SOBREEXPLOTARON LAGUNA DE BACALAR

*José Alfredo Contreras Méndez y Alexander Zetina Aguiluz permitieron que en 8 años el número de embarcaciones que operan en la laguna pasara de 56 a más de 300

*Defienden el control de quienes pueden operar en la laguna de los Siete Colores, ya que tienen en su posesión una flotilla

*El 10 por ciento de las lanchas no cuenta con permisos

Redacción/Sol Quintana Roo

Bacalar.- El presidente municipal de Bacalar, José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez, en su primera gestión de 2013 a 2015, fue quien originó el problema de la saturación de embarcaciones que enfrenta la laguna de los Siete Colores, al pasar de 56 a más de 300 lanchas, muchas de las cuales le pertenecen a él y al exalcalde Alexander Zetina Aguiluz.

En conferencia de prensa donde dio su postura como alcalde, sobre el conflicto que se registró con un tour operador foráneo, y en el que hay una clara protección hacía la Asociación de Prestadores de Servicios Náuticos, reconoció el crecimiento de más del 500 por ciento en la navegación de la laguna de Bacalar.

La saturación de lanchas no solo obedece a que ha detonado la actividad turística del municipio, sino a que empresarios y políticos, como el mismo José Alfredo Contreras Méndez y el exalcalde Alexander Zetina Aguiluz, han comprado flotillas que operan a través de prestanombres.

De ahí el interés que tiene el presidente municipal para evitar que más prestadores náuticos entren a Bacalar, ya que representan una competencia económica que perjudica su bolsillo, por lo que ha ordenado, a través del Ayuntamiento, mantener a raya a quienes pretendan operar en la laguna.

Es así, que está mafia encabezada por Edwin Cano Álvarez, presidente de la Asociación de Prestadores de Servicios Náuticos, frenó, de manera violenta, la entrada de la empresa Envatour a Bacalar, al saberse cobijado por la protección de “Chepe”, razón por la cual la Policía Municipal no respondió al llamado de auxilio de los empresarios que fueron lesionados y retenidos en contra de su voluntad.

La regularización de las embarcaciones es otra cuestión que no tienen interés por resolver, porque, aunque se habla de 300 lanchas, en la Capitanía de Puerto de Chetumal solo hay permisos para unas 270, un 10 por ciento de los prestadores de servicios náuticos son «piratas», y aunque la autoridad aplica de 3 a 6 citatorios a la semana para poner en regla su situación, estos arguyen dificultades económicas derivadas de la pandemia.

PASARÁ SOBRE LA CONSTITUCIÓN PARA PROTEGER SUS INTERESES

Durante su discurso, José Alfredo Contreras Méndez dejó entrever que no importa que la laguna de Bacalar sea una Zona Federal, y por lo tanto haya libre tránsito, por lo que su declaración violenta la Constitución Mexicana al buscar restringir el acceso de empresarios náuticos.

El edil manifestó que «estamos en contra del ingreso de más lanchas a la laguna de Bacalar», en un claro proteccionismo al grupo que se ha declarado dueño del lugar.

Sin embargo, el alcalde pasa por alto que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 27, declara que las tierras y aguas comprendidas en el límite del territorio nacional, corresponden originalmente a la Nación. Así mismo lo recalca la Ley de Bienes Nacionales.

Mientras que la Ley de Navegación y Comercio Marítimo establece que las lagunas son vías generales de comunicación y permanecerán abiertas en tiempos de paz para todos.

El argumento que defiende es que la capacidad de navegación de la laguna fue rebasada y eso genera un daño ecológico; sin embargo, no existe un ordenamiento al respecto, aunque se conocen estudios de la afectación a la laguna por esta situación, el mismo grupo que defiende el alcalde se opuso a la regulación que ejercería la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Desde hace años se impulsa un Área Natural Protegida, pero lancheros, empresarios y asociaciones civiles se han resistido al considerar que al entrar una autoridad que regule la explotación del cuerpo de aguas, afectará a la economía local, por lo que han propuesto que sean ellos quienes tengan las riendas.

Es así, como por intereses económicos y políticos la laguna de Bacalar se mantiene en control de un grupo de personas que no repararán en usar la violencia y su influencia entre las autoridades para mantener el monopolio en este paraíso del sur.

Deja una respuesta

Botón volver arriba