombres que forman parte de su estructura criminal acatan sin reparo sus instrucciones, las cuales envía a través de sus abogados, que operan como tales y como correos.

En el momento en que fue detenido, el cártel del Golfo, según “El Hummer” lo operaba Eduardo Costilla, “El Coss”, considerado al interior del grupo criminal como un hombre que, entonces, era de todas las confianzas de Osiel Cárdenas. Para Los Zetas también era muy confiable, según dijo.

Actualmente,  ninguno de Los Zetas fundadores de aquel grupo criminal está en operación. Todos, sin excepción, están presos o muertos. Los Zetas se han fragmentado debido a sus crisis internas por el control del negocio de las drogas. Ahora se llaman Cártel del Noreste, pero siguen operando con las prácticas de los viejos Zetas.

El Cártel del Golfo, por su parte, se mantiene en operación aunque ha venido a menos como organización criminal. No obstante, el estado de Tamaulipas –con o sin cárteles– sigue siendo uno de los cruces fronterizos más importantes para el crimen organizado.

Deja una respuesta

Botón volver arriba