LOS CAPITALES

Edgar González Martínez/Sol Quintana Roo

Inversionistas “aterrados” ante la intensidad de los contagios por Ómicron.

 Si bien en México las autoridades han manifestado que no detendrán la marcha de la economía y han exhortado a los ciudadanos a usar cubrebocas, y poner en práctica todas las medidas para evitar el contagio, la posibilidad de que otros gobiernos del mundo decreten un paro de labores sigue creciendo, y con ello, un nuevo desajuste en la producción y consumo mundial, que irremediablemente afectaría a México.

En la primera semana del año en el que poco a poco se retoma la normalidad en términos de volumen de operación después de las festividades de Navidad y Año Nuevo, los operadores siguen atentos a la variante Ómicron, que continúa dejando elevadas cifras de contagios alrededor del mundo. Si bien el número de muertes sigue cayendo, los contagios van en aumento, afectando y orillando a muchos trabajadores a faltar a sus empleos. Sí, a lo que más temen los empresarios e a las interrupciones a la actividad económica debido a la ausencia de empleados y la posibilidad de más restricciones gubernamentales siguen siendo una preocupación para inversionistas.

También fue noticia las minutas de la última reunión de la FED, donde la principal novedad fue que al interior del banco central se intensificó la discusión sobre la reducción de la hoja del balance (balance sheet), algo que inicialmente fue interpretado como un paso que implicaría reducciones de liquidez en los mercados financieros globales. En este sentido, las cifras económicas de empleo estadounidense, las cuales sin ser nada excepcionales, fortalecieron la idea de que la FED tendría argumentos válidos para intensificar el endurecimiento de su política monetaria en este 2022. También fue noticia el acuerdo de la OPEP+ para extender sus planes de reducción de los recortes a la producción de crudo. En fin, un mal principio de año.

La inflación, el fenómeno económico mundial que afecta a México.

En México, tradicionalmente, el incremento en los salarios mínimos había sido el pretexto para que el Indice Nacional de Precios al Consumidor, subiera; hoy, todo afecta: los gastos estacionarios, el virus Ómicron, y el incremento en precios que a principios de año padecen las familias, son los más importantes, pero no los únicos. En México, los precios al consumidor concluyeron el 2021 con un incremento anual de 7.36%, el mayor desde enero de 2001.

La buena noticia es que, en términos anuales, la inflación general parece haber alcanzado cierta estabilidad, con la posibilidad de que en los siguientes meses fluctúe alrededor de estos niveles de diciembre, aunque muy dependiente de precios de bienes como los combustibles, y que le permita cerrar el 2022 alrededor de 4.50%. La mala noticia es que el rubro subyacente, aquel que excluye bienes volátiles como energéticos y alimentos, así como el que tiene implicaciones de política monetaria y en la formación de expectativas de mediano plazo de inflación, sigue subiendo e incluso aceleró el ritmo de crecimiento al ubicarse ya en 5.94% y con posibilidades de que supere el 6.0% en los primeros meses del año. Con estos niveles de precios, Banxico deberá seguir con su política de subida de tasas de interés, por lo que en su encuentro de febrero se anticipa por lo menos un alza de 25 puntos base.

Sin embargo, es importante mencionar que enero no es el mes con la mayor alza de precios en el año ya que en México, al menos en el promedio de los últimos 20 años, el mes de noviembre ha registrado una inflación del 0.77% mensual; y enero ocupa el segundo lugar con 0.56% de inflación mensual en promedio. La diferencia de este con otros años es que si enero presenta dicho crecimiento promedio, estaría registrando una inflación del 7.04% anual; es decir, respecto de enero del año 2021. Por tanto, en este año se espera que la cuesta de enero sea profunda y prolongada.

Por otra parte, el peso mexicano tuvo una semana volátil, de altibajos, cotizando en un rango relativamente acotado y concluyendo con un avance marginal. En las siguientes semanas, nos dicen analistas de Consultores Internacionales, el peso mexicano pondrá a prueba su fortaleza con la creciente especulación sobre un endurecimiento de la política monetaria de la FED mayor a lo previsto, el regreso a la normalidad de los volúmenes de operación post-fiestas decembrinas, así como por la progresiva preocupación en torno al robusto incremento global de contagios de Covid-19.

La actividad aeroportuaria sigue creciendo en todo el país. 

Los pasajeros de los aeropuertos operados en México por parte de Asur, Gap y Oma, siguieron con avances en diciembre que se colocaron en línea con nuestras estimaciones. Respecto al total de las operaciones (incluyendo aquellas fuera de México), Asur presentó un crecimiento en el tráfico de pasajeros de 79.1%, Gap un alza de 58.8% y Oma un aumento de 58.1%. A pesar de los retos en el entorno, la demanda de pasajeros se mantuvo sólida, ubicándose por arriba de niveles pre-pandemia. De esta manera, reiteramos nuestra visión positiva para el sector.

Grupo Volkswagen, segundo lugar nacional en ventas.

No obstante la crisis de salud pública y económica a causa de la pandemia por Coronavirus, así como por el desabasto de componentes para la manufactura de vehículos, el Grupo Volkswagen ha mantenido un desempeño sólido en el mercado doméstico cerrando el 2021 como el segundo lugar total de ventas en el mercado doméstico. Las marcas del Grupo Volkswagen con presencia en México, Volkswagen Vehículos para Pasajeros, Volkswagen Vehículos Comerciales, Audi, SEAT, CUPRA, Porsche y Bentley entregaron a sus clientes 130,115 vehículos cifra que representó un crecimiento de 3.4 por ciento en comparación con el acumulado de los meses de enero a diciembre de 2020, cuando comercializaron 125,895 unidades.

Deja una respuesta

Botón volver arriba