YUCATÁN: EJECUTAN A EMPRESARIO HOTELERO «LEVANTADO» EN TIZIMÍN

*Jaime Chay Pérez, «El Colado», fue secuestrado desde el pasado miércoles y hoy fue encontrado su cuerpo sin vida, en una casa de seguridad en Cancún, Quintana Roo. Hay dos detenidos. Los captores pedían 10 millones de pesos a la familia por su liberación

*Corrió la versión de que se trató de un ajuste de cuentas, pues «El Colado» defraudó a un capo del narcotráfico con la venta millonaria de unos terrenos en El Cuyo

*En todo momento las autoridades estatales manejaron el caso con completo hermetismo, lo que hace suponer que la situación está fuera de sus capacidades. Sale a relucir la presencia del crimen organizado en el Estado, que viene a romper la aparente «tranquilidad» de la Entidad y que tanto presume el Gobierno Estatal

Redacción/Sol Yucatán/Sol Quintana Roo/Sol Campeche/La Opinión de México

Tizimín, Yucatán. – El empresario hotelero Jaime Chay Pérez, «El Colado», fue encontrado muerto, ejecutado, tras haber sido secuestrado desde el pasado jueves por la tarde en la vía Colonia Yucatán-El Cuyo.

Trascendió que los autores del ilícito le habían solicitado a la familia 10 millones de pesos para su liberación, de lo contrario lo asesinarían.

Sin embargo, los parientes del empresario no pudieron pagar por el rescate, por lo que sus captores cumplieron su promesa y lo ejecutaron.

El cuerpo del hotelero apareció apenas ayer por la tarde y hoy es velado en su domicilio particular, en El Cuyo, Tizimín.

Posteriormente se informó que el cuerpo del empresario inmobiliario fue encontrado en una casa de seguridad  de Cancún, Quintana Roo.

Trascendió que las autoridades de ese Estado han detenido a dos de los autores materiales del secuestro y asesinato del «Colado», en el lugar donde lo tenían encerrado y posteriormente privaron de la vida.

Dos versiones se manejan en el secuestro y ejecución del empresario, hecho que mantiene asombrada a la sociedad del Noreste de Yucatán.

De acuerdo a las primeras versiones que han trascendido de manera extraoficial es que en el operativo del secuestro, habrían participado seis personas, dos sicarios de Cancún, dos personas de Tizimín, entre ella una dedicada a la doma de caballos y dos vecinos del Cuyo, quienes habrían proporcionado los datos y movimientos de la víctima.

Se investigan dos vertientes como posibles causas del artero crimen, que hoy mantienen en vilo a la sociedad tizimileña.

La primera es una supuesta deuda a un poderoso capo de la droga, a quien defraudó en la venta de varios terrenos de alta plusvalía, mismos que nunca entregó y sí se quedó con 10 millones de pesos, lo que originó su secuestro y posterior asesinato.

Una segunda versión es el secuestro, mismo que se planeó en una residencia del puerto de El Cuyo y dada su actividad inmobiliaria y su muy particular forma de comercialización, dónde presumía el manejo de millonarias cifras para la compra de propiedades, mismo que levantó las ambiciones de este grupo de criminales.

El cuerpo del «Colado» fue encontrado la madrugada de ayer, en un operativo realizado en una casa de seguridad de la avenida Fonatur de Cancún.

En un operativo realizado por elementos de la Policía de Quintana Roo, alrededor de las 4 de la mañana del sábado ubicaron a parte de esta célula criminal en un predio de la colonia Álamos sobre la avenida Fonatur.

En ese lugar habrían detenido cuando menos a dos personas y encontrado el cadáver del empresario yucateco.

Este trabajo de investigación se llevó a cabo en coordinación con la Policía Estatal de Yucatán, que habría proporcionado las características del vehículo en que fue trasladado a Cancún el hoy occiso.

Se espera que en las próximas horas se abunden en más datos sobre este grave suceso criminal, pues no hay que olvidar que el año pasado en un operativo criminal semejante a éste, secuestraron a otro empresario en la parte Noreste de Yucatán, colindante con Quintana Roo, en dónde secuestraron al hoy fallecido empresario Gabriel Quiam y por el cual cobraron una incuantificable suma de dinero, aunque lo dejaron en libertad luego de haber cubierto el rescate.

Mismo modus operandi implementado en el secuestro del «Colado» por lo que no se descarta que haya una célula criminal operando en esa zona del Estado de Yucatán, aprovechando la bonanza que ha acarreado la venta de terrenos en El Cuyo, dónde en los últimos meses han arribado decenas de personas de origen extranjero y nacional, quienes se han asentado para desarrollar negocios en dicho lugar, lo que ha arrastrado la entrada de personas no gratas, además de que se ha elevado el consumo de enervantes, producto de la escasa vigilancia que desarrollan cuerpos de seguridad de los tres niveles de Gobierno.

Cabe resaltar que en todo momento las autoridades estatales manejaron el caso con completo hermetismo, lo que hace suponer que la situación está fuera de sus capacidades, pues incluso el hombre ya fue asesinado y todavía se mantienen sin pronunciamiento alguno.

De esta forma queda al descubierto su incompetencia y, además, sale a relucir la presencia del crimen organizado en el Estado, que viene a romper la aparente «tranquilidad» de la Entidad y que tanto presume el Gobierno Estatal.

El «levantón»

La información corrió como reguero de pólvora, pues un presunto plagio o «levantón» en el Oriente del Estado mantuvo a Tizimín blindado con retenes policiacos en todas las salidas de la ciudad.

A pesar de que el caso se manejaba con total hermetismo, se averiguó que las autoridades hallaron un auto cerca de la comisaría de Colonia Yucatán, que estaba vinculado con el hecho.

A la vez, también se informó que Jaime Chay Pérez, (a) «Colado», conocido porteño de El Cuyo, estaba en calidad de desaparecido. El empresario estaba vinculado con la venta de terrenos ejidales y era propietario del hotel «Pelícanos».

Las pesquisas se iniciaron el miércoles pasado, pues desde la tarde de ese día sus familiares no volvieron a saber de él. Lo último que supieron fue que viajaría a Tizimín.

Mientras, se implementó un intenso operativo de búsqueda en los alrededores de la comisaría de Emiliano Zapata, ubicada a sólo dos kilómetros de Colonia Yucatán.

Personal de la Policía Estatal Investigadora (PEI) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) peinaron la zona buscando alguna pista del paradero de «Colado».

Sin embargo, las autoridades sólo tuvieron noticias de su vehículo Chevrolet Aveo, color rojo y placas YXX-714-C, que fue encontrado abandonado en la entrada de un rancho, en la carretera Tizimín-Colonia Yucatán.

La parte trasera del auto presentaba quemaduras y abolladuras, y las llaves estaban tiradas, casi debajo de la puerta del conductor.

El vehículo fue resguardado y una patrulla de la Policía Municipal custodiaba la zona, así como agentes de la PEI.

Mientras, en el puerto de El Cuyo se murmuraba que a «Colado» lo habían «levantado».

El fuerte dispositivo de seguridad delató las sospechas sobre la desaparición del empresario hotelero Jaime Chay Pérez, mejor conocido como «Colado», vecino del puerto de El Cuyo.

El viernes se cumplieron tres días de la desaparición de «Colado» y las autoridades municipales y policíacas no confirmaron los hechos, pero tampoco los desmintieron.

Posteriormente se supo que el vehículo Aveo que fue hallado en la entrada de un rancho cerca de la comisaría de Emiliano Zapata, en la carretera Colonia Yucatán-Tizimín, fue retirado del lugar.

En el puerto de El Cuyo siguen las indagatorias.

Por otra parte, en las redes sociales habían decenas de comentarios de usuarios que aseguraban que Jaime Chay estaría involucrado en la compra y venta de terrenos ejidales a foráneos.

Lamentablemente, hoy se informó que fue hallado el cuerpo sin vida del empresario hotelero, quien fue ejecutado por sus captores.

Presencia del crimen organizado

Jaime Chay Pérez, habitante de El Cuyo, puerto de Tizimín, quien fue secuestrado y posteriormente ejecutado, expone otro indicio más de que el crimen organizado empieza a golpear la paz de la que tanto se sentían orgullosos las autoridades de Yucatán.

El extraño hecho ha mantenido en intriga y preocupación a los habitantes del municipio, pues el vehículo contaba con signos de violencia, además se encontrarse las llaves del mismo debajo del automotor, por lo que se deduce que no se trató de un simple robo.

El señor Jaime Chay, también conocido como «Colado» estuvo varios días desaparecido, por lo que sus familiares acudieron a levantar formal denuncia ante la Fiscalía.

En las declaraciones, los familiares informaron que los secuestradores les pidieron 10 millones de pesos, sin embargo, la familia de «Colado» argumentó no cuentan con la solvencia económica para juntar la millonaria cantidad, por lo que temían por su vida.

El hermetismo con el que las autoridades han manejado el caso ayuda a presumir que se trata de algo fuera de sus capacidades, pues hasta el momento la información es nula, a pesar de que el empresario fue ejecutado por sus captores e incluso el cuerpo ya está siendo velado por sus familiares.

Deja un comentario

Botón volver arriba