«REVERDE» VÍCTIMA DE SUS MENTIRAS

*El presidente municipal de José María Morelos, Erik Borges Yam, se está viendo “reverde” al ser víctima de su otro sobrenombre, “El Rey de la Mentira”, pues las manifestaciones de los habitantes de la zona maya evidenciaron su falta compromiso al momento de prometer

*Durante su programa de radio “Platiquemos Juntos” del 1 de agosto, se quejó del fuerte adeudo que tiene el palacio municipal con la CFE, haciendo especial hincapié en que las manifestaciones son por su mal servicio y no por la falta de alumbrado público

*Es de resaltar que las quejas de los habitantes de las localidades son justificadas, pues de acuerdo al reporte de número 5611-01-2503-2-6142, se ejercieron más de 11 millones de pesos en la rehabilitación de alumbrado público, trabajo que tal parece nunca se realizó

Redacción/Sol Quintana Roo

José María Morelos. – No cabe duda que lo que mal comienza, mal acaba, prueba de ello es el actual adeudo que tiene el presidente municipal de José María Morelos, Erik Borges Yam, con la Comisión Federal de Electricidad, pues el palacio municipal tiene que cubrir más de un millón y medio de pesos en consumo de luz.

Y es que tal parece que el alcalde se está viendo “reverde” al ser víctima de su otro sobrenombre, “Rey de la Mentira”, pues, durante su programa de radio, “Platiquemos Juntos” del 1 de agosto del presente año, sacó su frustración quejándose enérgicamente de la “nula atención” por parte de la CFE a las comunidades rurales del municipio.

Sin embargo, esto tan solo son las consecuencias de su falta de compromiso y palabra, pues estas quejas no sólo son por el servicio de electricidad, sino que también las quejas vienen por la falta de alumbrado público, situación que ya fue “resuelta” por el “preocupado” Borges Yam.

Esto se puede ver en el reporte con número 5611-01-2503-2-6142 de la cuenta pública del año 2022, en el cual detalla que, durante ese año se ejercieron $11,813,972.83 (Once millones ochocientos trece mil novecientos setenta y dos pesos con 83/100 M.N.) en la rehabilitación del alumbrado público.

Las comunidades que supuestamente recibieron una rehabilitación en alumbrado público fueron Aguada, La presumida, Sac-Zuquil, La Pimientita, Adolfo López Mateos, San Antonio Tuk, Nueva Reforma, y la localidad de José María Morelos.

Sin embargo, dichas comunidades, a pesar de “recibir” este beneficio en pro del alumbrado, actualmente se siguen manifestando en el palacio municipal de José María Morelos, exigiendo que se les cumpla lo prometido, y de paso dejando como un mentiroso a Borges Yam, quien lleva años demostrando que de las palabras no pasa.

No obstante, ya con sus promesas incumplidas expuestas, el munícipe tuvo que recurrir a su programa de radio para lavarse las manos y buscar la manera de echar la bolita a otro o al menos bajar el impacto que su falta de palabra provocó.

Pues como se recordará, durante ese programa del 1 de agosto del 2023, el Edil tuvo que admitir que recibió las quejas acompañado de los regidores Santiago Martín Angulo y Luis Tun Sandoval, así como del tesorero del ayuntamiento Oswaldo Peralta Torres; sin embargo, culpó solamente a la CFE, centrando el problema en la falta de luz, para hacer menos la falta de alumbrado público.

Actualmente, el palacio municipal de José María Morelos tiene un adeudo con la Comisión Federal de Electricidad por más de 1 millón 800 mil pesos, cifra que el Edil considera excesiva, esto a pesar a las estratosféricas cantidades de dinero que se ha embolsado en este rubro a costa de los habitantes de la zona maya.

Asimismo, es de mencionar, que, en ese mismo programa de radio, transmitido en Plaza Morelos, propiedad del tercer regidor Luis Tun Sandoval, se mencionó la posibilidad de implementar lámparas de alumbrado público con paneles solares para ahorrar recursos y hacer a un lado a la CFE, por lo que aplicar este sistema en el municipio podría ser una opción y dejar atrás el mal servicio de la CFE.

No obstante, lejos de parecer un cambio positivo para los morelenses, esto parecer ser más de lo mismo, pues con base en la experiencia reciente vivida por los morelenses, es más probable que se ejerza un presupuesto para estas lámparas y que nunca se pongan. El cuento de siempre y de nunca acabar de Erik Borges Yam.

Deja un comentario