LEYENDAS: LA FUENTE DE LOS MUÑECOS EN PUEBLA

Redacción/Sol Quintana Roo

En el barrio de Xonaca, un lugar rodeado de calles estrechas y empedradas, pero muy lindas se ubica para ser exactos Intre la 22 Oriente y 18 Norte la “Fuente de los Muñecos”.

Una fuente que encierra una de las más grandes y enigmáticas historias de la ciudad, cuyo único recuerdo de lo que ocurrió son las leyendas que los vecinos te cuentan y por supuesto la misma fuente.

Este lugar también era llamado en aquellos tiempos barrio de los catrines porque la gente adinerada de todas partes de México construía sus denominadas “quintas” de verano para que sus visitas llegadas principalmente de Europa pasaran unos días de descanso.

Cuenta la leyenda que se veía por la zona a dos hermanitos muy queridos y conocidos siempre juntos de aproximadamente 6 y 7 años.

Eran los hijos de un caballerango que trabajaba en el rancho del entonces gobernador de Puebla, Máximino Ávila Camacho.

Un día lluvioso los pequeños e inseparables hermanos, salieron de casa para dirigirse a la escuela, sin embargo, al caer la tarde sus padres no los vieron regresar.

Inmediatamente, los padres con la ayuda de otros lugareños del barrio de Xonaca buscaron a los pequeños sin conseguir éxito alguno, por lo que dedujeron que habían caído en un pozo cercano a la casa del general Ávila Camacho, sin embargo, nunca fueron encontrados.

Cuentan entonces que la fuente se construyó por órdenes del general y gobernador en ese tiempo, en honor a los hermanitos.

Deja una respuesta

Botón volver arriba