¡PERDIÓ CON CALDERÓN AICM, 122 MDP!

*Durante el sexenio de Felipe Calderón, entre 2007 y 2011, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez», otorgó cuatro contratos por un total de 892 millones 248 mil 425.28 de pesos para servicios de seguridad.

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Ciudad de México.- Durante la administración de Felipe Calderón, entre 2007 y 2011, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez», otorgó cuatro contratos por un total de 892 millones 248 mil 425.28 de pesos para servicios de seguridad. Sin embargo, los problemas de inseguridad y corrupción en las aduanas de la terminal aérea reportan pérdidas superiores a los 122 millones de pesos.

Derivado de la evaluación de las propuestas recibidas, las áreas técnicas que coordinan la prestación de los servicios en cuestión, determinaron que todas las propuestas recibidas cumplieron con los requerimientos, por lo que se adjudicaron a las que presentaron la propuesta económica más baja como a continuación se detalla:

EMPRESA SERVISEG S.A. DE C.V.
SERVICIO PLATAFORMA, ZONA PERIMETRAL Y CONTROL DE ACCESOS.
MONTO $166,492,296.84
CONTRATO contrato 007-O15-AICM-3S

EMPRESA TECNOLOGIA EN SEGURIDAD PRIVADA SSIA Q. ROO, S.A. DE C.V.
SERVICIO EQUIPAJE DOCUMENTADO Y SEGUNDA REVISIÓN DE RAYOS X.
MONTO $117,068,948.24
CONTRATO contrato 008-O15-AICM-3S

EMPRESA EULEN DE SEGURIDAD PRIVADA S.A. DE C.V
SERVICIO PUNTOS DE INSPECCIÓN DE SEGURIDAD Y SALAS DE ÚLTIMA ESPERA T-2.
MONTO $267,291,290.36
CONTRATO contrato 009-O15-AICM-3S

EMPRESA GSI SEGURIDAD PRIVADA S.A. DE C.V
SERVICIO PUNTOS DE INSPECCIÓN DE SEGURIDAD Y SALAS DE ÚLTIMA ESPERA T-1.
MONTO $249,657,552.80
CONTRATO contrato 010-O15-AICM-3S

EMPRESA CONSULTORES ASOCIADOS EN PROTECCIÓN PRIVADA EMPRESARIAL, S.A. DE C.V.
SERVICIO CONTROL Y MONITOREO
MONTO $208,907,285.28
CONTRATO contrato 011-O15-AICM-3S

La vigencia de los servicios contratados fue del 1 de febrero de 2015 al 31 de enero de 2017

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, tiene dentro de sus responsabilidades el preservar la seguridad de la aviación, así como realizar las acciones necesarias en materia de seguridad aeroportuaria a efecto de que las operaciones se realicen con apego a estándares internacionales de eficacia, eficiencia, seguridad y salvaguarda permanente, tanto de los usuarios, empleados, aeronaves e instalaciones, por lo que resulta indispensable contar con los servicios de seguridad y vigilancia de conformidad con lineamientos internacionales de aviación y normatividad nacional vigente.

Para dar cumplimiento a lo anterior, se realizó un análisis en detalle del esquema general de Seguridad del AICM, en estricto apego a las recomendaciones de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), mismas que son obligatorias para los países que como México somos contratantes, las que establecen entre otras, la implementación de un control cruzado, que concretamente debe traducirse en que cada uno de los servicios de seguridad sean proporcionados por empresas distintas, a efecto de evitar que una sola empresa pueda controlar más de un rubro a la vez y así evitar que alguien se convierta en juez y parte de los servicios.

FORMA DE ADJUDICACIÓN

La modalidad para la contratación de los Servicios de Seguridad y Vigilancia fue de Adjudicación Directa por excepción a la Licitación Pública, con fundamento en los artículos 40 y 41 fracción lV de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y artículo 71 de su Reglamento.

JUSTIFICACIÓN DE ADJUDICACIÓN DIRECTA

Se acredita el caso de seguridad nacional, considerando que las instalaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es infraestructura de carácter estratégico, por lo que se tiene la obligación de preservar la información confidencial para prevenir una amenaza a la Seguridad Nacional, así como evitar actos de interferencia ilícitos garantizando con ello la integridad y funcionamiento del AICM.

En cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 47 de la Ley de Aeropuertos y de salvaguardar lo inherente a lo previsto en el artículo 5, fracción VI de la ley de Seguridad Nacional, de evitar actos contra la seguridad de la aviación.

De conformidad al artículo 26 párrafo sexto de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y artículos 28, 29 y 30 de su Reglamento, se procedió a realizar la investigación de mercado considerando las mismas condiciones en cuanto a los plazos y lugares de la prestación de los servicios, la moneda a cotizar, la forma y términos de pago, las características técnicas de los servicios, solicitando a las empresas que el AICM determinó para cada uno de los servicios considerando su capacidad, estado de fuerza, trayectoria, experiencia en servicios similares en terminales aéreas, diversas propuestas económicas,

En razón de lo expuesto, resultó procedente la excepción a la licitación para su adjudicación directa, por encontrarse los servicios de seguridad y vigilancia en el supuesto de la fracción IV del artículo 41 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

En todo momento se actuó respetando el orden jerárquico de las normas, ajustándose a las Leyes aplicables y correlacionadas en la materia, fundando y motivando la causa de excepción de conformidad con las disposiciones legales previamente establecidas, de forma específica los artículos 134 de la CPEUM y los artículos 40 y 41 fracción IV de la LAASSP.

Cabe señalar que el proyecto de modernización del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México arrancó con Vicente Fox en 2003; para 2014 ya significaba un problema tal y como lo alertó la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y a pesar de los miles de millones de pesos invertidos.

De acuerdo con la documentación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en la inversión al AICM, que se hizo desde 2013 a 2018, millones de pesos se fueron en contrataciones directas sin sustento; entregas sin proyectos de obra; construcciones que no se terminaron, pero que sí se pagaron; obra y material a precios elevados; obra fantasma y entrega de contratos a empresas con las ofertas más costosas y mal integradas.

Vicente Fox prometió resolver la saturación aeroportuaria “para los próximos 50 años”, pero sólo sirvió para siete; que costaría 6 mil 700 millones y se elevó a 8 mil 595 millones, y que se terminaría en 2006 y se inauguró hasta 2008, ya bajo el Gobierno de Felipe Calderón. Seis años después, el propio Gobierno federal determinó que la saturación era de nueva cuenta el principal problema del Aeropuerto.

En 2014, cuando se habló de la saturación como el principal problema del AICM, la ASF informó de 111.3 millones de pesos bajo la opacidad y que en teoría fueron invertidos en distintos proyectos.

Dichos recursos derivaron en obras a alto costo, adjudicaciones directas; pago de material extra y proyectos que no contaron con ninguna supervisión ni en la parte de los convenios ni en la etapa de construcción.

Tan sólo de los recorridos semanales se detectaron 723 irregularidades en el Edificio Terminal y la Terminal 2. En esa revisión la ASF, en la conclusión determinó:

“La saturación en el AICM obliga a una administración de excepción para atender la demanda creciente de servicios aeroportuarios en el Valle de México”.

Al año siguiente, en 2015, el Gobierno federal anunció el proyecto de ampliación y modernización de la plataforma presidencial y de sus instalaciones de servicios, lo que se convirtió en un barril sin fondo para el dinero público: en su primer año arrojó un remanente de 122 millones de pesos que no se reintegró a la Tesorería Federal.

De 2015 a 2017 la ASF emitió señalamientos de daño al erario público por 5 millones 261 mil pesos por material que se pagó pe, peroro no se entregó; 30 millones 145 mil pesos por gastos no justificados; 15 millones 033 mil pesos de material que se compró, pero que no se utilizó; 28 millones 391 mil pesos de sobrecosto; 22 millones 489 mil pesos de compras duplicadas y 17 millones 934 mil pesos por el pago de personal para una obra del hangar que se canceló.

En el último año de Gobierno de Peña Nieto, la ASF publicó un documento sobre la Gestión Financiera del AICM en el que se dan cuentan de las fallas que no se limitaron a la obra pública, ya que se encontraron diferencias entre los ingresos y egresos reportados en la Cuenta Pública, los registrados contablemente y los efectivamente cobrados y pagados en el ejercicio fiscal.

Deja una respuesta

Botón volver arriba