VIDEOJUEGOS: SEÑUELO DEL NARCO PARA RECLUTAR NIÑOS

*Cártel Jalisco Nueva Generación y Los Zetas, principales enganchadores  

*Los juegos: Free Fire, Call of Duty, Battlegrounds, Skiper 3D, Grand Theft Auto y Gears of War

*Durante la pandemia, marzo 2020, aumentó el reclutamiento de menores

José Sánchez López/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Primera de cuatro partes)

Ciudad de México.- Mediante el anzuelo de los videojuegos violentos, el crimen organizado ha reclutado, al menos en los últimos tres años, a 30 mil niños y adolescentes a los que obliga a cometer delitos como “halconeo” (espionaje), venta de droga al menudeo, reclutamiento de más menores y, en muchos de los casos, como sicarios (asesinos) a sueldo, a los que ofrecen sueldos que oscilan entre los 10 mil y los 30 mil pesos a la semana.

Así lo señala la asociación civil Reinserta, que alertó sobre las artimañas que utilizan los cárteles del narcotráfico, a través de los videojuegos para engrosar sus filas mediante el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, entre los 11 y los 16 años de edad.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) admitió la especie y abundó al señalar que organizaciones del crimen organizado reclutan a menores de edad a través de videojuegos violentos y populares como Free Fire, Call of Duty, Battlegrounds, Skiper 3D, Grand Theft Auto y Gears of War. 

La atracción de las menores se hace a través de las consolas de PlayStation, Xbox, Nintendo Switch. El modus operandi consiste en que el reclutador se hace pasar también como un menor, regularmente de la misma edad que la víctima, a la que le hace llegar invitaciones para formar parte de un grupo privado.

Esas proposiciones se dan en horas de la madrugada, cuando los padres ya están durmiendo, cuando ya no hay una vigilancia adecuada.

Antes, los enganchadores ya se metieron al perfil del menor y lo analizaron cuidadosamente, de tal manera que ya saben cuáles son sus gustos, sus aficiones y cuando constatan que tiene interés por ese tipo de juegos, por las armas, por la violencia que contienen y por la adrenalina, es cuando hacen la invitación.

Pero los reclutadores no usan palabras directas como “narco”, “cártel” o “sicario”, sino que remachan que solamente se trata de un juego y recurren a las siglas de los grupos criminales como CJNG (del Cártel Jalisco Nueva Generación) o a la letra Zeta.

Una vez establecida la relación, se ponen a jugar con el menor en juegos con un alto contenido de violencia y hasta se dejan ganar; a partir de ahí se empiezan a vincular y es cuando los criminales entran de lleno en una relación de “amistad” con el niño o niña (según el caso) y comienza el proceso personal de contacto, comunicación, persuasión y reclutamiento.

El avance de la amistad virtual llevará a ambos a intercambiar sus celulares y seguir la plática en aplicaciones de mensajería instantánea. La aproximación más afectiva ocurrirá cuando las dos partes se quedan de ver en algún sitio.

La estrategia de los reclutadores es entrelazar el mundo virtual con el mundo real, en el que realizan sus actividades criminales a través de juegos multijugados en línea y en redes sociales.

Por su parte, la organización InSight Crime resalta que el confinamiento por la pandemia, que mantuvo a los menores más horas frente a la pantalla y en línea, aumentó el atractivo para el reclutamiento mediante los videojuegos.

InSight Crime detalla que al finalizar el 2020 el número de gamers en México alcanzó la cifra de 72.3 millones, un aumento de 5.5 por ciento con respecto a 2019, lo que equivale al 57.4 por ciento de la población del país.

Deja una respuesta

Botón volver arriba