Otras Inquisiciones

Anillos mágico-astrológicos

Pablo Cabañas Díaz/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

La edición de la “Silva de varia lección” de Pedro Mexía (1497-1561), editada en 1990, tiene muchos méritos, entre ellos, el haber puesto al alcance del lector moderno un texto difícilmente accesible a pesar de su importancia. Este libro fue prohibido durante 450 años. Mexía fue un astrólogo y mago —y, por ende, representante del esoterismo de la primera mitad de siglo XVI—, en su “Silva de varia lección”, que apareció en 1540, señala prácticas y representaciones con anillos mágico-astrológicos. Esos objetos materiales y culturales podían tener “virtud y fuerza” si eran confeccionados con imágenes concordantes con configuraciones astrológicas propicias, o si portaban piedras y gemas específicas. Según Mexía, esos anillos adquirían un sentido positivo, pues permitían la protección contra daños hechiceriles. De igual forma, los anillos podían curar dolencias del cuerpo y emociones, prevenir los impulsos sexuales instintivos, facilitar el dormir, el descanso y el sueño, identificar la virginidad en una mujer y proteger contra las tempestades. En el marco cultural en el que se escribe la “Silva”, había una tradición hostil que negaba esas prácticas y representaciones con anillos relacionándolas con la superstición pagana primero y, desde el siglo XI y hasta los tiempos en que vivió Mexía, como un llamado a seres de otras dimensiones. Los discursos de autoridad hostiles de Agustín de Hipona, Tomás de Aquino, Juan XXII, Nicolás Eymeric, Alonso Manrique de Lara y Solís y Pedro Ciruelo, en relación con estos objetos, se tradujeron en prácticas políticas represivas concretas: prohibiciones —e incluso la quema— de libros que los mencionasen y persecuciones contra quienes usasen los referidos anillos. Frente a este cuadro, al desarrollar el uso de anillos mágico-astrológicos, nuestro mago y astrólogo tuvo el cuidado de no confrontar en su “Silva” las voces de las autoridades, pero desarrolló un recurso argumental determinado: se apropió de los textos de los antiguos, de eruditos medievales y de la obras de Platón, Filóstrato, Plinio, Isidoro, Tebit, Serapión, Marbod y Alberto Magno. Los conocimientos relacionados con el uso de anillos mágicos y astrológicos eran objeto de lo que sería años más tarde llamado tabú, es decir, de una conducta inaceptable. El uso de los anillos entró en los terrenos de la disputa política dentro del campo cultural de la época; un sitio particular en el mapa general de la lucha constante en torno a lo que era posible pensar, hacer y decir respecto de la magia astral. El conocimiento del esoterismo en el período temprano-moderno continúa siendo notablemente marginal entre los especialistas. Mexía trabajó en completar su obra hasta su muerte. Su obra trata, sobre todo, de la interpretación del porvenir y del futuro. 

Deja un comentario