LA UNIÓN TEPITO SIEMBRA EL TERROR EN LAS AZOTEAS DE LA CDMX

*El asesinato de dos niños mazahuas en la capital reveló que la Unión Tepito opera en jaulas de las azoteas de vecindades en el Centro Histórico de la CDMX

*Células del CJNG y del Cártel de Sinaloa ya tienen presencia en la capital mexicana desde hace varios años

*El gobierno de la CDMX no ha podido aclarar el destino de más de 9.2 millones de pesos

Tania Vargas/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Ciudad de México.- Droga, armas, osamentas, cuerpos y personas secuestradas se guardan en las carpas que se encuentran en las azoteas de algunos predios en el centro de la Ciudad de México. Todo esto quedó evidenciado tras el asesinato y descuartizamiento de dos niños mazahuas, de 12 y 14 años. Pero, ¿desde cuándo sucede? ¿Desde cuándo el crimen organizado opera en el primer cuadro de la capital del país ante la mirada pasiva de las autoridades?

Desde su administración, el ex jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, aseguraba que en la capital no había cárteles. Según el ex mandatario capitalino, en la CDMX solo había presencia de grupos delictivos menores, de entre ellos, el más fuerte era la Unión Tepito, que no pasaban de ser narcomenudistas que operaban en el centro de la ciudad.

Sin embargo, en 2017, Antonio Mazzitelli, jefe para México y Centroamérica de la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), ya denunciaba que de los nueve grandes cárteles que controlaban México, en ese entonces, al menos cinco operaban en la Ciudad de México: Los Beltrán Leyva, la Familia Michoacana, Los Zetas, el Cártel del Golfo y el Cártel de Sinaloa. Y, aunque la Unión Tepito era un grupo delictivo que solo tenía presencia en el centro del país, esto no quiere decir que no funcionara como un cártel, pues desde entonces realizaban acciones de narcomenudeo, extorsiones, secuestros, cobro de piso y asesinatos.

De hecho, el origen de la Unión Tepito no está para nada alejado de la historia del que fue uno de los cárteles más poderosos de México hasta el 2009, el de los Beltrán Leyva. En ese año cayó el que fue considerado como el enemigo más peligroso de El Chapo Guzmán, Arturo Beltrán Leyva, conocido como El Barbas o El Jefe de Jefes, quien aparentemente fue traicionado primero por El Chapo y, más tarde, por quien fuera su jefe de sicarios, Édgar Valdez Villareal, La Barbie.

El 16 de diciembre de 2009, cuando la Marina Armada de México ubicó y cercó a Arturo Beltrán, este realizó una última llamada a La Barbie para solicitar refuerzos; sin embargo, Valdez Villarreal le respondió que no alcanzaría a llegar, que mejor se entregara, a lo que El Barbas replicó que sólo muerto lo detendrían. Y así fue. Para 2010, La Barbie se había independizado e intentó tomar el control de la Ciudad de México, fue entonces que Juan Juárez Orozco, El Abuelo, compadre de Arturo Beltrán Leyva, creó el grupo delictivo La Unión Tepito precisamente para impedir el avance del traidor de El Barbas en la capital mexicana.

En 2010, arrestaron a La Barbie, quien se dice que prácticamente se entregó a la DEA en busca de protección, pues tras la muerte de Arturo Beltrán, Héctor Beltrán, hermano del capo, había enfilado sus energías a perseguir a La Barbie. De nada le sirvió. Desde entonces, la Unión Tepito dominaba en la alcaldía Cuauhtémoc; especialmente, en las zonas de Manuel Doblado, comandado por Lalo Ramírez Tiburcio, el Chori; Centro y Lagunilla con Víctor Hugo Ávila Ramírez, el Huguito al frente; Peralvillo, Morelos y Tepito, cuyo líder sería Óscar Andrés Flores Ramírez, alias El Lunares.

Tras la captura del Betito en 2018, El Linares, quedó al frente de la Unión Tepito y, desde entonces, fue considerado por las autoridades como el principal generador de violencia y uno de los líderes más sanguinarios que ha tenido el cártel que opera en la zona centro de la Ciudad de México. También se le relacionaba con delitos de narcotráfico, extorsiones, homicidios e invasión de predios, lo cual simplemente significó escalar en el mundo criminal para un hombre que creció en una familia de delincuentes, ya que desde que era niño su familia se dedicó al robo de tráileres y a la venta de mercancía robada, pero cuando creció él pasó a la distribución de droga al mayoreo.

A diferencia de lo que Mancera aseguraba fervientemente, que La Unión Tepito era solo un grupo criminal con presencia en la CDMX, se descubrió que la zona de influencia de El Lunares abarcaba desde una vecindad en la calle Jesús Carranza 69, colonia Morelos, del Barrio Bravo de Tepito hasta Tlaxcala y Puebla, prueba de que la organización criminal se estaba expandiendo al puro estilo de un cártel con perdón del ex mandatario de la CDMX.

El 31 de enero de 2020, el líder de la Unión Tepito fue detenido en el estado de Hidalgo, durante un operativo que realizó la Secretaría de Marina y la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la capital del país. El Lunares se había escapado de la CDMX a través de la red de vecindades interconectadas que acondicionó el cártel a lo largo de los años. El operativo que resultó en la captura del criminal se basó en seguir al curandero del capo, asociado con rituales satánicos.

En junio de 2022, El Lunares fue sentenciado a 27 años y seis meses de prisión por el homicidio calificado de una mujer en la colonia Morelos hace más de dos años; sin embargo, aún no recibe ninguna sentencia por la actividad delictiva cometida mientras lideraba La Unión Tepito como la extorsión, cobro de piso, venta y distribución de droga, invasión de predios, además del grado de violencia que generó en la zona centro de la capital.

EL CRIMEN OCURRE EN LAS ALTURAS DEL CENTRO DE LA CDMX

En mayo de 2022, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aseguraba, durante una de las Mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador que la CDMX es una de las ciudades más seguras del mundo. Sin embargo, aunque bajo la lupa de la mandataria capitalina, el delito de homicidio doloso haya descendido al pasar del lugar 5 al 16, entre los estados con más asesinatos, existen otro tipo de delitos que han mantenido un crecimiento constante en la capital como es la extorsión, robos con violencia, robo en autotransporte, feminicidios, lesiones, robo de auto, entre otros.

Al respecto, un informe elaborado por la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional tiene otros datos en los que señala que la capital del país es la segunda entidad con el registro más alto en cuanto al delito de extorsión, sólo superado por el Estado de México. Incluso, en el estudio de la organización que mide los niveles de crimen en los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se reveló que los comercios y restaurantes de la Ciudad de México pueden pagar entre 100 y 1,150 dólares mensuales a la organización criminal denominada la ‘Unión Tepito’.

Y es que, a pesar de la caída de sus principales cabecillas, ese cártel no ha dejado de operar con normalidad en el Centro Histórico de la capital, donde no solo controla las calles sino también las azoteas de diversos predios incluyendo el espacio aéreo sobre estas vecindades u hoteles en donde incluso tienen instaladas una especie de carpas, que desde las alturas, se aprecian como si se tratara de un tianguis, donde supuestamente se cometen desde secuestros hasta asesinatos y donde se guarda mercancía, droga y hasta osamentas de víctimas como ocurrió con los niños mazahuas, Alan Yahir de 12 años de edad y Héctor Efraín de 14 años, que fueron asesinados y desmembrados, el pasado 27 de octubre de 2020, en la azotea de una vecindad ubicada en República de Cuba 86, a tan solo tres cuadras de Palacio Nacional, cabe destacar.

Así que si los secuestros y los asesinatos no están ocurriendo en las calles de la CDMX, donde sí está sucediendo es en las alturas en pequeñas jaulas tapadas con enormes lonas. Pero, hasta ahora, las autoridades capitalinas no habían tenido acceso a estos inmuebles controlados por el narco ni tampoco habían podido volar sus drones para grabar y observar lo que sucedía en las azoteas, esto porque al parecer, los miembros de la Unión Tepito cuentan con inhibidores de señales que le roban el control de los aparatos a los dueños, los hacen descender en algunas de esas azoteas y simplemente los drones desaparecen. En una reciente investigación del periodista, Antonio Nieto, se lograron captar imágenes con un dron de la situación en la que se encuentran algunas azoteas del Centro Histórico, efectivamente las imágenes comprobaron que las jaulas están cubiertas con lonas enormes.

Asimismo, la investigación del periodista demostró que los delincuentes sí tienen estos inhibidores de señales con los cuales intentaron despojar a Nieto del dron con el que grababa dichas imágenes. Afortunadamente, el dron regresó a su dueño con la evidencia de la situación real en la que opera todos los días el crimen organizado desde las alturas de la capital del país.

Las direcciones que hasta ahora han identificado las autoridades como posibles bastiones de los miembros del cártel son: República de Cuba 86, República de Paraguay 62, República de Chile 47, Manuel de la Peña y Peña 63. Todas estas sedes de la Unión Tepito están custodiadas por halcones que se apostan en las entradas de los predios y es posible que también en las azoteas.

Tras la caída de su líder, El Lunares, el cártel se fragmentó en al menos cinco grupos con distintas responsabilidades y zonas a cargo desde donde siguen realizando el tráfico de armas, venta de drogas, extorsiones, secuestro, cobro de piso, homicidios y hasta el robo de autopartes.

El grupo liderado por El Chori opera en Manuel Doblado, Centro, Héroes de Nacozari, Justo Sierra, Del Carmen, Jesús María, República de Brasil, Perú y Chile 47. La facción de El Huguito opera en Centro, Lagunilla y Santo Domingo. La zona de control de Cristian Emmanuel Flores está en las que le pertenecían a El Lunares: Peralvillo, Morelos, Tepito. Finalmente, la facción conformada por el Perro y Tun Tún opera sobre Manuel Doblado, Peña y Peña, República de Costa Rica. Mientras que la de El Irving en Zona Centro, Plaza Santo Domingo.

EL GOBIERNO DE SHEINBAUM DESAPARECE 9.2 MILLONES DE PESOS QUE PUDO INVERTIR EN SEGURIDAD

En el transcurso de la revisión de la Cuenta Pública 2020 realizada por la Auditoría Superior de la Federación, se recuperaron recursos por 9,212,304.05 millones de pesos, con motivo de la intervención de la dependencia fiscalizadora.

Así lo refiere la Auditoría De Cumplimiento: 2020-A-09000-19-0661-2021/661-DS-GF, realizada por la ASF en materia de Seguridad al Gobierno de la Ciudad de México, en la Distribución de los Recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal

La revisión comprendió la verificación de la distribución y asignación a las alcaldías de la Ciudad de México, de los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FORTAMUN-DF) del ejercicio 2020, aportados por la Federación a la Ciudad de México por 7,198,758.5 millones de pesos; el importe revisado representa el 100.0% de los recursos transferidos.

El Gobierno de la Ciudad de México no reintegró a la Tesorería de la Federación, a
la fecha de la auditoría, los recursos no ejercidos del FORTAMUN-DF por 1,872.6 millones de pesos, ni los rendimientos financieros por 7,277.5 millones de pesos generados en la cuenta bancaria productiva y específica.

La Auditoría Superior de la Federación revisó el proceso de la distribución y asignación de los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FORTAMUN-DF) a las alcaldías, por parte del Gobierno de la Ciudad de México; el importe auditado fue de 7,198,758.5 millones de pesos, que representó el 100.0% de los recursos asignados por ese concepto. La auditoría se practicó con base en la información proporcionada por la entidad fiscalizada, de cuya veracidad es responsable.

Los procesos de cálculo y distribución de los recursos del FORTAMUN-DF entre las alcaldías se realizó de conformidad con la variable y el criterio establecidos en la Ley de Coordinación Fiscal. Se publicaron la variable, la fórmula, los importes y el calendario de ministraciones a las alcaldías en el medio de difusión oficial del Gobierno de la Ciudad de México, en el plazo establecido por la normativa.

Sin embargo, se determinaron recursos no ejercidos por 1,872.6 millones de pesos del FORTAMUN-DF y 7,277.5 millones de pesos de rendimientos financieros generados en la cuenta bancaria del fondo, los cuales, con motivo de la intervención de la Auditoría Superior de la Federación, fueron reintegrados a la TESOFE.

LA CIUDAD DONDE SUPUESTAMENTE NO EXISTEN CÁRTELES

Hasta ahora, los mismos capitalinos han creído que el mundo del narcotráfico está muy alejado de la Ciudad de México, pero, qué les hace pensar que los grandes cárteles como el de Sinaloa, liderado por el Mayo Zambada y Los Chapitos o el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) al mando del Señor Mencho, no tendrían en la mira controlar esta zona tan importante no solo para el narcomenudeo sino también por ser una zona de paso para el trasiego de droga.

La respuesta es clara, los grandes cárteles de una u otra manera ya tienen presencia en la capital, aunque sea a través de células de bajo perfil. Por ejemplo, se sabe que la Unión Tepito se ha enfrentado a pequeñas pandillas formadas por integrantes del CJNG y, en abril pasado, el mismo titular de la SSC-CDMX, Omar García Harfuch, reveló que los agentes bajo su mando han arrestado a 25 personas entre líderes, operadores y colaboradores en cuatro agrupaciones del cártel de las cuatro letras que estaban apostados ya en la capital del país que, incluso, han corrompido a algunos integrantes de la policía, tal y como sucedió con Eugenio Emannuel Fernando Salazar Treviño, supuesto líder delincuencial dedicado a la venta de drogas y armamento, con operaciones que abarcan Sinaloa, Jalisco y la Ciudad de México.

El CJNG incluso se adjudicó el ataque que sufrió García Harfuch el 26 de junio de 2020, cuando circulaba por Lomas de Chapultepec. La gente del Mencho, que llegó a la CDMX con la orden precisa de asesinar al titular de la SSC capitalina, contaba con un tremendo arsenal que incluía: cinco rifles Barret calibre 50, un lanzagranadas, 35 armas largas, ocho pistolas, 39 chalecos blindados, 96 cargadores, 2,800 cartuchos, 51 bombas molotov. Pese a que el blindaje de la camioneta le salvó la vida a Harfuch, este ataque dejó clara la intención del cártel del Señor de los Gallos de marcar presencia en la capital del país y de presumir del arsenal que poseen al atreverse a orquestar un atentado contra un funcionario capitalino en un circuito tan vigilado como lo es la zona de Embajadas.

Se considera que el CJNG que llegó a la capital del país con la intención de quitarle a la Unión Tepito sus zonas de dominio ya tienen presencia en la delegación Gustavo A. Madero, en la Cuauhtémoc, en Xochipilco, Tlalpan, en la alcaldía Milpa Alta, en Tláhuac Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa.

Por otra parte, el Cártel de Sinaloa, todavía con mayor dominio en el país, sobre todo en la región norte y mucho más importante, con control del codiciado Triángulo Dorado, también se encuentran posicionados en la Ciudad de México, donde pretenden disputarle el control a su más grande enemigo, el Mencho.

El Cártel liderado por el Mayo Zambada tiene presencia con el grupo delictivo conocido como el de Quintero Muñoz encabezado por Ángela Quintero Muñoz, La Güera. Según información de inteligencia, la base de operaciones de este grupo se encuentra en Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Miguel Hidalgo y Magdalena Contreras. y, al parecer, el cártel también liderado por Los Chapitos también estaban comenzando a sondear el terreno en la zona de Tláhuac, donde realizaban secuestros y extorsiones. El 12 de julio de 2022, la policía capitalina acudió a inspeccionar un predio ubicado a la altura del kilómetro 28.5 de la carretera federal México-Cuernavaca en San Miguel Topilejo, Tlalpan, tras recibir varias denuncias ciudadanas donde se informaba que un grupo armado estaba ocupando el lugar y estaban llevando a gente secuestrada. La policía se presentó a investigar y fue recibida a balazos y no abrazos por los delincuentes, tal y como era de esperarse, por lo que se vieron en la necesidad de solicitar el apoyo de efectivos policiales de toda la zona sur de la ciudad, así como el Agrupamiento Fuerza de Tarea y tres cóndores de la Secretaría de Seguridad Ciudadana; así como la Guardia Nacional.

El enfrentamiento entre los integrantes de los cuerpos policiacos y la gente de Los Chapitos, lo cual quedó evidenciado porque los criminales llevaban una placa con un Ratón, en alusión al apodo de Ovidio Guzmán López, terminó en la detención de 14 hombres que fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes. En el lugar, también se logró rescatar a cuatro personas que permanecían secuestradas.

En dicho operativo, los elementos de la secretaría aseguraron 10 armas largas, entre ellas un fusil tipo Barret calibre 50, una ametralladora de alto poder 7.62 por 51, 12 granadas calibre 40 mm., más de 70 cartuchos útiles, chalecos antibalas, tres armas cortas y droga en cantidades no especificadas. Definitivamente todo un arsenal al nivel del que carga la gente del Señor Mencho, que podría arriesgar la vida de la población en la capital, donde hasta ahora no se han visto enfrentamientos sangrientos como los que se ven en otros estados del país.

Y aunque bajo la lupa de los dos últimos políticos que han ocupado el cargo de Jefe de Gobierno de la CDMX, el narco no se encuentre en la capital del país, los hechos definitivamente nos dan otros datos muy distintos a los mencionados tanto por Mancera, como por Sheinbaum, quien asegura que hasta ahora se ha repelido el intento de entrar a la capital de los grandes cárteles, lo cual podría ser real excepto porque los cárteles ya enviaron gente de avanzada desde hace tiempo a la ciudad. Ante la mirada pasiva de las autoridades capitalinas, la guerra por el control de la capital se está llevando a cabo en las azoteas, en la red de conexiones entre vecindades que seguramente es el punto fuerte de La Unión Tepito, muy al estilo de las escarpadas regiones de difícil acceso del Triángulo Dorado que le permiten a los capos del norte del país escapar de las autoridades y de sus enemigos. En la capital del país, los laberintos y los escondites son de asfalto y de ladrillo, pero igualmente difícil de desentrañar. ¿Por qué los cárteles de Sinaloa y el Jalisco Nueva Generación no han entrado con toda la artillería a tomar la CDMX? Definitivamente, puede deberse únicamente a que en la Ciudad de México prefieren manejarse con alianzas con grupos criminales locales como lo han venido haciendo desde hace muchos años.

De hecho, desde 2007, la entonces Procuraduría General de Justicia tenía informes de la presencia en la Ciudad de México de cárteles de Tijuana, Juárez, Sinaloa, Golfo. De hecho, en mayo de 2017, fue detenido en la colonia Nueva Anzures, delegación Miguel Hidalgo, quien fuera la mano derecha de El Chapo, Dámaso López, alias El Licenciado, quien se convirtió en enemigo de Los Chapitos tras la detención de su padre.

Al menos, Harfuch, una suerte de nuevo zar de la droga una vez que logró sobrevivir a un ataque violento por parte del CJNG, ha declarado que tiene conocimiento de que siempre ha habido presencia del cártel de Sinaloa y otros cárteles en la ciudad. En su oportunidad señaló que no se trata solo de grupos de narcomenudistas, que se cuentan por decenas, ni de cárteles regionales con mucho poder local, como Unión Tepito. Según el funcionario estrella de Sheinbaum, cuyo nombre está siendo implicado en el caso de los 43 de Ayotzinapa, también los dos cárteles más poderosos del país, el CJNG y el de Sinaloa llevan tiempo tejiendo sus redes en las vecindades del Centro Histórico y en las 16 alcaldías de la capital mexicana, donde las mismas detenciones de la policía de Harfuch en contra de los cabecillas de la Unión Tepito les está abriendo el camino, principalmente al cártel del Mencho, el de más presencia en todo el país y una bomba de tiempo.

Deja una respuesta

Botón volver arriba