LOCALIZAN OTRA NARCOAVIONETA EN CHIAPAS; LLEVABA 223 KG DE COCAÍNA

*El conductor de la aeronave fue vinculado a proceso, por lo que permanecerá en prisión como medida cautelar preventiva, en lo que finaliza la investigación en curso, la cual tiene como límite fijado de tres meses.

*El vehículo aéreo fue hallado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), cuando sobrevolaba la Reserva de la Biosfera Montes Azules, muy cerca de Oscosingo, por lo que lo obligaron a descender

*Aparte de la droga divida en 25 paquetes, el piloto cargaba con un arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, tres cargadores y diecinueve cartuchos útiles

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Chiapas.- El conductor de la avioneta localizada en Oscosingo, Carlos “G” fue vinculado a proceso, luego que un juez determinará su grado de culpabilidad tras el hallazgo de un vehículo aéreo, el cual transportaba 223 kilogramos de cocaína, además que tenía en su poder un arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

De acuerdo con la información dad por la Fiscalía General de la República (FGR), la aeronave fue localizada por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), cuando sobrevolaba la Reserva de la Biosfera Montes Azules, muy cerca de Oscosingo, por lo que se ordenó su descenso, el cual tuvo lugar a pocos kilómetros.

Los elementos de las fuerzas castrenses tras una inspección encontraron 223 kilos 966 gramos siete miligramos de clorhidrato de cocaína, los cuales estaban distribuidos en 25 paquetes, además un arma de fuego, tres cargadores y diecinueve cartuchos útiles, por lo que el piloto fue puesto bajo custodia de las autoridades.

Personal del Ministerio Público de la Federación (MPF), presentó los datos de prueba suficientes y contundentes al Juez de la causa, quien decretó que la detención se realizó en pleno derecho y respetando sus libertades individuales. Posteriormente, el mismo magistrado lo vinculó a proceso, por ello el sujeto permanecerá en prisión, pues se le otorgó prisión preventiva oficiosa como medida cautelar.

Las autoridades decretaron un plazo de tres meses para que concluya la investigación complementaria, tiempo que permanecerá el imputado en prisión.

CHIAPAS, RUTA DE ENTRADA AL NARCO

El pasado 2 de febrero, un total de 213 kilogramos de cocaína fueron incautados al interior de la caja de un tráiler, el cual transportaba plátanos, por lo que tanto las drogas como el transporte y el conductor fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR), en espera que se le resuelva sus situación jurídica.

Por su parte, 25 de noviembre, el personal del Ejército Mexicano con apoyo de la Fiscalía General de la República, implementaron un operativo en donde lograron el aseguramiento de aproximadamente 593 kg de posible cocaína, así como, una persona detenida, en un domicilio del Municipio de Tapachula.

Al arribar el personal militar y policiaco observaron a un sujeto saliendo del inmueble, mismo que al notar la presencia de los agentes lanzo una maleta al suelo para posteriormente entrar a dicho domicilio, sin embargo, al tener a la vista la maleta, los elementos militares encontraron en su interior 3 paquetes sellados con posible cocaína, por lo que, realizaron el aseguramiento del área y establecieron un perímetro de seguridad para posteriormente y se solicitó a la Fiscalía General de la República una orden técnica de investigación y al cumplimentarse se aseguró lo siguiente: 593 kg de posible cocaína; 1 arma larga; 1 detenido; 1 inmueble.

El detenido y lo asegurado fueron puestos a disposición de las autoridades competentes, quienes realizarán la confirmación pericial del tipo y cantidad de droga.

El 7 de noviembre, La Secretaría de Marina confirmó el aseguramiento de 44 bultos, con mil 326 paquetes tipo ladrillo, equivalentes a mil 312 kilogramos de cocaína.

Como Grupo Sol Corporativo informó, la incautación tuvo lugar a 340 kilómetros al suroeste de Puerto Chiapas, donde un avión tipo Cessna, procedente de Sudamérica, lanzó el cargamento al mar, luego de que sus tripulantes se percataran de la presencia de las Fuerzas Armadas.

Tanto marinos como soldados aseguraron los estupefacientes y lo pusieron a disposición de la Subdelegación de la Fiscalía General de la República (FGR), en Tapachula.

El 8 de octubre pasado, una avioneta procedente de Sudamérica con 340 kilogramos de presunta cocaína fue asegurada por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional a 14 kilómetros al suroeste de Tres Picos, en el municipio de Tonalá, Chiapas.

Antes, el 21 de septiembre, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) informó el derribamiento de una avioneta, proveniente de México, con destino a Zulia, en Venezuela.

La aeronave “Sabreliner”, matrícula XB-RXG, tenía rumbo al aeropuerto de Reina Beatrix, en el estado de Zulia. La FANB informó que el ingreso ilegal al espacio aéreo venezolano orilló a los militares a comenzar con el derribo de la avioneta. La unidad cayó incendiada y hecha pedazos, quedando parcialmente destruida.

Tres días antes, el 18 de septiembre, una presunta narcoavioneta se desplomó en Isla Pérez, en el Parque Nacional Arrecife Alacranes, a unos 122 kilómetros de Progreso, Yucatán.

Así lo confirmó la Capitanía de Puerto, que señaló de inmediato inició la búsqueda de la aeronave, la cual presuntamente habría caído al agua, sin que se conociera el cargamento transportado.

El 31 de agosto, un avión tipo Cessna con alrededor de 652 kilos de cocaína distribuidos en 587 paquetes fue interceptado e incautado en una pista clandestina ubicada en la comunidad del Castaño, Chiapas.

Cabe mencionar, que durante el operativo implementado por los elementos castrenses, uno de los vehículos militares volcó en un camino de terracería, resultando heridos seis de los elementos, los cuales fueron trasladados al hospital para su atención correspondiente.

El 13 de agosto, una narcoavioneta que trasladaba 460.5 kilogramos de cocaína también fue incautada, a 79 kilómetros al este de Miguel Hidalgo, municipio de Candelaria, en la zona limítrofe con Guatemala y Tabasco.
El 5 de agosto pasado, un avión tipo Cessna procedente de Centroamérica, con 120 kilogramos de cocaína, fue interceptado y obligado a aterrizar en la Costa de Chiapas, a 32 kilómetros al sureste de Mapastepec.

También, el 1 de agosto se localizó una narcoavioneta dentro del territorio de Belice, la cual fue localizada por las Fuerzas Armadas de este país, cerca del poblado Crique Sarco del distrito de Toledo, el cual colinda con Guatemala.

Al parecer el avión fue utilizado para transportar droga a Guatemala, aunque no se descarta que haya sido ingresada a Chiapas, Tabasco o incluso Quintana Roo; el sitio donde fue encontrada, Crique Sarco, se localiza a 40 kilómetros de Punta Gorda la capital del distrito de Toledo, sitio que es un punto ciego para las autoridades.

El narcoavión fue detectado por la mañana, pero se le perdió la vista hasta cercana la noche, donde gracias al operativo implementado por las autoridades se logró encontrar un avión biomotor de 30 pies de largo abandonado al final de una pista de aterrizaje ilegal de aproximadamente una milla de distancia; cabe señalar que dicha aeronave se encontraba quemada, recurso utilizado por las bandas criminales para evitar el rastreo de la unidad.

Una semana antes fue encontrado un narcojet en un campo cercano a la localidad de Spanish Lookout, en el distrito de Cayo, en frontera con Guatemala; dicho Jet Sabreliner se encontró abandonado y sin rastro del cargamento, tan solo se localizaron unas bolsas en su interior, las cuales habrían sido utilizadas para el transporte de las sustancias ilegales.

El 26 de julio se aseguró un Lear Jet que transportaba 800 kilos de estupefacientes cuando aterrizó en un campo de Chiapas al ser perseguido por las autoridades, quienes lo detectaron cuando intentó ingresar a Othón P. Blanco.

El 27 de junio se encontró otra aeronave abandonada y quemada en el distrito de Toledo; y un narcojet más tipo Grumman Gulstream G-III fue ubicado el 3 de marzo cerca del Río Monkey, el cual habría sido usada para transportar aproximadamente una tonelada y media de cocaína, sin embargo, al momento de su localización se encontraba vacía y sin testigos del aterrizaje.

Deja un comentario