FRACASO EMBLEMÁTICO

*Para la rehabilitación del Centro de Alto Rendimiento (Cedar) de Chetumal se invirtieron más de un millón de pesos en la fase 1; contrato que apenas fue transparentado y entregado a una empresa de Mérida, Yucatán

*La constructora Tecton Cimentación, S.A. de C.V., representada por Isidro Enrique Gallegos Chale, fue la escogida por López Pinzón para realizar los trabajos del 16 de mayo al 14 de julio del presente año

*Dicha empresa fue dada de alta como sociedad mercantil desde septiembre de 2020, sin embargo, dentro de la PNT no se reporta alguna obra realizada ni dentro de Quintana Roo ni en Yucatán, por lo que no se entiende el motivo de su elección

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- La obra fracaso de la gestión de Antonio López Pinzón al frente de la Comisión para la Juventud y el Deporte de Quintana Roo (Cojudeq) fue la rehabilitación del Centro de Alto Rendimiento (Cedar) de Chetumal, en la que se invirtieron más de un millón de pesos en la fase 1, y que hasta ahora fue transparentado el contrato.

Aunque desde el mes de agosto de 2021 se cerró sin previo aviso el Cedar de Chetumal, causando una gran inconformidad en los atletas y padres de familia, a quienes en ese momento se les dio a conocer que sus hijos serían trasladados a Cancún, el contrato para la rehabilitación fue firmado apenas el 16 de mayo del presente año.

Así lo confirma el contrato de obra pública número CJD-DPD-ID-002-2022, para la “Rehabilitación del CEDAR Chetumal (Fase 1), mismo que fue signado por Jesús Antonio López Pinzón y la empresa Tecton Cimentación, S.A. de C.V., representada por Isidro Enrique Gallegos Chale, en su carácter de administrador único.

El monto destinado fue de un millón 495 mil pesos, incluyendo el 16% de IVA, y para la realización de la obra se estableció un plazo de ejecución de 60 días naturales, en donde se le obligaba a la empresa a iniciar el 16 de mayo de 2022 y a concluir el 14 de julio del mismo año.

Llama la atención que para este trabajo, el entonces titular de la Cojudeq haya optado por una empresa del municipio de Mérida, Yucatán, la cual pertenece a los socios Isidro Enrique Gallegos Chalé y Edwin Argel Pech Ojeda.

De igual forma, siendo la obra más cuestionada durante la gestión de López Pinzón, decidió contratar a la constructora yucateca que no tiene el mínimo historial en la realización de trabajos, pues dentro de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) reporta únicamente el contrato adjudicado por la Cojudeq.

Por lo que no se aprecia algún otro proyecto, ni en Quintana Roo ni en Yucatán, a pesar de haber sido inscrita como sociedad mercantil desde el 25 de septiembre del 2020. Y dentro del padrón de proveedores de la Cojudeq fue inscrita el pasado 15 de julio de 2022, dos meses después de haber sido firmado el acuerdo.

Sin embargo, en la ficha del contrato dentro de la PNT se reporta que la licitación para el trabajo fue por medio del tipo de procedimiento de invitación a cuando menos tres personas, pero solo se informa la participación de Tecton Cimentación, S.A. de C.V., lo que terminó convirtiendo al proceso en una adjudicación directa por parte de la Cojudeq.

Después de haber cerrado el Cedar de Chetumal por las pésimas condiciones en las que se encontraba, la dependencia abandonó por completo el lugar, causando un deterioro aun mayor, y fue hasta enero de 2022 que las puertas del lugar se volvieron a abrir, sin que se le haya hecho trabajo alguno, lo que mostró una contradicción entre lo que López Pinzón decía y lo que hacía.

Ante el incremento de los reclamos de los atletas y padres de familia, el entonces titular, salió a decir que por fin se iniciarían los trabajos, pero que únicamente se tendría a disposición un monto de un millón 200 mil pesos, de los 4 millones que Pinzón había informado que requería para reactivar de forma adecuada las instalaciones.

Estos trabajos se suman a los realizados en el Cedar de Cancún (segunda etapa) en donde se destinaron 12 millones 785 mil 875.77 pesos, con un plazo de ejecución del 13 de mayo al 31 de julio de 2022, contrato que fue entregado a la empresa Corpocyn, S.A. de C.V.

Empresa que recibió otro de los gastos polémicos por parte de López Pinzón, el cual fue para la Adquisición de Equipamiento y Material Deportivo por 460 mil 886.51 pesos, para la escuela Regional de Béisbol por 460 mil 886.51 pesos.

Proyecto que fue motivo para que la Auditoria de la Federación (ASF) emitiera una observación contra la Cojudeq debido a que no justificó la entrega de contratos en la adquisición de materiales y servicios para la construcción del estadio de béisbol Probeis.

Finalmente, después de un año de supuestas rehabilitaciónes y de invertir millones de pesos, las instalaciones fueron abiertas de manera oficial el pasado 29 de agosto, a unos escasos días de que López Pinzón abandonara su puesto al frente de la Cojudeq, de la cual salió como uno de los peores funcionarios de la administración pasada.

Deja una respuesta

Botón volver arriba