Leyendas: el ánima sola, María Celestina

Redacción/Sol Quintana Roo

Como le es llamado a este espíritu, en vida no se purgó de sus culpas y fue condenada a vivir en el limbo… Lastimosamente, gente «demoniaca» sujeta a la mala práctica del espiritismo, la hechicería y la magia negra, la utiliza para atormentar a las personas, ya sea por maldad, odio, envidia o porque simplemente no tienen humanidad y asumen que el pedir perdón a Dios será suficiente al momento del juicio final…

Un espíritu que por ansias de elevar su alma a un plano superior es capaz de cumplir los caprichos de quienes la utilizan, por los más mínimos cabos de velas, tabacos, misas, monedas, entre otros. Condenándose cada día más en el plano en el que se encuentra la pena que sufre este espíritu, es gracias a la voluntad del inconsciente y vivo «brujo pendejo» sin humanidad ni consciencia del ser. 

Conocedores le han visto sufrir, arrastrarse, llorar, implorar ayuda al no querer dañar a una persona, ni hacerle sufrir mucho menos atormentarlo; sin embargo, es un espíritu cumplido, ya que por más mínimo que sea la ofrenda que se le haga, pues tanto es su desespero por subir de plano… Que sencillamente ella se ve obligada a cumplir, no es mala de naturaleza o perversa. Dañino es quien la utiliza para fines maléficos y de malestares al prójimo. Sin embargo, no se recomienda jugar con ella porque siempre cobra lo prometido.

Es un espíritu que se puede bajar en cualquier portal, y puede bien persignarse y hacer la señal de la cruz, puesto que no es un demonio si se baja y se la trata, pues se puede atender sirviéndole una copa de vino, un cigarro y le encanta usar perfumes eso le complace, pero es un espíritu de cuidado. Puesto que su único objetivo es el de buscar luces y elevación de la manera que sea.

El Anima Sola se presenta en forma de mujer y según lo que se cuenta puede cobrar las velas de las Ánimas Benditas, pues en muchos pueblos la gente acostumbra a pedir favores a las Ánimas y estas casi siempre le conceden los favores a cambio de que se tengan prendidas cierta cantidad de velas durante un tiempo antes prometido, de no cumplirse con esta contra prestación de los devotos, hace su entrada el Anima Sola; para recordar la deuda.

En Guatire, sector las Flores del Ingenio; se cuenta que una señora devota de las ánimas, en una ocasión olvidó prender la prometida vela a pago de favores de estas, esa noche tocaron a su puerta y resultó ser una amiga de la cual tenía tiempo no veía, para su desdicha e ingenuidad la invitó a pasar, al momento y una vez dentro la visita se convirtió en un celaje que recorrió –Cuál inmensa sombra negra–Toda la sala, tomando a su víctima por los cabellos en repetidas ocasiones causándole grandes moretones, la señora aterrada se arrastró como pudo hasta el altar y prendió temblorosa un cabito de vela a la vez que pedía perdón por el olvido, al momento la gran sombra abandonó la casa; dejando privada a la olvidadiza señora, quien desde entonces prende a diario gran cantidad de velas, aunque no haya nunca más pedido un favor ni dejado pasar a su casa visita alguna.

Esto es literatura, en realidad no se sabe si existe o no, aunque sobre todo en Latinoamérica sea tradición popular pedirle a estos tipos de espíritus existencia es indefinida y dudosa. Quienes afirman su existencia reiteran que esto no es un juego y un mal uso de las ánimas podría llevar a las enfermedades y la desgracia.

Deja un comentario