OTRAS INQUISICIONES

*“Pobre niña rica”

Pablo Cabañas Díaz/Sol Quintana Roo

La propiedad del actual Camino Real Sumiya perteneció a Bárbara Bárbara Woolworth Hutton Hutton. Ella creció creyendo que nadie la quería, incluso sus padres, por lo cual la prensa la llamó “pobre niña rica”. Tras su divorcio con el actor de Hollywood ,Cary Grant, en 1945, buscó un lugar donde construir su residencia de descanso. Buscaba un destino que tuviera el mejor clima del mundo, aspectos que encontró en Jiutepec, Morelos. Fue así como tras seis años de trabajos, la residencia se terminó de construir en 1959 para ser escenario de su séptimo y último matrimonio con el príncipe vietnamita Raymond Doan Vinh Na Champassak.

Llamó a la residencia “Sumiya”, palabra formada por tres fonemas japoneses que significan lugar de paz, tranquilidad y longevidad, y como símbolo se eligió una flor de loto con tres espadas convergentes que representan la sabiduría y el amor. Como tenía un gran gusto por la cultura japonesa, decidió decorar la residencia con ese estilo, sin embargo, cuando llegó a México se enamoró de nuestro país, por lo que la decoración final fue una fusión de ambos.

Era el año 1932 y un famoso actor de la época: David Niven (1910-1983), describió a Woolworth Hutton como “una niña estadounidense muy bonita, pequeña, rubia y de nariz chata… Era una criatura alegre y chispeante, llena de vida y risas”. En 1965, Paul Bowles (1910-1999),  quien en su momento fue un famoso escritor visitó a Hutton en Tánger, Marruecos: “Tenía la cara excesivamente maquillada y los brazos delgados como palillos de dientes. Le costaba recordar los nombres de todos sus maridos”.  En 1965, era 42 millones de dólares más pobre, seis veces divorciada y adicta a la Coca-Cola y las drogas.

¿Qué pasó con la bella heredera de los millones de la tienda Woolworth una de las más importantes de los Estados Unidos, en la primera mitad del siglo XX. Las cifras en dólares que gastó son increíbles todavía en 2022. Hutton, fue nieta de Frank Woolworth, quien la heredó de niña con un fondo fiduciario de más de 28 millones de dólares. Cuando tenía 21 años, “su valor neto superaba los 50 millones de dólares, aproximadamente 950 millones de dólares a los precios actuales del mercado”.  Tres décadas después, tenía una factura pendiente de 100 mil dólares en el elegante hotel Beverly Wilshire de Beverly Hills, en Los Ángeles, California  y su chofer la estaba demandando por 33 mil dólares en salarios no pagados.

En su infancia tuvo todo menos cariño.Su madre murió en circunstancias misteriosas, humillada y abandonada por su padre. Su anciano abuelo le proporcionó cierta estabilidad, pero ella era solitaria sin familia y pocos amigos. Su padre, mientras la colmaba de posesiones materiales, la descuidaba y pocas veces la visitaba.

Al cumplir 15 años hizo una fiesta cuya crítica la  acompañaría toda su vida.  En 1927, había 12 millones de personas sin trabajo, su debut en sociedad-en el Ritz-Carlton – abarcó “cuatro orquestas, doscientos meseros, diez mil rosas, veinte mil violetas blancas, dos mil botellas de champán en plena prohibición, mil cenas de medianoche de siete platos y una jungla de abedules plateados”. La prensa comparó airadamente la ocasión con el viaje inaugural del Titanic. Luego, como Consuelo Vanderbilt y Jennie Jerome antes que ella, Barbara se dirigió al mercado matrimonial europeo. Tuvo siete maridos que incluían a dos príncipes ligeramente sospechosos, un conde, un ex jugador de tenis de la clase Wimbledom y el actor Cary Grant,: “El único cónyuge que ni pidió ni recibió una pensión alimenticia de ningún tipo”. No así los otros seis que se conformaron con millones, autos deportivos y palacios venecianos. ¡El número cinco incluso exigió $ 2.5 millones por adelantado!

Los matrimonios van y vienen con cada uno su propia desilusión y arreglo. Luego estaban los romances, desde el momento en que Bárbara, de 17 años, sedujo primero a su entrenador de tenis y luego a su guardaespaldas. Otras conquistas incluyeron una noche con el joven James Dean –“Parecía lo correcto y natural”– y una relación más prolongada con el millonario Howard Hughes, de quien Barbara escribió: “Es una persona fácil con la que estar. “ No te bombardea con un aluvión de ideas, no se entromete, nunca discute. Lo encantador de Howard es que no es encantador”.

Deja una respuesta

Botón volver arriba