RAUL MARTÍNS PROLONGARÁ SU EXTRADICIÓN A ARGENTINA

*Pretende cambiar prisión preventiva oficiosa por arresto domiciliario

 

*Por todos los medios se opone a ser extraditado a Argentina

 

*Recurre a montajes, recreaciones y artimañas legaloides

 

*Juez le niega el amparo; tribunal ordena lo admita y reconsidere

 

STAFF SOL QUINTANA ROO

 

CDMX.- Hoy se cumplen ocho meses de la captura del ex espía y proxeneta argentino, Raúl Luis Martíns Coggiola y su situación jurídica-legal aún no está definida por las estratagemas de su batería de abogados que han recurrido a toda clase de maniobras para evitar sea repatriado a su país de origen.

 

Tras su captura el 3 de octubre de 2019, en cumplimiento a la solicitud de detención provisional con fines de extradición del gobierno de Argentina, Martins Coggiola ha presentado una serie de amparos pero los jueces se los han negado, sin embargo en uno de ellos, tras recurrir a un tribunal de alzada. Este ordenó que fuera admitido el juicio de garantías y se volviera a analizar el caso.

 

Luego de la última demanda de amparo de Martins Coggiola, al que su propia hija acusó de querer matarla por haberlo delatado, el juez Décimo Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal, Jorge Antonio Medina Gaona, consideró que la petición estaba basada en mentiras y argucias legaloides, por lo que resolvió negarle dicho recurso.

 

Según antecedentes del caso, se supo que Martins, acusado de asociación delictuosa, trata de personas y operaciones con recursos de procedencia ilícita, inventó toda una historia detrás de su detención para tratar de evitar, a toda costa, sea repatriado a Argentina.

 

Sus abogados, mediante la filtración de audios y videos a medios de comunicación en Chetumal, Quintana Roo, intentaron dar una imagen del acusado como víctima, con problemas de vejez (tiene 71 años de edad) y diversos padecimientos, además de que, asegura su defensa que fue detenido un día antes de lo señalado por la Fiscalía General de la República y su aprehensión no fue realizada por agentes de la Interpol, sino por personal del Instituto Nacional de Migración, con lo que se vigilaron sus derechos.

 

También argumentó la defensa de Martins otras irregularidades durante la detención, como que a su cliente le habían puesto una peluca, “acción encaminada a tomar videos testimoniales de la detención por parte de la autoridad federal”, a lo que la FGR replicó que el inculpado se disfrazó para tratar de impedir fuera detenido.

 

Pese a la negativa del juez, dados los antecedentes del caso, la defensa recurrió al Sexto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito y por unanimidad los magistrados declararon fundado el recurso de queja y ordenó al juez federal que admitiera la demanda de amparo.

 

El tribunal de alzada consideró que el juicio de garantías sí es procedente, a pesar de que el acto reclamado tuvo lugar dentro del procedimiento de extradición. Los magistrados estimaron que Martins no está combatiendo la legalidad o inconstitucionalidad del procedimiento (Extradición), sino que reclama la afectación a su libertad personal, como lo es la imposición de la prisión preventiva oficiosa.

 

Hace nueve años, en 2011, Lorena Martins, hija del proxeneta, denunció a su propio padre ante la Procuración de Trata y Explotación de Personas (Protex), en Argentina, acusándolo de liderar una red internacional de prostíbulos.

 

Martins Coggiola, sobre quien pesan al menos media docena de denuncias, tejió a lo largo de muchos años toda una red de explotación de mueres, primero en Argentina y después en Cancún, Quintana Roo.

 

Su modus operandi era presentarse como un gran empresario, contactar a políticos de primer nivel, a funcionarios de los tres niveles de gobierno, a policías, a los que coptaba con dinero, droga o mujeres bellas en los table dances de su propiedad.

 

A todos  los grababa y cuando alguno pretendía ya no servirle ni ayudarlo en sus ilícitas actividades, los amenazaba no sólo con delatarlos ante las autoridades cómplices, sino exhibirlos con su familia; de esa manera obligaba a sus “clientes”  a que siguieran dándole protección.

 

Martins Coggiola no es el único miembro de la familia que está en problemas, también Mariano Martins, hijo del proxeneta, ya que el juez de Casación, Gustavo Hornos, ordenó al Tribunal Oral Federal 5, de Argentina, someterlo a juicio oral en una causa paralela.

 

En el expediente también figuran su cuñada Natalia Percival, como socia gerente del Hotel Anchorena y su suegra, Virginia Solís, como apoderada del seguro de dicho hotel.

 

Todos ellos están acusados de lavar dinero proveniente de los negocios de explotación sexual de Martins Coggiola, a través de operaciones bancarias e inmobiliarias.

 

Aquí en México, también es investigada su mujer, Estela Percival acusada de lavado de dinero y de regentear, junto con su cónyuge, la red de prostitución. La mujer es asistida por el abogado Ricardo Hernández Santillán que también forma parte de la defensa de su marido.

 

En lo referente a Raúl Luis Martins Coggiola, corresponde ahora al juez Medina Gaona decidir el futuro de Martins, toda vez que a ocho meses de su detención, que hoy se cumplen, su situación jurídica y legal no está definida, merced a la disposición del tribunal de alzada que obligan al juez a analizar de nueva cuenta el caso y volver a rendir su fallo que podría ser diferente a su negativa inicial de no concederle la protección de amparo.

Deja una respuesta

Botón volver arriba