EPN CÓMPLICE DE LA IMPUNIDAD

*Cobijó a los gobernadores hasta que los nuevos mandatarios arribaron al poder y detonaron los escándalos de corrupción. Salvo los estados de México y Coahuila, el PRI perdió el resto de las gubernaturas, alcaldías y la mayoría en casi todos los Congresos que se disputaron

*Miguel Ángel Yunes Linares evidenció todas las corruptelas de Javier Duarte, documentó el descomunal saqueo, la compra de propiedades dentro y fuera de México, el uso del poder para fines personales. De igual forma, acreditó, conjuntamente con la PGR, el desvío de recursos por el orden de 30 mil millones de pesos

*En todo este embrollo y danza de millones también resultó salpicado el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien fue una pieza clave para la entrega de los recursos federales

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla

(Tercera de cinco partes)           

Ciudad de México.- Sin embargo, en el momento más álgido de las campañas de gobernadores, Peña Nieto no quiso hacer justicia y asumió los costos de la impunidad. Cobijó a los gobernadores hasta que los nuevos mandatarios arribaron al poder y detonaron los escándalos de corrupción. Salvo los estados de México y Coahuila, el PRI perdió el resto de las gubernaturas, alcaldías y la mayoría en casi todos los Congresos que se disputaron. El PAN, en alianza con el PRD, le asestaba un duro golpe al PRI y en gran medida los exmandatarios construyeron con sus actos de corrupción el camino de la derrota y también la ruta que los condujo a la cárcel o a fugarse de la justicia. Hasta el mes de enero de 2018 el único exmandatario que se mantenía prófugo era César Duarte, avecindado en Texas, en espera de una extradición o de que el gobierno de Donald Trump le acepte como asilado político.

Miguel Ángel Yunes Linares se aprestó a desnudar todas las corruptelas de Javier Duarte: Documentó el descomunal saqueo, la compra de propiedades dentro y fuera de México, el uso del poder para fines personales. De igual forma, acreditó, conjuntamente con la PGR, que mediante una red de empresas fantasma se desviaron recursos por el orden de 30 mil millones de pesos, que lo mismo se utilizaron para financiar campañas que para la compra de propiedades en el extranjero a través de testaferros.

Lo mismo hizo Javier Corral en Chihuahua, a partir de que tomó posesión como gobernador, en octubre de 2017. En Chihuahua se usó un esquema similar al de Veracruz y Tamaulipas. Y fue cuando las investigaciones alcanzaron a los principales colaboradores de César Duarte y a altos exfuncionarios del PRI, entre otros, Alejandro Gutiérrez, principal operador de Manlio Fabio Beltrones.

En todo este embrollo y danza de millones también resultó salpicado el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien fue una pieza clave para la entrega de los recursos federales que a la postre se usaron para el financiamiento de las campañas políticas del PRI.

La Fiscalía de Chihuahua documentó que Alejandro Gutiérrez –quien fungió como secretario general del PRI cuando Beltrones fue dirigente de ese partido– había sido detenido por policías federales y estatales de Chihuahua por el delito de peculado agravado.

 De igual forma, se giraron otras órdenes de aprehensión en contra de exfuncionarios del gobierno de César Duarte, por diversos delitos, pero también resultaron implicados en las maniobras financieras para traspasar dinero público al PRI.

Ellos son el exsecretario de Educación, Ricardo Yáñez Herrera; Karla Jurado Bafidis, exdirectora de Administración de la Educación; el exdirector de Adquisición y Administración y diputado federal suplente, Enrique Antonio Tarín y Gerardo Villegas Madriles, exdirector de Administración de la misma dependencia y sobrino del exgobernador César Duarte.

Deja una respuesta

Botón volver arriba