SU BUENA ESTRELLA COMENZÓ A APAGARSE

*En marzo de 2020 la Unidad de Inteligencia Financiera solicitó al sistema bancario congelar las cuentas de Mario Marín, de Kamel Nacif y de Adolfo Karam Beltrán

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México

(Quinta de seis partes)

Puebla.- En marzo de 2020 la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) solicitó al sistema bancario congelar las cuentas de Mario Marín, de Kamel Nacif, y de Adolfo Karam Beltrán. 

La Unidad, dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, presentó una denuncia por delitos fiscales y presunto lavado. Las solicitudes fueron enviadas a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que a su vez pidió a las instituciones bancarias informar las cuentas y montos vinculados a los presuntos criminales, así como de los miembros de la familia del exgobernador que le acercaran recursos para mantenerse prófugo. 

Las investigaciones revelaron que Mario Plutarco es titular de cuentas en Banorte, HSBC, Seguros Comercial América, Mifel y Santander, a Kamel se le detectaron 12 empresas y diversas cuentas bancarias y a Adolfo Karam cuentas millonarias en BBVA, HSBC y Santander. 

En 2019, Succar Kuri logró que se autorizara su taslado de un penal de alta seguridad a una cárcel de Cancún, cerca de su domicilio. 

Lydia Cacho volvió a denunciar que temía por su vida, ya que estaba amenazada, “y ahora con el cambio de prisión me siento en situación de riesgo”, advirtió. 

Todavía hasta esa fecha, Lydia contaba con vigilancia especial para protegerla, pero sin mediar explicación alguna le fue retirada la protección y fue cuando sufrió el robo a su departamento de donde se llevaron dinero, objetos de valor y documentos. 

Mario Marín seguía libre y paseándose impunemente tanto en Puebla como en Quintana Roo, sin que las autoridades “pudieran ubicarlo”. 

Deja una respuesta

Botón volver arriba