“EL PIRULÍ”: TRES DÉCADAS DE SILENCIO

*A treinta y tres años de que fue asesinado de seis disparos a las puertas de su casa, el crimen del cantante Víctor Iturbe, mejor conocido como “El Pirulí”, está sepultado en el silencio.

*La Procuraduría capitalina trazó tres líneas de investigación para aclarar el caso: Un tema pasional basado en la versión de que era amante de la esposa de un capo

*Un adeudo millonario por la compra de grandes extensiones de tierra que no liquidó y, la más ruidosa, es la que apunta a que debía dinero por temas de drogas y estaba relacionado con el narcotráfico

*Sin embargo, el expediente fue cerrado, según la versión oficial, debido a que sus familiares ya no quisieron colaborar en la investigación

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche | Sol Chiapas | Sol Belice | La Opinión de Puebla

(Primera de tres partes)

Ciudad de México.- En el momento de esplendor más elevado, después de cosechar éxitos cantando boleros, Víctor Iturbe, mejor conocido como “El Pirulí”, fue ejecutado a las puertas de su residencia, localizada en Atizapán de Zaragoza, Estado de México, el 29 de noviembre de 1987.

El caso fue sorpresivo no sólo porque en aquel tiempo las ejecuciones al estilo mafioso no eran tan frecuentes, como ahora, sino porque alrededor del personaje se desataron varias versiones que trataron de explicar las causas de su muerte.

Sin embargo, a treinta y tres años de aquel episodio, el asesinato de “El Pirulí” sigue impune.

La Procuraduría General de Justicia de la capital del país tuvo que cerrar el expediente porque ya no tuvo la colaboración de los familiares del cantante, lo que complicó el avance de las indagaciones, según la versión oficial.

Así, el caso nunca fue aclarado y ha pasado a ser una leyenda, pues alrededor de la muerte del cantante siguen circulando varias versiones, pero ninguna se ha aclarado.

De acuerdo con la reconstrucción que hizo la procuraduría capitalina, Víctor Manuel de Anda Iturbe –nombre real del cantante –decidió pasar aquel fin de semana en compañía de su familia debido a que el concierto al que asistiría, en un casino de Tijuana, Baja California, se suspendió.

Aquel domingo, según relato de su esposa, el cantante que hizo famosas varias piezas melódicas como “Verónica”, “Yo lo comprendo”, entre otras, disfrutó de una comida con sus hijos y su esposa. Luego pasó algunas horas jugando dominó.

Hacia la noche, se acomodó en un sillón y se dispuso a ver una película, mientras su esposa se subió a su recámara a descansar y su hijo se dispuso a estudiar, pues al día siguiente tenía un examen.

La hija del artista había salido al cine con su novio, pero había olvidado las llaves de la casa, por lo que “El Pirulí” decidió esperarla hasta que llegara.

Alrededor de las 10 de la noche, sonó el timbre. El cantante se dispuso abrir la puerta y en ese momento, sin expresar ningún reclamo, tres hombres le dispararon a quemarropa.

Las balas –que fueron deflagradas de pistolas .9 milímetros –perforaron el tórax, el abdomen, una clavícula y la arteria femoral del famoso cantautor nacido el 8 de mayo de 1936 en Ciudad Valles, México.

Al escuchar los disparos, la esposa y el hijo de Iturbe salieron a su auxilio. A lo lejos vieron como un vehículo arrancaba a toda velocidad. Los autores materiales se dieron a la fuga.

Con el apoyo de un vecino, “El Pirulí” fue llevado al sillón donde descansaba –aquí surgió el primer detalle sospechoso, pues las autoridades dijeron que la escena del crimen fue alterada -el cual quedó ensangrentado. Se pidieron los auxilios médicos, pero fue inútil: “El Pirulí” ya estaba muerto. En el momento de su muerte el cantante tenía 51 años.

A largo de las investigaciones resultó todo un misterio desenredar las verdaderas causas de su muerte. Pero en lugar de conocer la verdad el caso quedó envuelto en diversas versiones que nunca pudieron comprobarse.

​La procuraduría del Distrito Federal estableció tres líneas de investigación como posible causa del crimen: La primera estableció que el cantante sostenía relaciones sentimentales con una mujer que era amante de un narcotraficante, aunque no se dieron pormenores respecto de quién se trataba.

​La segunda pista se centró sobre una presunta deuda millonaria adquirida tras la compra de grandes extensiones de terrenos en Puerto Vallarta, Jalisco, que al parecer el cantante no había liquidado.

​Y la tercera línea de investigación –quizá la más escandalosa –establecía que “El Pirulí” fue asesinado debido a que debía mucho dinero por drogas y además tenía vínculos con el narcotráfico.

Tres décadas después de la muerte de quien hizo famosas canciones como “Te Pido y te ruego”, “Sabrás que no me quieres”, “Felicidad” y otras más, el expediente sigue archivado en la procuraduría de la Ciudad de México.

Deja una respuesta

Botón volver arriba