LA COLUMNA DEL SOL

INTENTÓ ENGAÑAR AL ESTADO

*Freyda Marybel Villegas Canché mostró algo más que desesperación al rendir su tercer informe como senadora de la República

*Su discurso, más que político y de integración fue populista y represor, de crítica sin fundamento y de hipocresía directa para los ciudadanos

*¿Cuánto costó el evento a la yucateca avecindada en Quintana Roo? Rentó vehículos para mover a sus acarreados hacia Chetumal ¿Y sus espectaculares?

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal. – Y para quienes recibieron unos cuantos pesos o simplemente son incondicionales de Freyda Marybel Villegas Canché el tercer informe de actividades inexistentes de la senadora fue todo un éxito.

Según ellos, con lo hecho, tiene todo para ser ungida como una posible candidata para buscar la gubernatura en el 2022; aun a sabiendo que sus letras, dichos o palabras son unas mentiras compradas con la pseudo política que se vende al primer postor por obtener sus caprichos.

Aún sabiendo que está fuera de la jugada y sin posibilidades en algunos partidos políticos ya hizo amistad, de nuevo, con Ludivina Menchaca Castellanos para volver a poner el traje de chapulín y brincar hacia otro partido.

Y es por eso que intentó engañar a los quintanarroenses con verborragia.

Freyda Marybel Villegas Canché mostró algo más que desesperación al rendir su tercer informe como senadora de la República.

Su discurso, más que político y de integración fue populista y represor, de crítica sin fundamento y de hipocresía directa para los ciudadanos.

¿Cuánto costó el evento a la yucateca avecindada en Quintana Roo? Rentó vehículos para mover a sus acarreados hacia Chetumal ¿Y sus espectaculares?

¿Cómo fue? Al puro estilo del PRI de antaño, entre el acarreo de personas y cuantioso gasto en la renta de un espacio y escenario, con el fin de codearse con  figuras políticas, empresariales y sociales, en un intento de mostrar el «músculo político» que asegura tener en el sur de Quintana Roo.

La política, conocida por cambiar de bandera cada que no es favorecida con una candidatura, presentó un informe de trabajo en el que volvió a tocar el tema de la concesión del servicio de agua potable entregada a Aguakan, de la que fue partícipe, y ahora usa como promesa de cada campaña en la que participa, sin  convertir en realidad la demanda de los habitantes de Benito Juárez, Isla Mujeres y Solidaridad.

Batalla que, dijo, llevará a la palestra federal, luego de su infructuoso intento de cargar a las finanzas del estado una onerosa consulta popular para su cancelación.

Otro de los presuntos éxitos de su labor legislativa  que destacó fue la exigencia de tarifas justas de las navieras que operan entre Cozumel  e Isla Mujeres y la zona continentales de Quintana Roo, las cuales ejercen sin control alguno y bajo la complacencia de las autoridades estatales.

Son precisamente la falta resultados lo que han llevado a la legisladora a voltear al sur de Quintana Roo, principalmente a Chetumal, ciudad que ve como trofeo electoral, al no poder ganar más terreno en la zona norte.

Aprovechó el público acarreado en autobuses y mini vanes, que con tal de recibir alguna gratificación la vitoreaba al grito de «gobernadora, gobernadora», para lanzar acusaciones contra el gobierno del estado, del que criticó el uso electoral de la crisis sanitaria y el rotundo fracaso del Mando Único. Sin decir nombres, condenó a quienes usan su poder para colocar como aspirantes a poderosos y su familia para el control de estado, años que consideró «enemigos políticos que quieren destruir a este bello estado y así capital».

Así o más populista…

Deja una respuesta

Botón volver arriba