MATAR COMO UN JUEGO

*Bajo las órdenes de Heriberto Lazcano, dos personalidades violentas que, juntas, se complementaban para generar violencia

*A “El Hummer” se le atribuyen múltiples crímenes, entre otros, el del cantante de música popular, Valentín Elizalde

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche | Sol Chiapas | Sol Belice | La Opinión de Puebla

(Cuarta de cinco partes)

Ciudad de México.- González Durán pasó así a formar parte del equipo de 28 militares –de un total de 31 que fundaron Los Zetas –y que servían, además, como escudo personal de Osiel Cárdenas Guillén, jefe del Cártel del Golfo, cuyo liderazgo duró de 1996 a 2003. En este año fue capturado, recluido en el penal de alta seguridad de La Palma y posteriormente extraditado a Estados Unidos, donde se encuentra preso.

A lo largo de nueve años, Jaime González Durán –más conocido como “El Hummer” que por su nombre– operaba como sicario en el Cártel del Golfo. Estaba bajo las órdenes de Heriberto Lazcano, dos personalidades violentas que, juntas, se complementaban para generar violencia. Para ellos matar era como un juego, dormida la consciencia,  no parecían sufrir culpas por su desenfrenado automatismo criminal.

Los militares que conformaron el grupo Los Zetas eran los más sanguinarios. La capacidad para el exterminio, mostrada en sus años como matón, le abrieron las puertas para convertirse en jefe de la plaza de Reynosa, Tamaulipas. Desde ahí controlaba las actividades delictivas de Los Zetas en cinco entidades, incluyendo San Luis Potosí, su tierra natal.

A “El Hummer” se le atribuyen múltiples crímenes, entre otros, el del cantante de música popular, Valentín Elizalde. Cuando el artista subió al estrado para comenzar su presentación en un palenque organizado en Tamaulipas, ya estaba amenazado.

Otra versión sobre el crimen de Valentín Elizalde es que tenía amoríos con una novia de “El Hummer”, a quien siempre le dedicaba la última canción que interpretaba. Según las versiones que circularon en torno al asesinato, González Durán le había advertido al cantante que se alejara de la mujer. También le prohibió cerrar su show con la canción especial que guardaba para el final como una muestra de su amor.

Elizalde, de acuerdo con las investigaciones del caso, desoyó la advertencia de “El Hummer”. Cuando terminó su concierto se retiró a su camerino y, posteriormente, fue acribillado.

Por ese y otros asesinatos, el Gobierno Federal aceleró la búsqueda del sanguinario Zeta. La tarde del lunes 7 de noviembre de 2008, tres días después del avionazo en el que perdieron la vida Juan Camino Mouriño y José Luis Santiago Vasconcelos –secretario de Gobernación y titular de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada– González Durán fue detenido en un operativo implementado por la Policía Federal y el Ejército.

Después de su arresto, Jaime González Durán fue ingresado al penal de La Palma, en el Estado de México, donde purga una sentencia de 35 años, la cual termina en el año 2043. Para entonces, si vive, obtendría su libertad cuando cumpla 72 años.

Deja una respuesta

Botón volver arriba