LA COLUMNA DEL SOL

AMNÉSICO EXGOBERNADOR

*Fiel a su estilo de traicionar, golpear por debajo de la mesa y sobretodo, sacar la mejor “raja” y provecho para su usufructo, al ex gobernador Mario Villanueva Madrid rompe los acuerdos judiciales y políticos que le permitieron

*Tres años y medio después se traiciona así mismo, retira su ofrecimiento de paz y tranquilidad con su familia y está dispuesto a echar el poco capital político que Chetumal le ofrece para intervenir en las cuestiones políticas y electorales

*El ex gobernador incita a la rebelión electoral y política en el Estado, esto luego que fue convencido por la senadora Marybel Villegas para respaldarle en sus aspiraciones con la promesa de indultarlo cuando “sea gobernadora”

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- Fiel a su estilo de traicionar, golpear por debajo de la mesa y sobretodo, sacar la mejor “raja” y provecho para su usufructo, al ex gobernador Mario Villanueva Madrid rompe los acuerdos judiciales y políticos que le permitieron: Primero salir de Almoloya de Juárez para venir a Quintana Roo para preparar su venganza, aun cuando con ello quede demostrado que su palabra ya no tiene valor porque precisamente, cuando arribó al Cereso y luego al hospital, aseguró que la vida política y electoral eran cosas del pasado y que lo único que buscaba era la tranquilidad con su familia.

Tres años y medio después, el ex gobernador Mario Ernesto Villanueva Madrid se traiciona así mismo, retira su ofrecimiento de paz y tranquilidad con su familia y está dispuesto a echar el poco capital político que Chetumal le ofrece para intervenir en las cuestiones políticas y electorales de Quintana Roo, con la esperanza de lograr el ansiado perdón presidencial con la presión que ya ejerce junto con otros actores políticos.

Es evidente que los años ya hacen estragos en la memoria de Mario Ernesto Villanueva Madrid, pues en su alocada intromisión a las acciones políticas y electorales a las que ya no tiene derecho como parte del pacto político, olvidó que el 30 de enero del año 2018, en una entrevista publicada en la página web del periódico Excélsior dio a conocer sus intenciones de alejarse de los escenarios políticos.

En aquella ocasión, con Ciro Gómez Leyva, en un programa de Imagen Televisión ante la opinión pública nacional, el ex gobernador de Quintana Roo comentó: “Sí. Cuando empezó el problema, en los últimos cuatro meses de mi administración. Vi al profesor Carlos Hank. Y le dije al profesor, con todo gusto lo apoyo, yo me retiro ya de la política. No tengo interés”.

Y ahora que podrá pretextar cuando incita a la rebelión electoral y política luego que fue convencido por la senadora Marybel Villegas para respaldarle en sus aspiraciones con la promesa de indultarlo cuando “sea gobernadora”, pero en tanto aprovecha el acuerdo judicial y político que se plantearon en las suspensiones que se dieron para lograr los beneficios que ahora tiene, pasando por alto las condiciones que se le impusieron y sobre todo, violentando su propia palabra de “solo desear paz y tranquilidad en su casa”.

Y no solo eso, sino que ahora conociendo los vericuetos de la ley aprovecha que la Ley Nacional de Ejecución de Penas, tiene lagunas que no clarifican ni precisan totalmente un catálogo de condiciones que los presos sentenciados, como es el caso del ex gobernador de Quintana Roo, tienen que cumplir, aun cuando se trate de un sentenciado con arraigo domiciliario por aparentes cuestiones humanitarias.

Más aún, Villanueva Madrid, que tácitamente está incitando a la rebelión electoral se ha dado a la tarea de cuestionar abierta y públicamente la posibilidad de que la actual presidenta municipal de Benito Juárez, Mara Lezama, sea una de las aspirantes a la gubernatura del Estado y para ello en lo oscuro, fiel a su costumbre, pacta con la senadora Marybel Villegas Canché, y busca todos los reflectores posibles de los medios de comunicación, aún afines y que en pago de favores le abren la puerta para prácticamente instigar a propios y extraños para que se rebelen políticamente en la selección de candidato a la gubernatura por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Ya le segunda su hijo, el mitómano Carlos Mario Villanueva Tenorio, ex presidente municipal de Othón P. Blanco, que ya también busca reflectores para colgarse de esta carrera en la que están considerando ganar si logran sus propósitos, pero uno de sus amigos, porque así lo pregona el propio actor Roberto Palazuelos (también metido a político y aspira a ser un candidato a la gubernatura) Mario Villanueva, “Ya está retirado. Lo conozco de muchos años. El me ayudó”, dijo.

Por eso aunque Villanueva Madrid se encuentra bajo prisión domiciliaria, por los delitos contra la salud y lavado de dinero, evidencia nula preocupación o impedimento para seguir involucrándose en la vida política del Estado, dando declaraciones durante los procesos electorales, obviamente a sabiendas que se trata de tiempos adelantados y no de etapas oficiales del proceso electoral del próximo año.

También por eso es que el exgobernador con todas las libertades que le permitieron los acuerdos políticos y judiciales, hoy llama a los medios de comunicación para acusar los negocios que se fraguan al amparo del poder, y cómo no saberlos y en primera persona fue el encargado de ordenar muchos de ellos.

Busca, en una entrevista que concedió a un programa Político local, reiteró que en caso de recaer en Mara Lezama, alcaldesa de Benito Juárez, solo servirá para hacer negocios y respalda a Rafael Marín Mollinedo.

El 10 de junio del año 2020,  Mario Villanueva Madrid fue traslado de un hospital privado a su domicilio en la calle Lobeira, lote número siete, manzana 58, fraccionamiento Andara Club Residencial, inmueble propiedad de su esposa y que propuesto Villanueva Madrid, a donde llegó por acuerdos políticos y judiciales dada su precaria salud que mostró cuando se encontraba recluido en la prisión de Almoloya de Juárez, como lo ordenó el fallo del magistrado Rafael Remes Ojeda, titular del quinto tribunal.

La orden judicial procedió del Quinto Tribunal Unitario del Segundo Circuito, el cual modificó la suspensión definitiva del juicio de amparo 54/2019 y de esa forma le concedió prisión domiciliaria a Villanueva Madrid, quien cumple una sentencia de 22 años por delitos contra la salud y lavado de dinero.

Villanueva Madrid fue capturado en 2001 y en 2010 fue el primer ex gobernador entregado en extradición a autoridades de Estados Unidos para que lo juzgaran por narcotráfico y asociación delictuosa. En enero de 2017 fue repatriado a México y encarcelado en una prisión federal en el municipio de Villa de Ayala, Morelos, para que cumpliera su condena en prisión.

Deja una respuesta

Botón volver arriba