INVESTIGA FGR A EXTITULAR DE LA COFEPRIS EN QUINTANA ROO

*La Cofepris congeló la recontratación de verificadores y personal en el estado mientras duran las pesquisas

*A nivel nacional ya se presentaron denuncias contra Miguel Pino Murillo en la Secretaría de la Función Pública y la Fiscalía General de la República

*El exfuncionario creó una red de corrupción con falsos verificadores y una página de internet que clonaba a la oficial, donde recibía el cobro de permisos

Redacción / Sol Quintana Roo

Chetumal.- El sucesor de Miguel Pino Murillo, extitular de la Cofepris en el estado, confirmó una investigación interna al detectarse usurpación de funciones y extorsiones, entre otros presuntos actos de corrupción.

El nuevo director de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) en Quintana Roo, Carlos Ortiz Velázquez, externó que “todos están sujetos a revisión, desde el subdirector hacia abajo”, alterna a la auditoria de las acciones de Pino Murillo.

Explicó que se ordenó el congelamiento de contrataciones hasta verificar caso por caso a todos los verificadores y personal.

De inmediato, detectaron que había personal que carecía de funciones de verificación que participaban en operativos y se dedicaban a “molestar” a empresas; es decir, usurpaban funciones.

Por su parte, Bertha Alcalde Luján, titular de la Comisión de Operación Sanitaria de la Cofepris a nivel nacional, informó en noviembre que la decisión de limitar las funciones de la coordinación local se debieron a que se recibieron denuncias por diversas irregularidades cometidas por funcionarios estatales, que están siendo investigados por la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Fiscalía General de la República (FGR).

Alcalde Luján explicó que, de acuerdo con dichas denuncias, algunos verificadores presuntamente cobraban mordidas a laboratorios dedicados a realizar pruebas de detección de covid-19, y para ello se hacían pasar como funcionarios de la Cofepris.

Ante las denuncias, la comisionada tomó el 8 de octubre una decisión que nunca se había hecho en la historia de la Cofepris: quitarle al estado sus facultades de verificación y autorización sanitaria.

La decisión detonó, en noviembre pasado, la destitución del titular de la Cofepris en Quintana Roo, Miguel Pino Murillo, y la comisión que encabeza Alcalde Luján ordenó una auditoría.

La comisionada de Operación Sanitaria de la Cofepris no dio adelantos de la investigación del caso, para no entorpecer sus resultados, pero adelantó que sí cuentan con información de irregularidades en el estado y que la Fiscalía General de la República (FGR) ya investiga al respecto.
Además, entre las medidas que analiza la Cofepris para evitar se repitan estos actos está el de la construcción de un centro de vigilancia digital que va a permitir que verificadores lleven una cámara de solapa para que, a la hora de hacer verificaciones, se generen incentivos para que dichas prácticas de corrupción no se generen.

Pino Murillo creó una Cofepris “patito” para extorsionar

El uso de credenciales falsas de verificadores, la creación de una página falsa y cobros mensuales no reportados a hoteles, restaurantes bares y hasta a laboratorios de pruebas para detección de covid-19, son parte de la red de irregularidades que presuntamente diseñó Miguel Alejandro Pino Murillo en Quintana Roo.

Así lo asegura Sergio Canto, quien trabajó como verificador en Cofepris en esa entidad, pero renunció al notar que había una red paralela que trabajaba con credenciales falsas, que incluían un código QR que redireccionaba a una página apócrifa de la Cofepris.

Entrevistado por La Silla Rota, describe el modus operandi para cobrar sin reportar fiscalmente esos ingresos. Con esos documentos, de los cuales este medio tiene copia, se presentaban los supuestos verificadores a los locales, los encargados de los negocios checaban el código QR y al ver la página falsa de Cofepris encontraban los nombres de los empleados, ignorando que era apócrifa, confiaban y pagaban trámites o incluso escuchaban ofrecimientos para acelerarlos, a cambio de un cobro que no caía a las arcas oficiales.

Deja una respuesta

Botón volver arriba