FALTISTA Y PROTEGIDA

*El presidente municipal, Erik Borges Yam, se niega a brindar información alguna sobre las denuncias en contra de su antecesora, Sofía Alcocer Alcocer, quien además de gozar de la protección del alcalde, no asiste a la sesiones de Cabildo

*A pesar de gozar de un sueldo mensual de 36 mil pesos, la séptima regidora ha estado ausente en seis sesiones de las 11 celebradas durante el primer y segundo trimestre del año en curso

*La funcionaria no participó en la discusión de diversos temas importantes como el nombramiento de la nueva contralora, la revisión de estímulos fiscales y la modificación del Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal 2022

Redacción/Sol Quintana Roo

José María Morelos.- Mientras el actual presidente municipal, Erik Borges Yam, se niega a brindar información alguna al respecto de las denuncias en contra de su antecesora, Sofía Alcocer Alcocer, quien además de gozar de la protección del alcalde, no se preocupa por acudir a la sesiones de cabildo para discutir los temas relevantes del municipio.

Sofía Alcocer ostenta el puesto de séptima regidora, por el que recibe un sueldo mensual bruto por 36 mil 740 pesos, disminución considerable respecto a lo que recibía hace un año como presidenta municipal, en el que se reportaba un pago mensual bruto de 98 mil pesos, más las prestaciones adicionales.

Sin embargo, a pesar de mantenerse dentro del Ayuntamiento gracias a que el
“Alcalde Rebelde” la tiene en alta estima, o se siente en deuda con ella, esta no hace el mínimo esfuerzo por trabajar a favor del municipio, ya que no ha asistido a la totalidad de sesiones celebradas de cabildo en este 2022.

Pues, según el Calendario de Sesiones de Cabildo, de un total de 11 sesiones celebradas entre el primer y segundo trimestre de 2022, la regidora solamente ha asistido a cinco de estas, faltando a seis, por lo que no ha participado en diversos acuerdos o revisiones de temas importantes, evidenciando su desinterés en cumplir con sus obligaciones.

La primera sesión en donde fue registrada como ausente, fue la sexta sesión ordinaria celebrada el 14 de enero del presente año, en donde se tomó la decisión del nombramiento de la nueva contralora, quien terminó siendo Glenda Nallely Pat Escamilla, tras la renuncia de su pareja sentimental, Wilberth May Be.

Acto que fue aprobado por unanimidad con 10 votos a favor y cero en contra; evento que causó descontento entre la población, pues únicamente se puso a la nueva contralora como pantalla para que May Be siga teniendo el poder sobre los trabajadores del Ayuntamiento.

La séptima regidora tampoco se presentó en la octava sesión ordinaria, realizada el 27 de enero, y en donde se llevó a cabo la revisión de los estímulos fiscales a los morelenses; así como igual faltó a la décima primera sesión ordinaria con fecha del 26 de febrero, la que tuvo como tema principal la aprobación del Plan Municipal de Desarrollo.

Ya para el segundo trimestre, faltó a la décima cuarta sesión ordinaria, misma que se llevó a cabo el 27 de abril, donde se revisó el acuerdo por el cual se realizó la primera modificación del Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal 2022.

Lo que dio como resultado una disminución del Capítulo 5000 para “Bienes muebles, inmuebles e intangibles”, el cual pasó de 5 millones 929 mil 631 pesos a 39 mil 831 pesos; así como un aumento al Capítulo 6000 de “Inversión pública”, mismo que pasó de ser de 98 millones 163 mil 503 pesos a 110 millones 311 mil 581 pesos.

Dicha modificación fue aprobada después de un debate entre los regidores presentes, la síndico municipal, el tesorero y el mismo presidente municipal, que dio como resultado 9 votos a favor y uno en contra, sin la participación de la única faltista, Sofía Alcocer.

Por último, faltó a cumplir con sus funciones dentro del Cabildo el 29 de abril, por lo que no estuvo presente durante la séptima sesión extraordinaria, en donde se analizó la modificación y el cierre del presupuesto de egresos del municipio para el Ejercicio Fiscal 2021.

Así como a la décima quinta sesión ordinaria -realizada el mismo día- y en donde se aprobó el acuerdo mediante el cual se aprueban los lineamientos generales del Ejercicio del gasto del municipio de José María Morelos.

Esta es la forma en que Sofía Alcocer se las gasta sabiéndose que goza de la protección del actual edil, ya que sumando a la falta de las consecuencias por sus constantes ausencias al Cabildo, se encuentra la nula información brindada por Borges Yam respecto a los avances de las denuncias en contra de la ahora regidora.

A pesar de que durante su Primer Informe de Gobierno se llenó la boca diciendo que las anteriores administraciones tenían en abandono al municipio, hace unos días aseguró que no hay denuncias o investigaciones contra funcionarios del gobierno pasado, así como se niega a transparentar la información.

Aunque manifestó que había recibido un municipio con un adeudo de 120 millones de pesos en servicios, impuestos y seguridad social, por lo que es más que evidente que oculta todo lo relacionado con los actos cometidos por su antecesora en un pacto de protección.

Deja una respuesta

Botón volver arriba