OTRAS INQUISICIONES

Mary Stuart Rathb

Pablo Cabañas Díaz/Sol Quintana Roo

Mary Stuart Rathbun  (1951), es una pintora estadounidense radicada en México.  Estudió en la Corcoran School of Art en Washington D.C. y luego en la École des Beaux Arts en París. Desde 1972 después de estar estudiando y pintando en París continua su trabajo en Túnez. En 1976 recibió la beca Lincoln-Juárez de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, para estudiar muralismo en la Escuela Nacional de Pintura, Grabado y Escultura “La Esmeralda” durante tres años. Al terminar, en 1979, estudió grabado en el Molino de Santo Domingo de la Ciudad de México. En el año 2000 recibió la beca del Sistema Nacional de Creadores de Arte (FONCA) la cual mantuvo hasta el 2006. En el 2012 nuevamente la volvió a recibir.

A lo largo de su carrera artística ha desarrollado su trabajo de manera figurativa y abstracta, basándose en cuestiones que parten de la espiritualidad, la naturaleza, la belleza estética y la cotidianidad, usando diferentes técnicas artísticas. Ha elaborado obra a través de pintura al óleo, guache, grabado, escultura en bronce, collage con papel y yeso, pedacería de barro, diseño de tapetes -tejidos en Oaxaca-; además, ha producido una amplia serie de arte objeto inspirado en abanicos, elaborados a través de objetos orgánicos, materiales naturales y amuletos. Su obra se ha expuesto a nivel nacional en varios estados de la República incluyendo la Ciudad de México.

También ha desarrollado su carrera a nivel internacional en países como Corea, Filipinas, Singapur, Tailandia, Indonesia, Suiza, y Australia. Entre los espacios en dónde ha presentado su obra, destacan los siguientes: Museo de Arte Moderno, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Galería de Arte Mexicano, Galería OMR, Fundación Cultural Bancomer, Museo José Luís Cuevas, ZONA MACO, Galería Susan Blanchard en Nueva York, Galería Tresart , Espace Medicis  y Galería Rahn en Suiza.


En 1999, en entrevista con la periodista Merry Mac Masters, le explicó que  aquellos cuadros de pincelada precisa y detallada »pintados a la perfección»  para ella  habían quedado en el pasado. Es casi como si se tratara de »otra» artista. Su obra anterior había sido laboriosa. Cada pintura era un »trabajo de amor», ya que tardaba de cuatro a seis semanas en su realización, como si fuera una »meditación en sí», por lo tardado. Así lo quiso durante muchos años y estaba bien. Luego algo pasó, no sabe exactamente qué. Dejó de pintar una temporada y se puso a aprender diferentes clases de baile.

De momento dejar atrás la soledad del estudio en favor de una actividad colectiva le resultó divertido., el movimiento »permitió abrirme y escuchar». Recuerda que pensó:»Me estoy divirtiendo tanto con el baile que tiene que ser igual en la pintura. Mi obra tiene que ser más entretenida o mejor ya no regreso a trabajar. Diversión, no en el sentido frívolo porque, incluso, mi trabajo se ha vuelto más serio, sino que ya no puede ser sombrío. No puedo estar sentada pintando como si una pistola me apuntara a la cabeza.»

En eso un colega le enseñó una técnica para pintar de los »viejos maestros» que parte del huevo, seguido de los aceites.

Vino a ser una técnica menos »controlada», que le agradó porque ya podía dejar mucho a la casualidad.

Incluso, podía mezclar las técnicas. »En vez de hacer sólo un gouache, le aplicaba pastel y si no me gustaba el pastel, bueno, vaciaba otra cosa encima porque no importaba.

»Una equivocación ya no lo era. Incluso, sentía tal grado de libertad que si realmente no me agradaba podía tirarlo a la basura sin que me importara porque había pasado muchos años haciendo cuadros que eran laboriosos y estaba cansada del detalle y la planificación.»Actualmente vive y desarrolla sus proyectos artísticos desde su estudio en la Ciudad de México, elaborando pinturas de gran formato al óleo sobre lino, arte objeto y escultura en bronce principalmente.

Deja una respuesta

Botón volver arriba