LOS  TEQUILEROS: VIOLENCIA EXTREMA

*Es lamentable ver como pueblos enteros han sido abandonados por sus habitantes, como consecuencia de la violencia exacerbada que ejercen los cárteles de la droga.

*El terror que infunde el Cártel de los Tequileros no es solamente con la población, las autoridades también son víctimas de este grupo criminal, hasta los alcaldes de la región son extorsionados.

*Son uno de los cárteles más sanguinarios, pues no solo asesinan: También decapitan, descuartizan los cuerpos y los desaparecen.

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Cuarta y última parte)

Guerrero.- El municipio de San Miguel Totolapan está considerado el más violento de la zona de Tierra Caliente, Guerrero: Pueblos enteros han sido abandonados por sus habitantes, como consecuencia de la violencia exacerbada que ejercen los cárteles de la droga. Aquí la ley la impone el Cártel de Los Tequileros, organización delictiva que se caracteriza por su violencia extrema. Sus miembros son los más sanguinarios.

San Miguel Totolapan —territorio de asiento de los Tequileros—, es uno de los municipios más pobres de esa región. Las autoridades del Estado reconocen que algunas familias viven de la siembra y cultivo de amapola. Por eso el narco los mantiene capturados.

El Cártel de Los Tequileros tiene historia: Surgió de una escisión que sufrió la organización “Guerreros Unidos”, una de las organizaciones más violentas, que opera en la Tierra Caliente y al norte de Guerrero. La disputa territorial de Los Tequileros es con el Cártel de la Familia Michoacana. Y los territorios que están en guerra son Ajuchitlán del Progreso, Zirándaro y Coyuca de Catalán.

El líder del cártel, apodado “El Tequilero”, trabajó con “El Chente”, líder de Guerreros Unidos, hasta antes de su captura, en 2014. Tras este hecho, se separó del Cártel y se independizó. Los tentáculos de este Cártel crecieron con cierta rapidez: De operar en San Miguel Totolapan y La Gavia, ahora controlan diez municipios.

De acuerdo con informes policíacos, se caracterizan por la amenaza. Extorsionan a los alcaldes de la región, explotan la industria del secuestro y para ello utilizan los servicios de su grupo armado —Las Fuerzas Especiales Tequileras—, las cuales actúan ejecutando los plagios para luego cobrar los rescates. Quien no paga se muere, es su leyenda.

El Cártel de Los Tequileros, de acuerdo con las autoridades, también opera con extorsiones, cobro de cuotas o piso. Explotan el terror a través de las redes sociales, a través de las cuales lanzan amenazas, exhiben videos de sus víctimas y presionan a sus familiares para que paguen los rescates.

Disponen de armamento de alto poder —rifles de asalto Ak-47, granadas y pistolas de largo alcance— con las que mantienen bajo amenaza a toda la región.

Uno de sus crímenes más horrendos fue el de Carlos Salanueva, dirigente municipal del PRI en Ajuchitlán del Progreso: Su cuerpo fue hallado completamente descuartizado. Junto a los despojos, un cartelón decía: “Esto les va a pasar a quienes apoyen a la FM (Familia Michoacana), atentamente, “El Tequilero”.

El grupo criminal, según las radiografías criminales elaboradas por las autoridades de Guerrero, son uno de los cárteles más sanguinarios, pues no sólo asesinan: También decapitan, descuartizan los cuerpos y los desaparecen.

Así es la ley de “Los Tequileros”.

Deja una respuesta

Botón volver arriba