“El Mayo” Zambada: se mueve con total libertad en Culiacán

Su búsqueda está prácticamente cancelada por parte de las autoridades mexicanas, a pesar de que la DEA aumentó la recompensa por su cabeza

Ricardo Ravelo/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Primera de cinco partes)

Sinaloa. — Nadie lo molesta en su natal Sinaloa. Produce ganado, leche, carne y quesos de los mejores; se mueve con absoluta libertad por las calles de Culiacán y hasta se da el lujo de acudir a restaurantes y hacer sobremesa acompañado de amigos y socios.

Todo esto ocurre a pesar de que las autoridades mexicanas y norteamericanas aseguran que le siguen los pasos al jefe del cártel de Sinaloa, el más longevo, quien lleva cuarenta años gozando de libertad e impunidad.

Su búsqueda está prácticamente cancelada por parte de las autoridades mexicanas, a pesar de que la DEA aumentó la recompensa por su cabeza. El año pasado ofreció quince millones de dólares para quien aporte información que permita su detención.

Pero no pasa nada: el capo sigue blindado.

Antes, la oferta era de cinco millones de dólares, pero como aseguran que las operaciones de búsqueda se han intensificado, ahora ofrecen diez millones de dólares más. Con este aumento, la suma total asciende a quince millones de dólares para quien aporte pistas sobre su paradero.

Zambada García, quien antes de incursionar en el hampa se desempeñaba como empleado de una mueblería en Culiacán, Sinaloa, es uno de los capos sobrevivientes de la llamada “vieja guardia” junto con Rafael Caro Quintero, quien retomó actividades en el narcotráfico en el año 2013, luego de que las autoridades judiciales lo liberaron.

A principios de este año fue recapturado y está preso en el penal de La Palma, Estado de México, acusado del asesinato de Enrique Kiki Camarena, el agente de la DEA que fue torturado y asesinado en 1984 en un rancho de Michoacán.

Deja un comentario