INCURREN EN MALAS PRÁCTICAS

*En un lapso de 18 días, la Secretaría Federal de Salud destinó más de 3 millones y medio de pesos a una empresa outsourcing, la cual fue contratada asegurar la seguridad estructural de un inmueble; un aproximado de más de 200 mil pesos diarios

*Este contubernio se firmó durante el año 2023 con la empresa outsourcing Buró Mexicano de Solución Técnica, S.C.; sin embargo, el mismo año que se otorgó el contrato, la Suprema Corte de Justicia de la Nación reafirmó la eliminación de esta forma de trabajo

*Esta adjudicación está plagada de irregularidades, como que la empresa no aparece registrada en el Registro Público, además que a pesar de que la ficha técnica hace referencia a documentos relacionados con los contratos, los hipervínculos no conducen a los documentos pertinentes

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Ciudad de México. – Resulta increíble que a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación reafirmó en el año 2023 la eliminación del outsourcing en México, ese mismo año la Secretaría Federal de Salud destinó una millonada a una empresa para que se encargue de la habitabilidad y estabilidad de sus instalaciones.

Y es que no conformes con no acatar la orden de la SCJN, la Secretaría destinó más de 3 millones de pesos a la empresa Buró Mexicano de Solución Técnica, S.C., esto según con el contrato DGDIF-015-2023.

De acuerdo con lo detallado en el documento mencionado, a esta empresa se le pagó la nada despreciable cantidad de 3 millones 661 mil 340.57 pesos por un período laboral de 18 días, es decir, esta empresa diariamente cobró 203 mil 407.80 pesos diarios.

El concepto bajo el cual se realizó este gasto es el «Dictamen de Habitabilidad y Estabilidad Estructural». Según las páginas oficiales del gobierno, este dictamen es crucial para asegurar la seguridad estructural de un inmueble, especialmente después de eventos sísmicos significativos; una herramienta vital para garantizar la integridad de los edificios y la seguridad de quienes los ocupan.

Sin embargo, hay muchas irregularidades con respecto a la transparencia de este proceso, una de ellas es que la empresa en cuestión no aparece registrada en el Registro Público de Comercio, además que a pesar de que la ficha técnica hace referencia a documentos relacionados con los contratos, los hipervínculos proporcionados conducen a un documento que carece de especificaciones y términos claros.

En lugar de encontrar el documento relevante que justifique el gasto y detalle los términos y condiciones del contrato, solo se encuentra un archivo de dos hojas, una de ellas siendo un oficio y la otra una carátula de presentación, completamente diferente al documento esperado.

Esta discrepancia plantea interrogantes sobre cómo se llegó a la conclusión de la cantidad asignada a este contrato. La falta de transparencia en un tema tan vital como la seguridad estructural de los edificios, especialmente en el contexto de la salud pública, es preocupante y merece una revisión exhaustiva.

Deja un comentario