TRES AÑOS DE GUERRA CRIMINAL; EL NARCO SIGUE IMBATIBLE

*Al cumplirse tres años de gobierno, la Cuarta Transformación sigue sin dar resultados en materia de combate al crimen organizado; estados como Guerrero, Michoacán, Zacatecas, Guanajuato y Tamaulipas, por citar sólo cinco de los más conflictivos, siguen tomados por los cárteles de la droga generando violencia y terror

*El Gobierno Federal decidió desplazar al Ejército y a la Guardia Nacional para apagar el fuego en Zacatecas, uno de los territorios más violentos, pero todo indica que la tranquilidad será pasajera. Cuando las fuerzas del orden se retiren, la violencia volverá

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Primera de cinco partes)

Ciudad de México.- Al cumplirse tres años de gobierno, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se perfila para entrar a su cuarto año de gestión sin resultados en materia de seguridad: Los cárteles de la droga siguen desatados, sin ser combatidos y cada vez se entronizan con mayor fuerza y poder en decenas de municipios y comunidades.

Si bien el Gobierno Federal echó mano de las Fuerzas Armadas para apagar el fuego de la violencia en Zacatecas –uno de los Estados disputados por los cárteles de Sinaloa, Jalisco, Golfo y Noreste –y otras entidades en crisis, como Michoacán y Guerrero, lo cierto es que los militares tienen prohibido ejercer la fuerza y disparar a los narcotraficantes que tienen tomadas las entidades y municipios.

Así, sin estrategia, la tranquilidad parece pasajera, pues en el momento en que los elementos del Ejército y la Guardia Nacional se retiren, la violencia volverá a azotar esos territorios y a sembrar terror entre la población que se ha desplazado de sus lugares de origen debido al miedo de ser asesinados.

La guerra en Zacatecas, Aguascalientes, Guerrero y Michoacán se centra en los cárteles de Sinaloa y Jalisco; ambos grupos se enfrentan por el control territorial y por la explotación de la minería, el negocio del aguacate –el oro verde, como le llaman –y mantienen a raya a los agricultores, pues los obligan a pagar derecho de piso igual que a los productores de nuez, otro de los productos más caros que se exporta a Europa y Asia.

Actualmente, la guerra no sólo ocurre por el control territorial y el mercado de las drogas: Ahora es por el control de grandes extensiones de tierras, la ganadería, la agricultura, la producción de leche a gran escala y la pesca, pues hasta en el mar operan los cárteles al explotar una especia conocida como Totoaba, la cual se comercializa en el mercado asiático y es más cara que la cocaína y la heroína, pues se utiliza como afrodisíaco.

LA DISPUTA TERRITORIAL

Diseminados por todas partes, impunes y con amplios dominios territoriales, las organizaciones criminales de México extienden su poder a lo largo y ancho del territorio sembrando violencia e ingobernabilidad, problemas que ya causaron preocupación y encendieron las alertas en el gobierno de Estados Unidos.

Después de varios años de fallidos proyectos para enfrentar la inseguridad, el gobierno de la llamada Cuarta Transformación optó por no enfrentar a los cárteles de la droga porque, según el presidente Andrés Manuel López Obrador, “la violencia genera más violencia”.

Deja una respuesta

Botón volver arriba