NIÑO SECUESTRADO POR UN COMANDO SIGUE DESAPARECIDO

*Tanto del Gobierno del Estado y la Fiscalía han guardado hermetismo sobre el caso, mientras la angustia y desesperación reinan entre la familia del desaparecido

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- Ha transcurrido más de una semana del secuestro de Zac Gerald, en la casa de sus abuelos en Mérida y aún se desconoce el paradero del menor de 8 años de edad. Un comando armado integrado  por al menos 10 sujetos se llevó al niño por la fuerza el pasado 15 de septiembre.

Tanto del Gobierno del Estado y la Fiscalía han guardado hermetismo sobre el caso, mientras la angustia y desesperación reinan entre la familia del desaparecido.

Los sujetos que se llevaron al menor en ningún momento mostraron credenciales de pertenecer a alguna corporación policiaca o documentación de cateo que avalara la acción.

En videos proporcionados por la familia del menor, se observa como el grupo de sujetos entra y sale de la vivienda en Montecristo en forma apresurada en horas de la madrugada.

La familia es originaria de Cancún, Quintana Roo.

Como se recordará, Ana Cristina, la tía de Zac Gerald, denunció que el día de los hechos, al menos tres autos ingresaron a la privada en donde viven, a punta de pistola, bajaron al menos 10 personas fuertemente armadas, no se identificaron, ni mostraron algún papel oficial para llevarse al menor. Fueron siete los que ingresaron a la casa de los abuelos del menor, rompiendo con un mazo la cerradura de la puerta de la vivienda.

La denunciante creyó que se trataba de un robo, ya que cuando los sujetos entraron a su habitación, le prendieron la luz y la despertaron a gritos, azotando las armas contra el piso y de manera muy amenazante le preguntaron por su sobrino.

Cuando ingresaron a la habitación de los abuelos donde dormía el menor, éste se escondió en un closet, fue uno de los invasores quien lo encontró y lo tomó de manera inmediata.

El presunto operativo duró sólo seis minutos y la familia del menor asegura que las personas que se llevaron al menor en ningún momento se identificaron, ni mostraron alguna documentación.

El abuelo del menor los siguió hasta el complejo de la Fiscalía General del Estado en la ciudad de Mérida, donde le informaron que los agentes que ingresaron a su hogar eran agentes federales.

Aseguró que los elementos que sustrajeron al menor habrían sido enviados desde la Ciudad de México, pese a que se identificaron como integrantes e incluso llegaron al domicilio a bordo de unidades de la FGE.

Familiares llamaron al número de emergencias 911, por lo que al lugar se presentaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), solamente tomaron conocimiento de los hechos. Actualmente hay un juicio en curso para que los abuelos del menor se queden con la custodia de Zac, por lo que se presume que es la madre del menor, quien está detrás de la sustracción.

https://www.instagram.com/p/CUBTpKEg29k/

Geraldine Esquivel también conocida como “Cherry Ahava” porque amenazó con matar a los padres que criaron a Zac, por lo que hay una orden de restricción, lo abandonó y los abuelos, junto con la tía se hicieron cargo del pequeño desde temprana edad.

De momento, se desconoce el paradero del menor que fue sustraído de la casa de sus abuelos en Mérida, por dicha situación sus familiares han creado una cuenta en Instagram para tratar de ubicarlo.

De acuerdo con lo que se averiguó, la hija que pelea la custodia es madre soltera de Zac y recientemente comenzó a vivir con un abogado del Estado de México.

Desde entonces emprendió un pleito legal para llevarse al niño, a quien los abuelos han crecido desde que nació.

Los abuelos son originarios de Cancún, Quintana Roo. Al parecer, nunca hicieron trámites para asegurar la custodia del menor, aunque tiene los apellidos de soltera de su madre.

Desafortunadamente, la sustracción y el alejamiento de menores de edad de sus tutores no es algo nuevo en Yucatán. Durante años, la abogada Dariana Quintal ha investigado casos en los que las autoridades fabrican cargos en contra de los guardianes para ingresar a los menores al sistema estatal de albergues.

Deja una respuesta

Botón volver arriba