¡IMPUNES!

*Los hermanos Marciano y Romalda Dzul Caamal no sólo han conseguido amasar una fortuna en Tulum, sino también “congelar” los procesos judiciales en su contra, como son denuncias, vinculaciones a proceso e investigaciones por operaciones con recursos de procedencia ilícita

*Sus allegados y prestanombres también figuran en esta trama de impunidad, entre ellos, Santiago Pech Cahuich y Bernabé Antonio Miranda Miranda, quienes fueran vinculados a proceso por uso ilícito de atribuciones y facultades, ejercido durante la administración de Romalda

*A pesar de ello, ambos ocupan un lugar en la presente administración: El primero, como secretario particular del actual Edil y el segundo, como oficial mayor

Redacción/Sol Quintana Roo

Tulum.- Los hermanos Marciano y Romalda Dzul Caamal no sólo han conseguido amasar una fortuna en el municipio, sino también “congelar” los procesos judiciales en su contra, como son denuncias, vinculaciones a proceso e investigaciones por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Sus allegados y prestanombres también figuran en esta trama de impunidad, entre ellos, Santiago Pech Cahuich, quien fuera tesorero de Romalda (2016-2018) y actual secretario particular de Marciano (2021-2024), y Bernabé Antonio Miranda Miranda, exdirector de Ingresos (2016-2018) y actual oficial mayor.

En abril del año pasado, la otrora alcaldesa fue vinculada a proceso junto con su extesorero (Pech Cahuich), su exdirector de Ingresos (Miranda Miranda), así como su exoficial mayor, Omar Ismael Zubieta Arcique; todos, por el delito de uso ilícito de atribuciones y facultades, derivado en un daño patrimonial a las arcas del Ayuntamiento por un monto de un millón 49 mil 858 pesos.

Previamente, en diciembre de 2020, la expresidenta municipal, el extesorero, el exoficial mayor y la exdirectora de la Unidad de Vinculación para la Transparencia y Acceso a la Información Pública, Karla Etelvina Borges Castillo, fueron vinculados por el delito de uso ilícito de atribuciones y facultades del servicio público, derivado de la entrega de un contrato sin licitar a la empresa Impulso Empresarial Becka S.A. de C.V., por la cantidad de dos millones 500 mil pesos.

Sin embargo, los imputados lograron un acuerdo reparatorio con la Fiscalía Anticorrupción, mediante el cual se comprometieron a reintegrar recursos a las arcas del Ayuntamiento, con miras a evitar la prisión.

Cabe señalar que meses después, la Fiscalía General de la República (FGR) presentó una denuncia contra Impulso Empresarial Becka S.A. de C.V. por operaciones simuladas, defraudación fiscal y lavado de dinero, equiparado con delincuencia organizada.

Actualmente, el nombre de esta empresa se encuentra en el padrón de Definitivo de Contribuyentes con Operaciones Inexistentes (empresas factureras o fantasmas) del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

No obstante el daño a las arcas del municipio, Romilda Dzul goza de plena libertad y hasta se dio el lujo de colocar a su esposo, Fernando Montes de Oca Garza, en la Dirección de la Juventud y el Deporte de Tulum, cargo que abandonó más tarde.

Por su parte, Santiago Pech Cahuich se desempeña como secretario particular de la Presidencia Municipal, encabezada por Marciano Dzul Caamal.

Desde ahí, y como personal de confianza, percibe un sueldo mensual neto de 29 mil 999.54 pesos que no coinciden con su declaración patrimonial.

El funcionario, cuyos estudios alcanzan únicamente la primaria, declaró un ingreso anual de 456 mil pesos anuales, equivalentes a 38 mil pesos al mes.

Esta declaración incluye un terreno de 140 metros cuadrados, con valor de 50 mil pesos, pagados de contado; así como un automóvil Toyota Hiace 2018, cuyo costo de 446 mil 586 pesos cubrió de contado, aun cuando casi equivale a sus ingresos de todo un año.

En tanto, el oficial mayor, Bernabé Antonio Miranda Miranda, también se hizo de un puesto como personal de confianza, alcanzando un ingreso mensual neto de 40 mil pesos.

Con más de un año en el cargo, no ha hecho pública su declaración patrimonial, incurriendo así en un desacato a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado de Quintana Roo.

Además, el funcionario fue benefactor de la campaña de Marciano Dzul Caamal a la Presidencia Municipal de Tulum, cuando este era candidato por el PRI, en 2018.

Siendo director de Ingresos del gobierno de Romalda, Bernabé Antonio inyectó seis mil 500 pesos a los actos proselitistas de Marciano, sumándose a otros personajes que aportaron recursos al ahora Edil y que, posteriormente, serían recompensados con un cargo público.

PAGO DE FAVORES, A LA ORDEN

Marciano Dzul Caamal consiguió por segunda vez la Presidencia Municipal de Tulum apoyado de aportaciones económicas de amigos y familiares, a quienes posteriormente pagó colocándolos en puestos de su actual gobierno.

En el último proceso electoral (2021), el entonces candidato de la coalición Juntos Hacemos Historia reportó 23 mil 250.01 pesos por concepto de aportaciones de simpatizantes, que representaron el 19.2 por ciento del gasto total de su campaña.

Estos recursos provinieron de tres simpatizantes: Gabriel Raymundo Sobrino Reyes, hermano del actual director de Contabilidad del Ayuntamiento, Hiram Ernesto Sobrino Reyes; Orlando Jesús Ávila Barrera, asesor de la Secretaría Privada de la Presidencia Municipal; y Melesio Tah Chan, padre del primer regidor David Manances Tah Balam.

En el primer caso, Gabriel Raymundo Sobrino Reyes aportó 12 mil pesos en dos pagos, asegurándole un espacio en el gobierno actual a su hermano, Hiram Ernesto, quien entonces fungía como director de Ingresos de la Tesorería, en la administración de Víctor Mas Tah.

Apenas tomó el mando, Marciano Dzul designó a Hiram Ernesto Sobrino Reyes como director de Contabilidad, con un sueldo mensual de 24 mil pesos.

Pero el beneficio va más allá. El actual director de Contabilidad de Tulum es representante legal de una sociedad civil denominada “Centro de Innovación Educativa de Tulum”, que, a pesar de estar inactiva en el Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil, sigue operando en el municipio mediante la incubadora de negocios “Centro de Incubación Empresarial de Tulum”, que, además, recibe apoyo de la Secretaría de Desarrollo económico de Quintana Roo.

Otra de las aportaciones a la campaña de Marciano Dzul provino de quien fuera director de Servicios Públicos de su hermana Romalda (alcaldesa de 2016 a 2018).

Se trata de Orlando Jesús Ávila Barrera, quien con siete mil 875 pesos se aseguró un puesto en el gobierno actual, en el que gana más del doble, como personal de confianza, en la Secretaría Privada del Edil.

En tanto, el tercero en aportar recursos a la campaña del morenista fue Melesio Tah Chan, padre del primer regidor David Manances Tah Balam, “Fili”, quien entregó tres mil 375 pesos.

Tah Balam es recordado por tratar de impugnar la candidatura de Dzul Caamal a la Presidencia Municipal, a pesar de formar parte de la misma planilla.

“Fili”, quien entonces figuraba como candidato a tercer regidor, presentó un “juicio para la protección de los derechos político electorales de la ciudadanía quintanarroense, en contra del proceso de selección a candidatos a integrar la planilla para miembros del Ayuntamiento de Tulum, y la determinación, fundamentación y falta de motivación para el registro de quien será el candidato a la presidencia municipal de ese Ayuntamiento”, en marzo de 2021.

Sin embargo, apenas unos días después, Tah Balam se desistió del intento de impugnación y en consecuencia fue postulado como primer regidor, en sustitución de Martín Dzib Chimal, quien se quedó con la tercera regiduría.

Para abril, Melesio Tah Chan ya estaba entregando recursos en especie a la campaña de Marciano Dzul, asegurándole la primera regiduría a “Fili”, desde donde cobra 69 mil 998.08 pesos mensuales.

Las rencillas entre estos dos personajes no concluyeron ahí, pues Tah Balam solicitó permiso para ausentarse del Cabildo en marzo pasado, para intentar hacerse de la candidatura guinda al Congreso del Estado por el Distrito 9, la cual finalmente fue para Silvia Dzul, hija del actual Edil.

Deja una respuesta

Botón volver arriba