REGALA EL AGUA A YUCATÁN

*A los usuarios de la zona norte del estado, el metro cúbico de agua se los vende en 60 pesos con 93 centavos y al Centro de Investigación Científica de Yucatán AC, se lo deja en 3 pesos con 80 centavos

*El monto total que pagará el Centro dependiente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, durante todo 2024, es por la risible cantidad de 52 mil 801 pesos por 12 mil metros cúbicos de agua, es decir 120 mil litros de agua

*Aunque algunos han mencionado que la cruzada para arrebatar a la concesión a Aguakán tiene la intención de entregar el negocio a otra empresa vinculada a Claudia Sheinbaum, también se especula que un grupo de empresarios cancunense quieren en multimillonario negocio del agua

Redacción/Sol Quintana Roo

Cancún. – Mientras el gobierno del estado, diputados, jueces, abogados y políticos en Quintana Roo libran una batalla feroz por arrebatarle la concesión de los servicios de agua potable y alcantarillado a Aguakan, la empresa además de continuar haciendo sus lucrativos negocios con sus clientes quintanarroenses, también le vende el vital líquido al vecino estado de Yucatán a precio de remate.

Y es que, por medio de la adjudicación directa, Desarrollos Hidráulicos de Cancún, SA de CV obtuvo el contrato por un año para abastecer de agua al Centro de Investigación Científica de Yucatán AC, dependiente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conayt).

Lo extraño del caso, es Aguakan le vende el agua a un precio de risa, que ya quisieran muchos quintanarroenses. Según el documento, la empresa se compromete a abastecer mil metros cúbicos de agua (10 mil litros), durante un periodo de 10 días al mes.

Aunque la claridad dela factura no especifica si cada diez días entregan mil metros cúbicos o se trata de 100 mil litros de agua cada 30 días, lo que resultaría una ofensa para los quintanarroenses.

Sin embargo, tomando en cuenta los mil metros cúbicos, el centro de Estudios para por el vital líquido la cantidad de 3 mil 879 pesos mensuales. Un domicilio común paga por cada metro cúbicos la cantidad de 60 pesos con 93 centavos, lo que representa un verdadero robo a los usuarios. Ah, pero si los clientes no gastan un solo litro de agua, de cualquier forma, tienen que pagan la cuota mínima de 256 pesos con 88 centavos.

El monto total que pagará el Centro de Investigación Científica de Yucatán AC, plantel Cancún, durante todo 2024, es de la risible cantidad de 52 mil 801 pesos por 12 mil metros cúbicos de agua, es decir 120 mil litros de agua.

Como se puede observar, el verdadero negocio de Aguakan son los usuarios. Con información de Desarrollos Hidráulicos de Cancún SA de CV, Aguakan atiende a 463 mil tomas de las cuales el 94 por son de uso doméstico. Esto significa que atienda a una población de aproximadamente 1 millón 481 mil 686 habitantes de los Municipios de Benito Juárez, Isla Mujeres, Puerto Morelos y Solidaridad, en el Estado de Quintana Roo.

Tan solo con estas cifras y tomando la información de cuota fija de 256 pesos con 88 centavos, resulta que la empresa cobra cada mes 380 millones cada mes, es decir que cada trimestre de cobranza asciende a 1 mil 141 millones 846 mil 499 pesos.

Esta escandalosa cifra no queda allí, pues durante 2023 cobro aproximadamente 4 mil 567 millones 385 mil 996 pesos, cifra que representa un gran negocio que nadie en este mundo dejaría ir. Por el contrario, la batalla legal por la concesión es apenas la punta del iceberg de una serie de intereses empresariales.

Aunque algunos han mencionado que la cruzada para arrebatar a la concesión a Desarrollos Hidráulicos de Cancún SA de CV, mejor conocida como Aguakan, tiene la intención de entregar el negocio multimillonario a otra empresa.

La intención del Congreso local de Quintana Roo para extinguir la concesión cuya vigencia vencía hasta el 2054 fue frenada de golpe por el Juez Octavo de Distrito del Estado de Quintana Roo, Julio César Ortiz Mendoza, quien concedió a la concesionaria que dirige Paul Andrew Rangel una suspensión definitiva contra los efectos del llamado Decreto 195.

Y aunque Aguakan tiene quejas de los usuarios por las altas tarifas y el mal servicio en el abastecimiento del vital líquido, su mayor pecado con la 4T y con AMLO es que está ligada a la polémica constructora Grupo Mexicano de Desarrollo y al empresario Jorge Ballesteros, a quien el actual mandatario identifica como beneficiario de las privatizaciones de los gobiernos del periodo neoliberal.

Aun así, se dice en Quintana Roo que la verdadera razón por la que se busca dejar fuera de la jugada a Aguakan es porque su nuevo gobierno tiene prometida la concesión a otro operador. De hecho, no existe posibilidad alguna de que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del estado brinde el servicio; tendría que recurrirse a una expropiación de la infraestructura y a esos multimillonarios costos o enredos judiciales que tanto han hecho sufrir a las finanzas de la 4T.

Aunque se especula que la firma Aguas de Barcelona sería una de las interesadas, pero estuvo en el pasado también ligada a Aguakan y, peor aún, está manchada por la trama de Odebrecht.

La otra alternativa es que la francesa Veolia, la firma que operó esa concesión con la que en 2004 el gobierno de López Obrador privatizó el servicio de agua en el Distrito Federal. Dicha concesión la entregó directamente su secretaria del Medio Ambiente, Claudia Sheinbaum; con ella el operador privado controlaba la totalidad del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, aunque siempre bajo la cortina, también estipulado por contrato, de la marca SACMEX.

El 1 de mayo de 2004, la Sedema firmó el contrato con la razón social Servicios de Agua Potable SA de CV; para el 2006 esta empresa cambió su denominación social por Proactiva Medio Ambiente SAPSA SA de CV, y para 2019, ahora con Sheinbaum como jefa de Gobierno, la concesionaria se convirtió en Veolia Agua Ciudad de México SA de CV.

Dos años después, ante el estigma neoliberal de la privatización, el gobierno de Sheinbaum decidió cancelar el acuerdo, pues intensificaron los problemas de agua en la capital y parece que a esa empresa se le debe un favor.

Sin embargo, se cree que también un grupo de empresarios cancunenses son los que estarían pujando por la concesión una vez que se la arrebaten a Aguakan.

Deja un comentario

Botón volver arriba