NÓMINA DISPENDIOSA

*“Austeridad solo para el pueblo”, parece ser el lema que tienen como estandarte los funcionarios en Quintana Roo, principalmente los presidentes municipales y regidores, quienes siguen percibiendo sueldos ostentosos

*Emir Bellos Tun recibe un sueldo mensual de 100 mil pesos; mientras que cada uno de sus nueve regidores gana 50 mil pesos al mes, lo que representaría un gasto de 6 millones 600 mil pesos anuales

*Esto ocurriría a la par que los ciudadanos se quejan de abandono y falta de empleo, como los habitantes de las comunidades, quienes reclaman la falta de impulsos hacia el turismo del municipio

Redacción/Sol Quintana Roo

Kantunilkín.- “Austeridad solo para el pueblo”, parece ser el lema que tienen como estandarte los funcionarios en Quintana Roo, principalmente los presidentes municipales y regidores, quienes están en contacto directo con los ciudadanos, pero ni así logran concientizarse de la realidad en que viven.

Para muestra de esto, el caso del presidente municipal de Lázaro Cárdenas, Emir Bellos Tun y sus nueve regidores, quienes gozan de sueldos por miles de pesos, mientras su municipio se queda en el abandono y además muestran una fractura total dentro del Ayuntamiento, lugar donde reinan las irregularidades.

Bellos Tun recibe un sueldo mensual neto por 100 mil pesos, siendo así el más alto dentro de los presidentes municipales de Quintana Roo, solo seguido de cerca por Marciano Dzul Caamal, edil de Tulum, quien percibe 79 mil 998.34 pesos al mes.

Lo que también es de llamar la atención respecto a las cantidades recibidas, es que apenas se queda a unos 16 mil 326 pesos mensuales de diferencia, respecto al sueldo otorgado al Presidente de la República, tomando en cuenta la diferencia de rangos y responsabilidades de los puestos.

Sin embargo, no conforme con el salario del Alcalde, el Ayuntamiento se ve afectado por repartir el sueldo a nueve regidores, quienes ganan 50 mil pesos al mes, lo que representaría un total de 550 mil pesos mensuales, tan solo en pagos a estos servidores públicos (incluido el presidente municipal), equivale a 6 millones 600 mil pesos anuales.

Adicional a los regidores, aparecen registrados dos funcionarios con sueldos notables, como es el caso de Felipe Jesús Novelo Pool, quien está registrado como secretario particular de presidencia, con un salario mensual neto por 40 mil pesos.

Así como la síndica municipal, Silvia del Socorro Tuz Pech, la cual cuenta con una remuneración neta mensual por 60 mil pesos, superior a todos los regidores y lo cual explicaría por qué es fiel a Bellos Tun, pues cuando este fue plantado por todos los regidores a modo de protesta, ella fue una de las dos personas que llegaron a la reunión.

Haciendo énfasis en que los datos presentados, son solamente correspondientes a los salarios netos, ya que en la información presentada en la Plataforma de Transparencia, no se tiene acceso a los montos que reciben cada uno de estos servidores públicos por conceptos de dieta, prima vacacional y aguinaldo, lo que terminarían mermando más el presupuesto de la entidad.

A pesar de tener ganancias mayores al promedio de la población, y que, actualmente en materia de empleos, Quintana Roo se encuentra en recuperación, algunos de estos funcionarios no se conforman con su puesto dentro del Ayuntamiento, como es el caso del quinto regidor, Carlos Betancourt Baas, quien adicional mantiene un lugar dentro del Colegio de Bachilleres, con un sueldo mensual por 2 mil 396.49 pesos.

Otros, simplemente han encontrado en el Cabildo municipal una fuente segura de dinero, pues en el caso de los regidores José David Kauil Chimal, Rosario Leticia Dzib Mazum y Salvador Vargas Rosas, aunque en puestos distintos, son funcionarios desde la administración de Nivardo Mena, quien los acostumbró a la buena vida, incluso dándoles poder mientras este se ausentaba para hacer campaña en otros municipios.

Lo cual probablemente haya llevado a la fractura que existe de puertas para adentro del Ayuntamiento, pero que quedó evidenciada con el abandono ya mencionado de los regidores, cuando no asistieron a una sesión ordinaria, lo que presuntamente fue como una forma de chantajear al presidente municipal para la aprobación de sus propuestas.

Esto pasa a la par que los ciudadanos se quejan de abandono y falta de empleo, como es el caso de los habitantes de las comunidades, quienes reclaman la falta de impulsos hacia el turismo, lo cual les generaría una entrada de dinero aprovechando las bellezas naturales con las que cuenta, pero es algo que no está en las prioridades de Emir Bellos.

Acción que se vio reflejada cuando las comunidades de Solferino, Chiquilá y Holbox, no fueron incluidas dentro del Programa de Inversión Anual (PIA), las cuales necesitan nuevas calles y limpieza integral, pero que fueron ignoradas como parte de una supuesta venganza por parte del Presidente Municipal tras perder las elecciones pasadas en esas comunidades.

Deja una respuesta

Botón volver arriba