Otras Inquisiciones

La contracultura y los beatniks

Pablo Cabañas Díaz/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

José Agustín, nacido en México en 1944, es el protagonista más importante de la literatura contracultural de los años sesenta y setenta en México, mejor conocida como “la literatura de la Onda”. Se está haciendo tarde lo escribió a los 29 años. La tumba (1964), su primera novela, la publica a los veinte. Las dos primeras novelas de José Agustín tienen como protagonistas a adolescentes que cuentan sus experiencias cotidianas. Lo que impresionó fue el discurso coloquial, juvenil y fresco. Desde estas primeras novelas sobresalía su estilo burlón. Los entonces jóvenes de la Onda se ven atraídos, en particular, por su conocimiento de los hongos alucinantes. México estaba ya en el circuito beatnik, antecedente del movimiento hippie. En 1957 la revista Life había publicado un artículo sobre los hongos alucinógenos mexicanos y la célebre chamana de Huautla, María Sabina, atrajo a investigadores, periodistas, y, algunos años más tarde, a los hippies extranjeros y mexicanos. José Agustín retomó la visión de la generación beat, que fue un movimiento literario que apareció en 1944 en el West End Bar de Manhattan, Nueva York. El término «beat» expresa el sentir de ser un derrotado y marginado, pero encarna también una actitud de protesta y rebelión contra la sociedad convencional de la época. Fue la marca de los nuevos tiempos, pues ya nadie deseaba para sí el conformismo que modelaba al individuo en las sociedades anteriores. 

A pesar del paso del tiempo, tanto en Estados Unidos como en muchos otros países el interés por las obras de los escritores beat trasciende las épocas, y se suceden las reediciones conforme las descubren las nuevas generaciones de lectores. «El almuerzo desnudo», una de las novelas más míticas de la literatura, es un descenso a los infiernos y una denuncia horrorizada del esa época, descrito como carente de esperanza y futuro. Su autor William S. Burroughs, disidente sexual refleja en su obra un pesimismo y un sombrío sentido del humor que forman parte de la rebelión permanente contra la sociedad convencional.

Deja un comentario

Botón volver arriba