OTONIEL DEJA PROTEGIDA A PROVEEDORA FAVORITA

*Antes de irse, el exalcalde se aseguró de dejar bien resguardada a una de sus abastecedoras estrella, con un contrato de más de un millón de pesos para material eléctrico, el cual mantiene en secrecía

*Sol Quintana Roo ya había denunciado una compra irregular a Lizbeth Abigail Borges Balam de mil 484 focos y lámparas por un millón 106 mil 297 pesos, 204 mil 637 pesos más de su valor real.

*El otrora edil fue señalado por vecinos y funcionarios de su gobierno de inflar los precios de las luminarias y colocar material chatarra.

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- A casi dos semanas de que terminara la desastrosa administración de Otoniel Segovia Martínez en Othón P. Blanco, sus malos manejos y opacidades siguen siendo un dolor de cabeza para los chetumaleños.

Y es que a diferencia de la ciudad capital que se encuentra a oscuras por falta de alumbrado público, el exalcalde sí brilló, pero por su necedad de favorecer a sus amigos y conocidos con contratos millonarios que no trajeron ningún beneficio a la población.

Nuevamente, Sol Quintana Roo presenta las irregularidades del expresidente municipal con una de sus favoritas, Lizbeth Abigail Borges Balam, quien, sin contar con registro de proveedora oficial, se ha embolsado más de dos millones de pesos al venderle material eléctrico y lámparas led que no se vieron por ningún lado.

Fue a través del convenio con vigencia del 23 de junio al 4 de agosto que el morenista se aseguró de dejar bien protegida a Borges Balam, quien cobró la nada despreciable cantidad de un millón 106 mil 297 pesos por la venta de material eléctrico para el municipio.

Y vaya que se cercioró de resguardarla, pues cuando este diario intentó acceder al contrato para conocer los pormenores de la compra, éste sólo dirige a un enlace inhabilitado.

En su edición 168, este medio desveló la adquisición de 904 lámparas Led Suburbana y 580 piezas de lámparas de 85w espiral base para embellecer la ciudad, según consta en el contrato No. OM-DRM-MOPB-ADQ-01-2021.

La compra benefició a Lizbeth Abigail Borges Balam, a quien se le pagó la cantidad de un millón 106 mil 297.09 pesos por los utensilios que debieron ser entregados en 30 días hábiles, a partir del 23 de julio pasado; sin embargo, al consultar con otros proveedores, el precio de los mil 484 focos y lámparas es de sólo 901 mil 660 pesos, lo que exhibe que se pagaron 204 mil 637 pesos más a esta surtidora.

En ese momento, también se dio a conocer que la persona física que aparece como surtidora no está en ninguna de las listas de proveedores del municipio; ni siquiera haciendo una búsqueda en internet aparece como proveedora oficial.
Casualmente, su proveedora comparte apellido con Erik Ismael Borges Balam, hijo del entrante presidente municipal de José María Morelos y también morenista, Erik Noé Borges Yam.

Y, también casualmente, Erik Ismael Borges Balam es propietario de la empresa “Grupo de Reparaciones”, que el año pasado obtuvo el favor de la cúpula guinda y se benefició de un contrato —el único que ha ganado en toda su existencia— para el servicio integral de mantenimiento de camiones recolectores, volquetes y camionetas en el municipio de Solidaridad, entonces gobernado por la morenista Laura Beristain, ¿coincidencia?

PLAGADO DE IRREGULARIDADES

En diversas ocasiones Otoniel fue señalado por inflar los precios del mantenimiento y reemplazo de luminarias, incluso por funcionarios de su propia administración.
Oportunamente, Sol Quintana Roo denunció un incremento en asaltos y accidentes por iluminación insuficiente o de pésima calidad en las colonias y fraccionamientos chetumaleños.

En noviembre de 2020 se dio a conocer que Segovia destinó más de 15 millones del erario a la rehabilitación de tres mil lámparas; es decir, cinco mil pesos por cada una.

No obstante, después se reveló que no se trataba de luminarias nuevas, sino de lámparas amarillas de medio uso, recicladas o cascajos que desechó el Ayuntamiento de Benito Juárez, como establece la licitación pública No. IO-OPB-005-2020, la cual señala que se trabajó el alumbrado público en la avenida Magisterial, entre Insurgentes y Tela, donde existen lámparas que fueron regaladas por el municipio del norte.

En febrero pasado, en un evento de entrega de reposición de luminarias, vecinos de la colonia Forjadores, quienes documentaron que sólo se cambiaron los focos y no el cableado eléctrico, le reprocharon a Segovia Martínez que gastara 770 mil pesos en 240 luminarias; es decir, tres mil 208 pesos por cada una, cuando en realidad el costo unitario es de 473 pesos.

Otro de los manejos turbios del exmunícipe se difundió en septiembre pasado, cuando la Comisión de Desarrollo Urbano y Transporte en el Cabildo de Othón P. Blanco expuso la compra de 97 lámparas para la Avenida Álvaro Obregón, por dos millones 40 mil pesos.
En otras palabras, cada lámpara modelo solaled city plus u100g57b1v costó 21 mil 30 pesos; sin embargo, su precio máximo en internet es de apenas tres mil pesos.

Esto quiere decir que el valor real del material de la obra es de 291 mil pesos, ¿dónde quedó el millón 749 mil pesos restante?

Deja una respuesta

Botón volver arriba