NO PROTEGIÓ EL “PUEBLO MÁGICO”

*El presidente municipal Alexander Zetina Aguiluz abandonó por completo los temas ambientales no obstante de haber sido exhortado para vigilar el daño ambiental ocasionado a la laguna de Bacalar

*Actualmente, la laguna de Bacalar tiene el arrecife bacteriano de agua dulce más grande del mundo, mismo que estaría en peligro en caso de persistir el daño ambiental, debido a la contaminación

*El Ayuntamiento no ha transparentado ninguna de sus áreas administrativas, ni entregado respuesta alguna a la Semarnat y la Profepa que le han hecho varias observaciones 

Redacción/Sol Quintana Roo

Bacalar. – Alexander Zetina Aguiluz, durante seis años de administración, causó un daño irreparable a las finanzas del municipio y a la ecología al no proteger al “Pueblo Mágico” el cual adolece de atención.

El presidente municipal Alexander Zetina Aguiluz abandonó por completo los temas ambientales no obstante de haber sido exhortado para vigilar el daño ambiental ocasionado a la laguna de Bacalar.

Actualmente, la laguna de Bacalar tiene el arrecife bacteriano de agua dulce más grande del mundo, mismo que estaría en peligro en caso de persistir el daño ambiental, debido a la contaminación.

El Ayuntamiento no ha transparentado ninguna de sus áreas administrativas, ni entregada respuesta alguna a la Semarnat y la Profepa que le han hecho varias observaciones.

El municipio, hasta el momento no ha resuelto temas en materia ambiental, no obstante que este ha sido exhortado por la diputada María del Carmen Cabrera Lagunas ante la Semarnat y la Profepa a tomar medidas y hacer pública la información relativa al daño ambiental ocasionado a la laguna de Bacalar y siguen haciendo caso omiso.

Actualmente, la laguna de Bacalar tiene el arrecife bacteriano de agua dulce más grande del mundo, mismo que estaría en peligro, en caso de persistir el daño ambiental debido a la contaminación y la acumulación de basura la cual ha provocado que la laguna comience a perder tonalidades.

Asimismo, el Ayuntamiento como órgano de representación popular encargado de la administración, llegue a ser transparente al encargarse de llevar a cabo todas las tareas administrativas de las que tenga competencia dentro de su municipio.

Según datos oficiales, todo parecía estar bien en el municipio o eso hicieron creer en el Segundo Informe de Gobierno en materia de desarrollo sostenible, donde uno de sus puntos principales a tratar fue “ecología y medio ambiente”, pero al parecer al inicio de 2021 a la hora de asignar presupuesto, esto no quedó más que en palabras, ni las 1,615 denuncias a nivel estatal pesaron para el Cabildo de Bacalar.

Sonó mucho el tema sobre daño ambiental, lo cual para los pobladores no es algo nuevo, tanto como la cuestión de drenajes y aunque la alcaldía nos hace énfasis en que cuenta con riqueza natural y patrimonial, dejó ver todo lo contrario, porque tal parece que la única riqueza que le importa es la de enriquecerse a sí mismo. En lo que va del año en curso se han entregado 697 concesiones, licencias, permisos y autorizaciones.

No se puede olvidar que en 2020 se le acusó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que estaba lotificando áreas marcadas como “terrenos ecológicos” para su venta.

Al segundo mes de inicios del año, la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión exhortó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno Federal en conjunto a la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente, a hacer pública la información relativa al daño ocasionado a la laguna de Bacalar en el Estado de Quintana Roo. Misma que el periódico Sol Quintana Roo exhibe en esta nota informativa.

Actualmente, solo queda preguntarse quién nos dará los argumentos y justificaciones ambientales que se han externado en cuanto a actividad y obras en el ecosistema lagunar se han dado sin autorización de impacto ambiental federal.

Deja una respuesta

Botón volver arriba