POSEE EL ARTE DE ROBAR

*El municipio a cargo de Juanita Obdulia Alonso Marrufo erogó un millón de pesos para la adquisición de equipamiento y mapping, destinados a la escuela municipal de artes, sin que exista evidencia de la entrega

*El contrato, otorgado mediante adjudicación directa, fue para una empresa denominada P&M STUDIO ART S.A. de C.V., la cual apenas tenía ocho meses de existencia en ese momento

*Entre sus giros, el proveedor no contempla la venta de material o la proyección de imágenes sobre edificios. Su especialidad es, más bien, el negocio de “pintacaritas”

Redacción/Sol Quintana Roo

Cozumel.- En menos de un año, el gobierno municipal, encabezado por Juanita Obdulia Alonso Marrufo, ha demostrado que tiene la experiencia necesaria para el manejo de recursos, pero para beneficio de empresas privadas, como es el gasto de más de un millón de pesos que realizó en diciembre pasado con un negocio especializado en “pintacaritas”.

Sin mayor justificación, la alcaldesa entregó un contrato por adjudicación directa de un millón 358 pesos, documentado con el folio AC/OM/PAICE/ADQ/AD/004/2021, a una empresa con sede en Guadalajara, Jalisco, denominada P&M STUDIO ART S.A. de C.V.

Esto, para la adquisición de equipamiento y mapping, destinados a la escuela municipal de artes, durante diciembre del año pasado. Un dispendio que hasta el momento no tiene registros de la entrega del material, ni pruebas de los beneficios de esta compra.

Aunque P&M STUDIO ART S.A. de C.V. está dado de alta ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) con el RFC PSA2104127V4, bajo el giro de empresa de promoción, publicidad, marketing, producción radiofónica, campañas políticas y otras tantas denominaciones, en ninguna se aclara que la empresa creada apenas ocho meses de esta contratación tenga relación con la producción de contenido audiovisual para su proyección en estructuras.

En cambio, al buscar en redes sociales aparece un perfil de la empresa especializada en body paint o el arte de pintar rostros y cuerpos.

Sol Quintana Roo solicitó mayor información acerca del contrato adjudicado a la persona responsable de la mencionada empresa, que fue identificada como Alejandra María Mendivil Hinostroza, como refiere el folio 231288500027422.

No obstante, el gobierno cozumeleño se excusó de dar información aludiendo que, a casi un año de su integración, apenas “en fecha 24 de junio de este presente año fue instalado el Comité de Transparencia, por lo que esta dependencia está en espera de la sesión del comité para llevar a cabo los testados correspondientes y así poder tener las versiones públicas que puedan quedar a disposición de consulta ciudadana de forma pública a través de las plataformas establecidas para ello”.

En otras palabras, es clara la falta de transparencia de la alcaldesa Juanita Alonso Marrufo para sacar a la luz las condiciones con las que está usando el dinero o informar cuáles son los criterios de selección para las empresas beneficiadas con recursos del erario, como es el caso de este contrato, que fue entregado hace más de siete meses y que ya debería contar con una versión pública para su escrutinio, ya que la persona moral a la que se le asignó no está dada de alta en el Padrón de Proveedores del Estado de Quintana Roo.

Esto demuestra que a Alonso Marrufo no le interesa que su administración destaque como ejemplo de gobierno, pues, además de los contratos a modos que entrega a empresarios allegados a ella, también ha mostrado que le tiembla la mano para castigar a quienes, haciendo uso de sus funciones públicas manejan las leyes a su gusto.

Claro ejemplo es el director de Seguridad Pública, el Capitán de Corbeta de la Infantería de Marina, Rodrigo Rodríguez Peña, quien ordenó la liberación inmediata de marinos que accionaron su arma de fuego en una gresca ocurrida el sábado 16 de julio, a las afueras de un centro nocturno de la colonia Centro, y que además recibieron el beneficio de no ser ingresados al Registro Nacional de Detenciones, para “no manchar su historial”.

Deja una respuesta

Botón volver arriba