EL PRIVILEGIO DE COMER

*Un solo proveedor recibe de manera directa los contratos para el suministro de alimentos en hospitales e instancias infantiles

*Beneficiado desde siempre, el empresario Luis Alfonso Baeza Rodríguez recibió más de 537 mil pesos para la compra de insumos

*En el año 2021 se le adjudicaron contratos para adquirir frutas, verduras, pollo, carnes rojas, carnes frías, panadería, leche, abarrotes, pescado y agua purificada por más de un millón 290 mil pesos

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- De la misma manera como el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), oculta medicamentos en las unidades y clínicas, el manejo de los recursos públicos para la compra de alimentos para instancias y hospitales es otro de los negocios que se realizan al amparo del poder debido a que el principal beneficiario resulta ser un familiar de la exdirectora general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), Deysi Baeza Rodríguez.

Y como este proveedor es prácticamente el único que ha realizado negocios con la dependencia federal, todo parece indicar que ya encontró “la mina” que en este año 2022 le permitió acceder a $537,744.68 (Son: Quinientos treinta y siete mil setecientos cuarenta y cuatro pesos 00/100 m.n.).

Por lo mismo el ISSSTE no tiene justificación ni pretextos para no entregar alimentos en sus áreas de atención, como son los hospitales, toda vez que mantiene contratos activos para el suministro de frutas, verduras, pollo, carnes rojas, carnes frías, panadería, leche, abarrotes, pescado y agua purificada, por citar algunos víveres que se requieren en los hospitales.

Se trata del número de procedimiento: AA-051GYN017-E1-2022 y del contrato: 2674906 que inició el pasado tres de marzo del presente año y que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre, por un importe total sin I.V.A de $463,573 (Son: Cuatrocientos sesenta y tres mil quinientos setenta y tres pesos 00/100 m.n.)

A este monto se le agrega el I.V.A para un total de $537,744.68 (Son: Quinientos treinta y siete mil setecientos cuarenta y cuatro pesos 00/100 m.n.) en beneficio del proveedor o contratista de nombre Luis Alfonso Baeza Rodriguez.

Es importante mencionar que constantemente en el ISSSTE existe la queja de los derechohabientes, no solo en materia de dotación de medicamentos, sino en la atención de los pacientes que son hospitalizados y que muchas veces no reciben la atención alimentaria correspondiente.

Por eso de inmediato las autoridades administrativas de la dependencia federal echaron mano y justificaron esa carencia para que en 2021 el mismo proveedor sea beneficiado con los contratos correspondientes de suministro que, en el ejercicio fiscal anterior, se embolse un monto de un millón 290 mil 195.67 pesos, como parte de dos adjudicaciones directas.

En el primer trimestre de 2021, el departamento de Recursos Materiales y Obras entregó dos contratos por adjudicación directa a una sola persona, identificada como Luis Alfonso Baeza Rodríguez, para el suministro de alimentos en la clínica de Chetumal y la estancia infantil 091, por un monto de un millón 290 mil 195.67 pesos.

El primero de ellos, identificado con el folio SA/DRMO/AD/0025/2021, establece que el proveedor tenía a su cargo el suministro de productos alimenticios, como frutas, verduras y abarrotes, pollo, carnes, carnes frías y leche. Por este servicio se pagaron 889 mil 229.32 pesos, con IVA incluido.

El segundo contrato es el SA/DRMO/AD/0028/2021 y contempla la entrega de productos alimenticios de pollo, carnes rojas, carne de puerco y leche.

El ISSSTE está plagado de irregularidades, las cuales desencadenaron una serie de auditorías por parte del Órgano Interno de Control (OIC), en las que se detectaron anomalías, desde desabasto de medicamentos hasta material médico de curación.

Fueron más de 800 rubros los verificados por el OIC, según consta en los oficios OIC/30/0253/2020 y OIC/30/0327/2020, en los que se encontraron falta de medicamentos, ropa, material de curación, radiológico y de laboratorio, en perjuicio del personal médico y pacientes de la institución.

Como Sol Quintana Roo evidenció en ediciones pasadas, dichas inconsistencias ocurrieron durante la gestión de Marina González Zihel, quien dimitió de la delegación quintanarroense del ISSSTE en mayo de 2019, apenas a un año de tomar posesión en el cargo, en el que reemplazó a Fernando Martín Castro Borges, quien, a su vez, renunció por temor a auditorías.

Deja una respuesta

Botón volver arriba