¡SOSPECHOSA!

*El día del asesinato se encontraba en la escena del crimen uno de los socios de Carlos Alberto Moyano, esposo de la presidenta con licencia de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña

*Gino Vallado y su hijo Fabián, secretario particular de Roberto Borge y ahora cercano operador del grupo de Félix González Canto y Jorge Emilio González alias el “Niño Verde” se encuentran en la mira de la Fiscalía General del Estado

Redacción/Sol Quintana Roo

Puerto Morelos.- La presencia de algunos integrantes de la mafia empresarial que domina la política en Puerto Morelos es la única razón por la que siguen estancadas las investigaciones en torno al asesinato de Ignacio Sánchez Cordero, ex secretario de Desarrollo Social y aspirante a la candidatura a presidente municipal.

Fuentes al interior de la Fiscalía General del estado de Quintana Roo, revelaron a este medio que el día del artero asesinato se encontraba en el lugar Gino Vallado, padre de Fabián Vallado, ex secretario particular de Roberto Borge y ahora cercano operador del grupo empresarial que encabezan Félix González Canto, Jorge Emilio González alias el “Niño Verde”.

Además, ahora se sabe que Gino Vallado, quien fuera director de la Operadora y Administradora de Bienes Municipales S.A. de C.V. (Opabien) durante el trienio de Gregorio Sánchez Martínez.

Gino Vallado dejó el cargo tras una serie de acusaciones de desfalco y desvío de recursos de la dependencia municipal.

Lo cierto es que ahora Gino Vallado y su hijo Fabián son socios de Carlos Alberto Moyano, esposo de la presidenta con licencia de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, y que hoy tienen fuertes inversiones en tierras en Puerto Morelos, Tulum y Solidaridad.

Sin duda, estos personajes no son ajenos al asesinato del secretario de Desarrollo Social del municipio de Puerto Morelos, Ignacio Sánchez Cordero.

De hecho, forman parte del mismo plan de los políticos que son dueños del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y en el que también se ve involucrado el ex gobernador Félix Gonzalez Canto.

En principio, aquí publicamos que los verdes no querían a “Nacho”, pues representaba una amenaza para los intereses de los ecologistas representados el Puerto Morelos por Laura Fernández Piña, hoy candidata a diputada federal y presidente municipal con licencia.

Esto lo sabía “Nacho”, por lo que estaba preparando el Plan B, contender con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con quienes mantenía reuniones afinando detalles.

De hecho, siempre perteneció al PRI, y pese a ello era querido por los habitantes de Puerto Morelos, sabían que él y su familia devolverían el lugar a sus moradores que durante décadas han soñado con el progreso.

Sin embargo, con la llegada de Laura Fernández Piña a la presidencia municipal los sueños de los habitantes de Puerto Morelos se vinieron abajo.

Han sido cinco años de ver el desmantelamiento de su tierra y los recursos que permitirían avanzar se han esfumado.

Además, para nadie es extraño que los exgobernadores Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, preso en el Centro de Rehabilitación Psicosocial del estado de Morelos tienen las manos metidas en las tierras y empresas hoteleras de Puerto Morelos.

En la actualidad, los planes de expansión de los exmandatarios son representados por Gino Vallado y su hijo Fabián, quienes también veían con alarma que corría peligro sus planes si el difundo lograra una candidatura, pues Nachito siempre se opuso a negociar con la mafia política empresarial de Puerto Morelos.

Con sólo recordar que el gobernador Félix González Canto está detrás de la alianza entre Morena y el PVEM en Quintana Roo, principalmente de Puerto Morelos, Isla Mujeres, Solidaridad, y Tulum, podemos saber que la política y un grupo de empresarios quieren todo para ellos.

En Puerto Morelos hoy se preguntan por qué la hoy candidata a la presidencia municipal de la alianza Junto a Haremos Historia en Puerto Morelos, Blanca Merari Tziu Muñoz, no ha declarado a profundidad ante la Fiscalía General del Estado.

También se preguntan por qué no avanzan ni un ápice las investigaciones en torno al asesinato de “Nacho” y el supuesto atentado contra la esposa Blanca Merari.

Por el contrario, los habitantes de Puerto Morelos ven con desánimo y desconfianza que los personajes están detrás de la esposa del difunto “Nacho”, Blanca Merari, quien es la candidata de Morena-PVEM a la presidencia municipal de Puerto Morelos.

Ella es ahora el títere de los verdes y morenistas al servicio de Félix González Canto, de Roberto Borge Angulo y Laura Fernández Piña.

Resulta incongruente que la viuda hoy sea la beneficiaria de una candidatura. Sin experiencia en la administración pública y mucho menos en la perversidad de la política de Puerto Morelos.

Lo más cruel es que ella sabía los planes de su esposo, ahora fue convencida de participar con la promesa de que se realizará todo lo que su esposo quería para del destino.

Mientras la mujer es engañada, que por cierto no avanza en las preferencias electorales porque no sale a caminar, no se lo permiten para que no se salga de guion que le tienen preparado para con los electores y ella tampoco pueda hablar sobre el tema de su difunto esposo.

Los vínculos de Fabián Vallado y su padre Gino con el ex gobernador Roberto Borge Angulo, brotan por todas partes, pues son sus operadores y negociantes en Puerto Morelos, Solidaridad y Tulum.

A raíz de que la Seido incautó cajas de seguridad de First National Security en Cancún salieron a luz la lista de presuntos nombres de Roberto Borge Angulo, y entre ellos destacan Fabián Enrique Vallado Fernández, conocido como «Fabiruchis»; su padre, Gino Vallado Fernández, Juan Pablo Guillermo Molina, Remberto Estrada Barba, expresidente municipal de Cancún, sirviente político de Jorge Emilio González, “El Niño Verde”.

También figuraron Paul Carrillo de Cáceres, Roberto Borge Martín; Mariana Zorrilla Erales, ex de Borge, dueña de varias cajas, pero puestas a nombre de sus escoltas, aunque ella es la única beneficiaria.

En la delicada y supuesta lista, también hace acto de presencia Jorge Acevedo Marín, ex vocero con Félix González Canto y director del sistema quintanarroense con Borge Angulo; Paul Michell Carrillo de Cáceres, expresidente municipal de Cancún, de quien se dice que es propietario de al menos 25 cajas de seguridad, por las que pagaba una mensualidad de 4 mil pesos por cada una de ellas, mientras que «Fabiruchis» y Borge Martín, seis cada uno, lo que implicó un pago mensual de 24 mil pesos.

Hoy este grupo de empresarios y prestanombres de los exgobernadores vuelven con más bríos, y aliados con Laura Fernández Piña, su esposo el jalisquillo Carlos Alberto Moyano, quien tienen vínculos con grupos empresariales vinculados a actividades ilícitas.

Deja una respuesta

Botón volver arriba