LEYENDAS: LA CASA DE LA TÍA TOÑA

Redacción/Sol Quintana Roo

Esta leyenda ocurre en el Estado de México, sobre la Avenida Constituyentes cerca del Panteón Dolores, ahí es donde ubica la casa de “La Tía Toña”. Muchos cuentan que en ella vivía una señora que era muy buena con los desamparados, los alimentaba incluso llegó a adoptar a varios niños pobres.

Toña era una mujer sola y lo que menos quería era pasar el resto de su vida sin compañía, ya había sufrido bastante por años después de la muerte de su marido.

Pero por desgracia estos niños no eran buenos con ella, a pesar de todo lo que Toña hacía por ellos, algunos le robaban lo poco o mucho que tenía.

Se dice que ella guardaba una gran fortuna que su marido le dejó al no tener muchos valores, los jóvenes no respetaban mucho a Toña y en su rebeldía llegaron a desaparecer objetos de valor que guardaba la casa.

Un día ella entró en tal desesperación por la ingratitud de sus inquilinos que en un arranque de ira los mató a golpes, a todos y cada uno de ellos, enseguida los arrojó por el barranco.

Después de este suceso ella se encerró en su cuarto y se quitó la vida arrepentida de su acto.

Nadie supo más de Toña, pero se dice que su silueta se puede ver flotando en la recámara principal, a la vez también se escuchan sonidos de jóvenes que atormentan aún el espíritu de Antonieta.

Deja una respuesta

Botón volver arriba