LEYENDAS: LA PIEL DEL VENADO

Redacción/Sol Quintana Roo

Cuenta la leyenda, que hace cientos de años, la piel del venado era de un color muy claro, y debido a eso, los hombres los cazaban fácilmente.

Estos disfrutaban de su rica su carne, y con su piel hacían escudos para sus guerreros.

Debido a su explotación, en el Mayab estuvo casi por desaparecer el venado.

Una vez, cuando un pequeño venado tomaba agua del río, escucho voces de humanos, y al voltear, vio a varios cazadores.

Este emprendió huida rápidamente, pero por otro lado, los cazadores tiraban muchas flechas.

El Venado corrió lo más veloz que pudo, y se escondió en una cueva entre hierbas altas para descansar debido a sus heridas.

En esta cueva, vivían tres espíritus buenos, quienes ayudaron al Venado y le aliviaron su dolor, luego, le permitieron quedarse unos días escondido.

Pasado el tiempo y cuando ya se sentía mejor, el pequeño venado decidió que ya era hora de irse, así que se despidió de los generosos espíritus que a su vez le dijeron: «Eres un animal bueno y noble.«

«Te ayudaremos y te llevaremos a la entrada de la gruta.»

Cuando llegaron a lugar mencionado, uno de los espíritus agarró la tierra, y la esparció sobre la piel del pequeño Venado.

Luego, pidió al Sol que cambie con sus rayos el color de su piel, por el color de la tierra y con manchas en formas de cuevas para que nunca olvide, que si corre peligro, puede ocultarse en las profundas cavernas donde le darán protección.

Deja una respuesta

Botón volver arriba