¡INEXISTENTES OBRAS!

*El presidente municipal de Tulum, Marciano Dzul Caamal, obliga a los dueños de las empresas factureras a ser sus prestanombres para desviar el dinero del pueblo

*El actual alcalde tulumense salió peor que su antecesor Víctor Mas Tah, y simula entrega de contratos solo para justificar la salida del dinero que va a parar a su familia

Redacción/Sol Quintana Roo

Tulum.- Una prueba fehaciente de que el dinero de Tulum es desviado por el actual presidente Marciano Dzul Caamal es el caos vial que se vive cotidianamente en la zona costera, pese a que se firmaron contratos para su rehabilitación.

Y es que por ningún lado se ven los más de 3 millones de pesos que le adjudicó de manera directa a la persona física Álvaro Arturo Vega Ayala por la supuesta rehabilitación de la vialidad en la zona costera (avenida Coba-Arco Sian Ka’an).

Y a pesar de que el constructor cuenta con las empresas Expo Materiales S.A. de C.V., Expo Construcción S.A. de C.V. y V.A. Maquinaria, optó por firmar como la persona física Álvaro Arturo Vega Ayala para no comprometer sus firmas con la espesa corrupción que hay en Tulum.

El contrato asignado bajo el número HAT/DGOYSPM/COP3P/019/RP/2021, con fecha de adjudicación 18 de noviembre de 2021, establece que los trabajos de “Rehabilitación de vialidad en la zona costera (av. Cobá-Arco Sian Ka’an)”, se habrían llevado a cabo entre el 19 de noviembre de 2021 y el 18 de diciembre del mismo año.

Sin embargo, la rehabilitación de la costera de Tulum, presentada con bombo y platillo el 18 de noviembre de 2021, por Marciano Dzul Caamal y sus regidores, como la “punta de lanza de la reactivación económica del Caribe mexicano” que se alistaba para recibir al turismo decembrino; a seis meses que debieron concluir los trabajos, estos lucen parados.

Por lo que la promesa de Marciano Dzul de que dichos trabajos se harían en el menor tiempo posible para no estorbar el libre tránsito, ni obstaculizar la logística de los proveedores que diariamente circulan por la principal arteria turística de Tulum puerta de entrada a Sian Ka’an, deja mucho que desear con un camino que más parece de terracería que la adecuada avenida que merece el turismo.

“Esta calle llena de hoyos cambiará. Estoy seguro de que a cada visitante le espera una nueva experiencia, y a cada trabajador turístico, una mejor calidad de vida” declaró durante el arranque de trabajos que costaron al Ayuntamiento de Tulum 3 millones 227 mil 462 pesos y tomaron destino hacia la cloaca de la corrupción.

Los encargados de firmar el acuerdo hecho con la persona física Álvaro Arturo Vega Ayala, además del presidente municipal Marciano Dzul Caamal, fueron Diego Castañón Trejo, tesorero municipal de Tulum y Carlos Efraín Yama Moguel, director general de Obras y Servicios Públicos Municipales, además de Santos Hipólito Tuz Chi, director de Obras Públicas.

Resalta el hecho de que en la versión pública del acuerdo HAT/DGOYSPM/COP3P/019/RP/2021 que ampara la obra, el nombre del contratista Vega Ayala, así como sus datos personales, fueron censurados del documento, dejando solo visible el ser administrador único de la Sociedad VAP Desarrollo y Caminos S.A. de C.V., constituida el 31 de julio de 2013, en el vecino estado de Yucatán.

Algo que es común encontrar en contratos hechos “a modo” entre el “ente benefactor” y el “contratista amistoso” a la hora de celebrar un acuerdo “de apariencia”, es que, en la descripción de los trabajos, solo se hace mención de lo que se va a hacer. Por ejemplo: “Rehabilitación de vialidad bla, bla, bla bla”, pero en ningún lado del convenio es posible leer, de cuantos kilómetros es el tramo a reparar, o el grosor en metros de la avenida.

Lo más que describe el documento, de 11 cuartillas, es que, “en la ejecución de la obra, el contratista se obliga a realizar los trabajos hasta su total terminación”. Que como bien saben quiénes diariamente circulan por esta arteria, dichos trabajos jamás se culminaron, y en algunos tramos, ni siquiera comenzaron.

Lo que no impidió al corrupto alcalde Marciano Dzul, hacerle entrega al contratista de un anticipo del 10% de la asignación aprobada, correspondiente a 322 mil 746 pesos con 20 centavos para el arranque de los trabajos, así como un segundo anticipo por 645 mil 492 pesos con 39 centavos, para la supuesta compra de equipos y materiales de instalación permanente.

Cabe mencionar que el contratista Álvaro Arturo Vega Ayala; figura también como accionista y administrador único de las empresas Expo Materiales, S.A. de C.V., constituida el 20 de marzo de 2002 en Mérida, Yucatán; así como de V.A. Maquinaria S.A. de C.V., constituida el 7 de noviembre de 2016, también en Mérida, Yucatán.

En Expo Materiales S.A. de C.V., tiene como socio a Stalin Diego Ayala, y muestra como objeto social el “Realizar cualquier tipo de construcción civil de sistemas de estructuras metálicas, eléctricas, hidráulicas o hidromecánicas, térmicas o en general cualesquiera construcciones que soliciten su participación, cálculo, proyectos, supervisión y control de obras”.

Así como la “Compra, venta y renta de bienes muebles e inmuebles, material de construcción y sistemas constructivos de cualquier clase sin limitación alguna, pudiendo importar y exportar cualesquiera mercancías o productos nacionales e internacionales, participar en concursos, licitaciones y convocatorias para la edificación y construcción de todo tipo de obra civil, pública o privada, la realización de estudios técnicos, económicos, administrativos y la prestación de servicios en dichas materias”.

A su vez, la razón social: V.A. Maquinaria S.A. de C.V., la constituyó en sociedad con su hermano Elbert René Vega Ayala, bajo el objeto social principal de celebrar la “Compraventa de refacciones automotrices, llantas, servicio y mano de obra; pintura, materiales, servicio y mano de obra; materiales para la transformación, maquila de piezas, soldadura, herrería, pailería de montaje; servicios de asesorías, proyectos de logística, incluye cursos de capacitación al personal de las empresas; de equipos de oficina; de materiales para carpintería, servicio u mano de obra; de materiales para plomería y fontanería, servicio y mano de obra; de materiales para la construcción, servicio y mano de obra; de artículos, productos químicos, derivados, servicio y mano de obra; de artículos de papelería y consumibles de cómputo; así como de artículos de materiales eléctricos, servicio y mano de obra”.

Además de otros 14 puntos, entre los que incluye el “participar en licitaciones o concursos para la ejecución de obras de los gobiernos, municipales, estatales o federales, o bien, otra entidad; ya sea pública o privada”.

Una tercera empresa en la que participa con otras tres personas a partes iguales, es Expo Construcción, S.A. de C.V., constituida el 20 de enero de 2005, misma que tiene como objeto social el “dedicarse de una manera principal a realizar cualquier tipo de construcción civil, de sistemas de estructuras metálicas, eléctricas, hidráulicas o hidromecánicas, pavimentaciones, terracerías, drenaje, agua potable, térmicas o en general cualesquiera construcciones que soliciten su participación, cálculo, proyectos, supervisión y control de obras, compra, venta y renta y subarrendamiento de bienes muebles e inmuebles, material de construcción y sistemas constructivos de cualquier clase sin limitación alguna pudiendo importar y exportar cualesquiera mercancías o maquinarias y vehículos o productos nacionales e internacionales”.

Estableciendo para todo ello también la “Compraventa de todo tipo de materiales para la construcción, fabricar todo tipo de insumos o suministros para la construcción, así como la explotación de bancos de material pétreo, mineral, o naturales que no sean de uso exclusivo de la nación, industrializar los mismos para su comercialización y distribución a través de la red de explotación de los caminos y puentes federales estatales o municipales”.

En esta, que presenta una razón social casi similar a Expo Materiales S.A de C.V., Álvaro Arturo Vega Ayala se asoció con Stalin Diego Ayala Ayala y los hermanos Oscar y Alfredo Alejandro Solano Villaseñor, figurando este último como el administrador único de la sociedad.

De estas tres empresas: Expo Materiales S.A. de C.V., Expo Construcción S.A. de C.V. y V.A.

Maquinaria, la que más participación pública presenta, es Expo Materiales, con dos contratos como proveedor por un total de 1 millón 836 mil 868 pesos que el municipio de Tizimín, Yucatán, le entregó en 2005 por la construcción de calles en la colonia Los Aguacates, San José Nabalam y Santa Rosa de Lima; así como de calles en la localidad de Tixcancal.

Mientras que por VAP Desarrollos y Caminos S.A. de C.V., por medio de la cual hizo tratos con el alcalde de Tulum, Marciano Dzul Caamal, para la “Rehabilitación de la vialidad en la zona costera (avenida Coba-Arcó Sian Ka’an)” que a la fecha no presenta avances, llegó a celebrar entre 2015 y 2018, al menos 5 contratos como proveedor por un total de 18 millones 725 mil 139 pesos.

Pero Marciano Dzul, no ha sido el único alcalde tulumense en hacer negocios con el contratista yucateco. Cuatro años atrás, su hermana, la exedil Romalda Dzul Caamal -títere de Marciano Dzul quien gobernaba tras bambalinas-, le entregó el contrato IO-823009993-E1-2018-1780865, que amparaba la “MT-2309004-Construcción de guarnición y banqueta en la calle Yalku en zona arqueológica de Tulum y MT-2309005- Alumbrado público en la misma zona”, por el cual pagó 2 millones 593 mil 395 pesos con 21 centavos.

Lo que deja ver que Marciano Dzul Caamal y Álvaro Arturo Vega Ayala, son dos viejos conocidos acostumbrados a hacer este tipo de negocios, donde nada importa la apariencia de obras, sino la ganancia que se embolsan.

Deja una respuesta

Botón volver arriba