LEYENDAS: LA CASA EN CARRILLO PUERTO

Redacción/Sol Quintana Roo

Durante muchos años esta casa fue un misterio y un enigma para vecinos de Carrillo Puerto, los vecinos le temían y las historias era miles.

Cuenta la leyenda que en esa casa vivían una pareja muy enamorada omitimos los nombres por respeto a sus familias, durante años siempre se distinguieron por ser una familia elegante y adinerada. La casa siempre bonita y arreglada, los vecinos admiraban la gran finca con gran jardín y terrazas. Fueron un matrimonio muy feliz sus hijos crecieron e hicieron su vida y la pareja enamorada ahora vivían solos en esa casa. Al pasar los años muere el esposo y queda viuda esa mujer que casi enloqueció al faltarle su amado.

Se dice que era tanto el amor entre la pareja que lo mando embalsamar para continuar teniéndolo a su lado, los vecinos afirmaban los hechos. Había alguien más en esa casa el mayordomo a quien una de sus tareas diarias era encargarse de sacar el cuerpo del  hombre al jardín a tomar el sol e incluso se decía que lo bañaban en una pila junto al jardín.

A la hora de comer también lo sentaban a la mesa junto a ella y conversaban como si el aun estuviera vivo.

La casa tenía un ático donde se escuchaba tocar muy bonitas melodías de piano casi siempre por las tardes. La mujer vivió así muchos años hasta que también le tocó partir con su amado.

La finca quedó sola muchísimos años poco a poco se fue deteriorando por completo el tono azul que la identificaba ya se notaba muy poco el sol había hecho su trabajo con los años.

Vecinos del lugar afirmaban que a pesar de estar deshabitada  se escuchaban ruidos, gritos e incluso se veían sombras que habitan esa antigua casa. Se dice que si pasabas por la noche y te acercabas al barandal te chiflaban lo cual generó miedo entre los vecinos.

La finca duro mucho tiempo abandonada y era tema de leyenda en la comunidad, un tiempo fue rentada en el mes de Octubre por jóvenes para utilizarla como casa del terror, donde verdaderamente sucedían cosas paranormales.

Deja una respuesta

Botón volver arriba