Puebla: narcomenudeo a gran escala

El famoso Julio Mix se ostentaba como líder del mercado “Carmen Serdán”, popularmente conocido como “La Acocota”

Ricardo Ravelo/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Tercera de cinco partes)

Puebla.— El segundo de abordo en el grupo criminal de “El Grillo” es identificado por las autoridades como “Julio Mix”, quien en el momento de ser detenido cuando intentaba cruzar un retén traía consigo una mochila con droga, dinero en efectivo y un arma blanca.

De acuerdo con el reporte policiaco, cuando fue detenido sacó el dinero que traía en la bolsa. Eran poco más de 14 mil pesos. Con su característica prepotencia les gritó a los policías que ahí les dejaba esa lana y que lo dejaran ir.

El famoso Julio Mix se ostentaba como líder del mercado “Carmen Serdán”, popularmente conocido como “La Acocota”. Según los reportes policiacos, este sujeto operaba el narcomenudeo a gran escala y también el cobro de piso a los locatarios. A base de violencia y amenazas impuso su ley y todos le obedecían.

El otro jefe del narcotráfico – José Cristian Romero Aguirre, “El Grillo”, fue capturado en Xochimilco, en la Ciudad de México. Tras su arresto también fueron cayendo poco a poco sus cómplices. Un total de 41 gatilleros de su grupo fueron aprehendidos, después aprehendieron a otros 23, todos ellos ligados al secuestro y narcomenudeo.

De acuerdo con los informes de inteligencia, el grupo de Romero Aguirre disputaba la plaza con otra organización rival que encabezaba Marco Antonio Torres Valdés, “El Chupón”.

Esta guerra desató más violencia en Puebla. Las matanzas se desataron y se prolongaron durante meses a pesar de la captura de Romero Aguirre, quien continuó manejando los hilos de la distribución de drogas desde la cárcel. Sus brazos fueron maniatados porque lo trasladaron a una prisión en el estado de Oaxaca. Pero aun así la violencia siguió sin control.

Las investigaciones revelaron, sin embargo, que en esa organización había un tercer hombre que manejaba los hilos de la distribución de drogas. Su apodo: “El Negro”. Llevaba diez años dentro de la organización. Las autoridades le siguieron la pista y descubrieron que se movía entre Puebla y Tlaxcala, cambiaba constantemente de automóvil y de teléfono. Era nada menos que el enlace con los cárteles que surten la droga para su venta. El sujeto fue capturado, pero a pesar de ello sigue la violencia en Puebla.

Tras la caída de José Antonio Yépez, “El Marro” —jefe del cártel de Santa Rosa de Lima— el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) se colocó como la segunda fuerza criminal del país, abajo del cártel de Sinaloa. Sin embargo, la organización que encabeza Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, sigue conquistando territorios y actualmente ya domina un amplio corredor que abarca desde el sureste hasta el norte de la República.

Ahora controla el estado de Puebla, donde en 2019 estalló el problema del “huachicol”, pues varios grupos delictivos que contaban con protección oficial estaban dedicados —y muchos se mantienen impunes en el negocio— al robo de combustible de Pemex.

Deja un comentario