EL PADRE JUAN MANUEL FUE SEPULTADO EN LAS ISLAS MARÍAS

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Séptima y última parte)                                              

Y sí, hubo un preso de apellido Pimentel que, después de durar 18 años en la prisión de Islas Marías, se ordenó sacerdote a los 57 años de edad.

A los 87 años de edad, los padecimientos del padre Juan Manuel se recrudecieron por lo que tuvo que ser llevado a Guadalajara, Jalisco para que lo atendieran, pero finalmente murió en dicha ciudad.

De acuerdo a su última voluntad, Juan Manuel fue devuelto a las Islas Marías y sepultado junto a su amigo, “El Sapo”.

Una inscripción en la pequeña iglesia dentro de la isla María Madre, daba cuenta de su pasó por el Infierno del Pacífico:

“Durante más de treinta años vivió aquí un preso. Un preso más como cualquier otro preso. Sujeto a las leyes de la prisión. Privado de su libertad. Encerrado. Ninguna diferencia, excepto una; era preso voluntario.

“Venid benditos de mi Padre, porque estuve en la cárcel y vinisteis a visitarme.”

Ahí acabaron las andanzas del “Padre Trampitas”, que dejó un legado de al menos mil reos bautizados. 

Deja una respuesta

Botón volver arriba