LO DECIMOS EN CINCO PÁRRAFOS

IRRESPONSABLES Y AUSENTES

Redacción/Sol Quintana Roo

No conforme con ser padre ausente, Édgar Ernesto Hendricks Rubio, hijo del exgobernador Joaquín Hendricks Díaz, incumple con su responsabilidad de aportar económicamente a su hija, echando mano de su parentesco, dinero e influencias para permanecer impune ante la ley.

De acuerdo con la denuncia, difundida en el marco del Día del Padre, Hendricks Rubio es incapaz de brindar un solo peso a la adolescente de 14 años, aprovechándose de su posición como hijo del exmandatario.

Esto, a pesar de que el abuelo de la menor es accionista de al menos tres empresas en Quintana Roo y posee una considerable fortuna; además de varios inmuebles, los cuales obtuvo mediante un esquema que consistió en malbaratar terrenos de alta plusvalía en el norte de la Entidad.

En la lista de deudores alimentarios también aparece Luis Héctor Sarti Pérez, expresidente de la Barra de Abogados de Quintana Roo, quien no aporta económicamente a sus hijos de cinco y ocho años (este último con trastorno de espectro autista), y contra quien hay una investigación por el delito de violencia familiar y tráfico de influencias.

Funcionarios estatales y municipales, periodistas, taxistas, entre otros sujetos, engrosan el listado de padres morosos, quienes son encubiertos por todo el aparato del Estado –especialmente por el Congreso–, pues ni siquiera existen propuestas para registrarlos en un padrón de deudores alimentarios o aplicarles sanciones inmediatas… por el contrario, hasta parecen premiarlos.

Deja una respuesta

Botón volver arriba