Lo Decimos En Cinco Párrafos

IRAZÚ SARABIA… NO DA UNA

*No cesan las quejas en contra de la secretaria de Obras Pública, Irazú Sarabia May, quien ahora no sólo tiene en contra a los constructores, sino que también a los pobladores de diversas comunidades por su antipatía profesional

Redacción/Sol Quintana Roo

Una tras otra, así son las quejas que tiene la Secretaría de Obras Públicas (SEOP) que tiene al frente a Irazú Sarabia May. En esta ocasión son habitantes de las comunidades de Buena Fe, Jerusalén, San Fernando, Guadalupe Victoria, Margarita Maza, Iturbide y Progreso, del municipio de Bacalar, quiénes se quejan de que dicha dependencia hace trabajos sólo en poblaciones elegidas por la Secretaría en turno.

No cesan las quejas en contra de la secretaria de Obras Pública, Irazú Sarabia May, quien ahora no sólo tiene en contra a los constructores, sino que también a los pobladores de diversas comunidades por su antipatía profesional. Reparó tramo de Río Escondido-Huatusco e ignoró el circuito que los comunica, pese a que los recursos fueron de Fondo para la Atención de Desastres Naturales (Faden) 2022 y tuvo un monto de 5 millones 823 mil 272.96 pesos.

De acuerdo con los comuneros, la secretaria podría estar ejerciendo una pequeña venganza de hechos sucedidos hace muchos años, cuando ella pertenecía a otro grupo político. El camino que conduce a las poblaciones no ha sido atendido desde hace varios años, por lo que se encuentra en pésimas condiciones, al grado que los vehículos quedan atrapados.

Es por ello, que los pobladores hicieron un llamado a las autoridades de la Secretaría de Obras Públicas del Gobierno del Estado para que atienda esta solicitud, debido a que desde hace varios años que no se rehabilitan los caminos y se olviden colores y rencores y se trabaje por el bien de los ciudadanos.

Es de esta manera que queda comprobado que el puesto le quedó grande a Sarabia May, quien en su momento logró hacer fortuna cuando trabajó de la mano de Juan Carrillo, en el ayuntamiento de Isla Mujeres, pero no es lo mismo firmar las órdenes que trabajar en el beneficio de los ciudadanos. Zapatero… a tu zapato.

Deja una respuesta

Botón volver arriba