TREMENDA VERGÜENZA PASAN MAGISTRADOS

  • Un juez federal les llamó la atención por no saber redactar los amparos que promovieron para, según ellos, defenderse de las reformas al Poder Judicial que entraron en vigor recientemente.

Eduardo Lliteras/Sol Yucatán

Tremenda vergüenza pasaron tres magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Yucatán, luego de que un juez federal les llamó la atención por “no saber redactar los amparos” que promovieron para, según ellos, defenderse de las reformas del Poder Judicial del Estado que entraron en vigor recientemente.

Se trataría de Leticia Cobá Magaña, Ingrid Priego Cárdenas y José Rubén Ruiz Ramírez: ellos fueron los tres magistrados que, a pesar de tener más de 10 años en sus puestos, no pudieron redactar con claridad lo que alegaban y un juez les dio un plazo de 5 días para que redacten el documento de nuevo y ahora lo hagan bien. O pierdan la oportunidad.

Según los magistrados quejosos, “no están de acuerdo con lo estipulado en la reforma recientemente aprobada que se les daría como retiro”, es decir, el llamado haber de retiro.

Pero el juez que debía resolver la situación les llamó la atención “pues no se entendía en su redacción”: no se comprendía si la demanda se dirigía contra el inicio de la vigencia de la reforma y sus efectos, o si reclamaban estar frente a algún acto de aplicación de la citada reforma aprobada en el legislativo estatal este año.

Esta situación desató de inmediato una serie de burlas en el mismo Poder Judicial contra los magistrados, pues no se entiende cómo es posible que, siendo ellos la máxima autoridad en cuanto al fondo y forma de las cosas que se juzgan en Yucatán, no sean capaces de redactar un simple amparo.

“Como habrán estado los casos que les tocaron revisar y juzgar si no pueden escribir un amparo, o lo hacen tan mal que no se puede entender qué es lo que pelean”, se escucha en corrillos y pasillos del Tribunal.

“Pobres de aquellos cuyos casos cayeron en sus manos, ¿habrán entendido lo que leían o habrá estado bien escritas sus resoluciones?”, son otros de los comentarios de burla que circularon en Juzgados y sedes del Poder Judicial yucateco.

Los magistrados tendrán ahora que rehacer su documento, y no dejar dudas de su petición en la redacción: a lo mejor sería bueno que se asesoren con un abogado que sí sepa redactar un amparo.

Deja una respuesta

Botón volver arriba