INFLÓ NÓMINA

*Durante marzo de 2021, la presidenta municipal con licencia de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, incluyó en la nómina a más de 944 supuestos trabajadores al servicio del Ayuntamiento

*El gobierno municipal hizo un desembolso de por lo menos 9 millones de pesos mensuales sin que los beneficios se vieran reflejados para la sociedad de Puerto Morelos

Redacción/Sol Quintana Roo

Puerto Morelos.- De manera subrepticia, la nómina municipal de Puerto Morelos fue inflada al pasar de 1 mil 90 a 2 mil 34 trabajadores, es decir que la presidenta municipal con licencia indefinida, Laura Fernández Piña, creó por cuenta propia más de 944 supuestos cargos para la burocracia municipal con fines electoreros.

Y es que de manera subrepticia, la nómina fue inflada a partir del mes de marzo, es decir un mes antes del arranque de las campañas electorales para elegir presidentes municipales y diputados locales en Quintana Roo que concluyeron el pasado 6 de junio pasado. Lo más lamentable es que este aumento en el número de supuestos trabajadores nuevos representó también un desembolso de por lo menos 9 millones de pesos mensuales.

En total, el gobierno de Fernández Piña habría gastado por ese personal más de 30 millones de pesos con cargo a la sociedad de Puerto Morelos, y sin que el trabajo se viera reflejado en beneficios para los puertomorelenses.

Según denunciantes, esos 944 supuestos nuevos burócratas contratados por la alcaldesa con licencia, en realidad se habrían sumado a las actividades proselitistas tanto de Laura Fernández Piña como de Blanca Merari Tziu Muñoz, por lo que se anunció que se realizarían las denuncias correspondientes ante la Fepade y la Función Pública Estatal.

Las plazas que abrieron para los presuntos “mapaches” electorales fueron para auxiliares administrativos, ayudantes en general no sindicalizados, jefes de departamento, coordinadores administrativos, entre otros. Todos ellos con salario de más de 5 mil pesos a la quincena como se puede apreciar en nómina.

Estas prácticas no son nuevas. En 2018, la organización Transparencia por Quintana Roo denunció que el gasto de nómina en la administración municipal de Puerto Morelos, a cargo de Laura Fernández, era excesivo e incumplía con los estándares del Instituto Nacional para el Federalismo y Desarrollo Municipal (Inafed).

Allí las cosas poco han cambiado en esta demarcación municipal en la cual persiste el nepotismo y los gastos superfluos. Lo anterior, sin importar que la ciudadanía de Puerto Morelos no tenga obra pública de calidad y se continúe con las mismas carencias.

De acuerdo a lo que se propone en el Organigrama Óptimo, a un municipio con una población de hasta 200 mil habitantes como Puerto Morelos, le corresponde tener 11 dependencias, sin embargo, Laura Fernández creó 27.

Lo anterior, representa un exceso de por lo menos 147 por ciento. Puerto Morelos con su población debería tener un promedio de 400 empleados pero hay más de 700, los cuales, por cierto, son corridos si no apoyan al partido político que representa.

Laura Fernández continúa en el ojo del huracán no por su trabajo como alcaldesa sino por su forma de conducirse y beneficiar a sus familiares y amigos más cercanos, por autorizar ecocidios, por la falta de obra y por el mal trato a los empleados, olvidando sus compromisos de campaña.

Laura Fernández Piña, presidenta municipal de Puerto Morelos, gastó recursos federales para el pago de mil 180 empleados cuyas categorías no fueron localizadas en los tabuladores ni dentro de la plantilla laboral, reveló la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

El informe sobre la Cuenta Pública 2017, entregado en febrero pasado, señala que la dependencia federal detectó que la autoridad municipal pagó 24 quincenas a personas que no aparecieron en la lista de empleados ni en los tabuladores salariales emitidos por la Dirección de Recursos Humanos.

Hasta el cierre de la Auditoría, en enero de 2019, el municipio no logró solventar la observación realizada, por lo que la ASF ordenó el inicio de una promoción de responsabilidad administrativa contra quien resulte responsable.

El dinero correspondió a Participaciones Federales que le fueron entregadas al municipio, aunque no se detalló el monto de dinero que fue aplicado para esos fines. En todo el año, Puerto Morelos recibió 90 millones 330 mil pesos por ese concepto.

El informe no indica a cuánto ascendió el monto pagado o el probable quebranto a las finanzas públicas por el pago indebido a los presuntos servidores públicos.

Otra irregularidad detectada por la ASF en el manejo de esos recursos federales fue el pago a 10 empleados del municipio, después de su fecha de baja de las dependencias donde laboraban. Por este caso también fue emitida una promoción de sanción administrativa.

De igual manera, se detectó que Puerto Morelos adquirió un “software para la elaboración de nóminas” mediante el contrato MPM/OM/LRP/ADQ/018/2017 y bajo el procedimiento de adjudicación directa, el cual no se comprobó su operación en la Dirección de Recursos Humanos.

El informe final refiere que el municipio de Puerto Morelos envió documentación para aclarar o justificar los resultados y las observaciones, pero al ser analizada, se determinó que no cumple con las características para justificar los resultados de la revisión, por lo que se instruyeron procedimientos de responsabilidad.

De acuerdo con el portal de transparencia del municipio, la Contraloría interna del Ayuntamiento no realizó las auditorías durante el Ejercicio Fiscal 2017, aparece una leyenda con la justificación de ser un municipio de reciente creación.

Lo cierto es que la hoy diputada electa Laura Fernández Piña muy pronto contará con el fuero legislativo por lo que es muy difícil que se pueda hacer justicia en su contra, mientras que el municipio seguirá hundido en el abandono y su sociedad sometida a los caprichos de un grupo que su única aspiración es desviar los recursos para su propio beneficio.

Deja una respuesta

Botón volver arriba