EL “VIEJÓN”: AZOTE DE SAN JOSÉ DE GRACIA Y MAZAMITLA

*Pueblos limítrofes entre Michoacán y Jalisco

*Otro sicario venido a capo, reta a gobierno estatal, municipal y federal

José Sánchez López | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche | Sol Chiapas | Sol Belice | La Opinión de Puebla

(Primera de cinco partes)

Ciudad de México.- Desde las 14:56 horas del domingo 27 de febrero, la gente de Abel Alcántar Vallejo, el “Toro” o el “Viejón”, ya acechaba en las inmediaciones de la casa donde se velaba a la mamá de su enemigo: Alejandro García, alias el “Pelón”, quien en un tiempo fuera su jefe.

No menos de 50 pistoleros ya habían estacionado las camionetas y tomado posiciones en las inmediaciones de la calle Reforma, donde en la casa marcada con el número 188 se llevaban a cabo las ceremonias fúnebres.

Por espacio de 40 minutos el aparatoso operativo desplegado por los sicarios era observado por los pobladores de San José de Gracia, una localidad de no más de 9 mil habitantes.

La mayoría de los vecinos de la familia García se dieron cuenta del despliegue de los gatilleros, menos las autoridades que todavía tardaron más de cuatro horas, luego de la masacre, en llegar al lugar de la tragedia.

Los sicarios del “Viejón” habían hecho su arribo casi de manera simultánea, provenientes del hotel Valle Dorado, situado a menos de cinco kilómetros de la cabecera del municipio de Marcos Castellanos.

En las habitaciones donde se habían alojado los sicarios dejaron huellas de su paso: Un altar a la Santa Muerte y en un rancho situado en el camino a Jiquilpan, una de las rutas para llegar a San José de Gracia, se hallaron  140 artefactos explosivos y 20 cartuchos de amonio (utilizados en la minería para volar rocas), así como otros 40 artefactos explosivos artesanales.

Deja una respuesta

Botón volver arriba