FRENAN EXTRADICIÓN DE CARO QUINTERO

*Un juez federal concedió un amparo a «El Narco de Narcos”, que frena temporalmente su traslado a Estados Unidos, en tanto no se realice un juicio, como establecen los tratados internacionales

*La medida fue concedida a solicitud de su hermana, Beatriz Caro Quintero

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla/La Opinión de Tabasco

Estado de México.- Un juez federal concedió un amparo a Rafael Caro Quintero, “El Narco de Narcos”, que frena temporalmente su extradición a Estados Unidos.

El juez Séptimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en Jalisco, Francisco Reséndiz, otorgó la medida cautelar, que establece que “El Príncipe” no puede ser deportado o expulsado de México sin antes haber enfrentado un juicio de extradición, como establecen los tratados bilaterales.

Dicho amparo fue solicitado por su hermana, Beatriz Caro Quintero, luego de que el sábado pasado, el juez con sede en el Reclusorio Oriente informara al exlíder del extinto Cártel de Guadalajara que su detención tenía fines de extradición por el delito de delincuencia organizada, asociación delictuosa y secuestro y homicidio de un agente de la DEA.

El pasado viernes, por una denuncia anónima, elementos de la Marina Armada de México detuvieron al narcotraficante en una de las zonas más exclusivas de Sinaloa, el Fraccionamiento Club Real, en la zona de la Marina Mazatlán.

Elementos de la Fuerza de Tarea Murciélago, del Alto Mando de la Secretaría de la Defensa Nacional, que solo le reportan al titular de la Sedena y al Presidente de la República, montaron un fuerte operativo para ubicar una casa de seguridad en el fraccionamiento.

Después de 12 horas, el operativo culminó con la detención de Rafael Caro Quintero “El Principe” en unos matorrales.

Caro Quintero se encuentra en el Centro de Readapatación Social Número 1 (Altiplano), en Almoloya, Estado de México.

SE DESPLOMA HELICÓPTERO

Tras la detención del narcotraficante, se reportó el desplome de un helicóptero perteneciente a la Secretaría de Marina, cerca de Los Mochis, Sinaloa.

Dentro del helicóptero Black Hawk viajaban 15 elementos de la Marina que había participado en la detención del narcotraficante.

El fatal accidente tuvo como consecuencia la muerte de 14 de los marinos, mientras el restante se reporta como grave, quien fue trasladado por elementos de la Cruz Roja.

Se desconoce el motivo del desplome, aunque la información maneja una falla mecánica; sin embargo, se ha confirmado que se realizarán las investigaciones correspondientes.

HISTORIA

Rafael Caro Quintero, quien en los años setenta y ochenta encabezó el Cártel de Guadalajara, pasó más de treinta años en prisión por la muerte del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena.
Es considerado el narcotraficante más buscado por la DEA y el FBI, pues consideran que continúa con sus actividades de narcotráfico y sigue introduciendo drogas a Estados Unidos.

La DEA lo tiene incluido en su lista de los capos más buscados, donde también figuran Ismael, el “Mayo” Zambada, Nemesio Oseguera Cervantes, el “Mencho”, entre otros.

En el caso de Caro Quintero, la DEA considera que aun estando en prisión nunca se desconectó del tráfico de drogas: A través de familiares mantuvo sus operaciones de trasiego y de lavado de dinero; invirtió millones en negocios, como los bienes raíces, entre otros, y ahora opera una red de tráfico de enervantes junto con su socio Lucio Rodríguez Serrano, quien fue boletinado a nivel internacional porque, según la DEA, le ayuda a Caro Quintero a evadir la acción de la justicia y lava dinero de su organización criminal.

Según la DEA, el FBI y el Departamento del Tesoro, Rodríguez Serrano participa en diversas actividades a nombre de Caro Quintero, quien estaba prófugo de la justicia desde el año 2013, cuando un juez de alzada lo liberó con una argucia legal: Adujo que el capo había sido juzgado por una autoridad incompetente, en este caso la Procuraduría General de la República (PGR), que en 1985 lo procesó por la muerte de Camarena.

Según aquel argumento legal, no le competía a la PGR juzgarlo debido a que el delito de homicidio por el que se le juzgó le competía seguirlo al fuero común y no al federal.

Antes de que cumpliera su condena, Caro Quintero fue liberado. Le faltaban 12 años para terminar de compurgar su condena.

Desde entonces estuvo prófugo de la justicia.

Fue hasta el año 2015 cuando otro juez libró una nueva orden de aprehensión en contra del capo que en 1985 ofreció pagar la deuda externa de México a cambio de su libertad. Fue capturado en Costa Rica.

Con diferencia de pocos meses, también cayeron sus socios: Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto”, todos ellos acusados de tráfico de drogas y de la muerte del agente de la DEA, Enrique Camarena, un personaje que en los años ochenta se filtró en el Cártel de Guadalajara para investigar a sus miembros y fue descubierto.

El agente de la DEA fue torturado durante varios días hasta que murió. Su cuerpo fue hallado en un rancho de Michoacán.

A partir de ese momento se desató una crisis en la relación bilateral de México y Estados Unidos.

Cuando más protegidos estaban, los tres capos fueron perseguidos y capturados. Esa había sido la orden de Estados Unidos.

Algunas versiones sostienen que tras salir de prisión, Caro Quintero se posicionó en Sonora con un nuevo cártel, para el que se asoció con su sobrino, José Caro Quintero –conocido como “Don José”—, a quien le atribuyen el movimiento de narcoaviones que han aterrizado tanto en Quintana Roo como en
Yucatán y los que, se asegura, provienen de Colombia y Venezuela.

Con base en sus informes, la DEA lo considera una pieza criminal de altos vuelos que siguió operando el tráfico de drogas, inclusive durante toda la etapa en la que permaneció en prisión.

Deja una respuesta

Botón volver arriba